Un alto en el camino

In Opinión

Javier ALVARADO

En días pasados unos amigos que han tenido la amabilidad de leer lo que escribo, me han preguntado, “por qué ocuparme de esas cosas que todo mundo sabe”, y me he puesto a pensar sí, todo mundo sabe qué pasa y todo mundo las mira sin emoción, porque la carencia de emoción significa que ya estamos acostumbrados a ellas, que esas pequeñas cosas que van llenando nuestra vida cotidiana y que ya nadie o muy pocos reparan ellas, porque ya forman parte de nuestro horizonte socio-cultural, esas cosas o problemas están ahí, solo están ahí con su aparente pequeñez y su permanencia hace que las veamos como algo familiar, ya que son solo eso pequeñas permanencias, resabios que muestran nuestra conformidad a lo ya integrado a nuestra vida cotidiana.

Voy a dar un paso más, las cosas que llenan la vida cotidiana y que se han vuelto parte de esa cotidianidad, forman parte de esta a través de la repetición y es la repetición la que por su propia naturaleza nos lleva a mirar esas cosas que pasan con la mayor naturalidad, así que sobre eso no hay nada que preguntar, y preguntar qué, si ahí están, es por algo.

Yo pensaría al contrario, si esas cosas que están ahí, ya integradas a nuestro horizonte y miramos como algo natural, no es esa misma integración y naturalidad las que hacen que de pronto hayamos perdido la capacidad de preguntarnos sobre ellas, sobre las propias condiciones o circunstancias que hicieron que se fueran integrando a nuestra cotidianidad, a nuestro imaginario, no preguntar sobre ellas, es aceptarlas sin más y podemos pensar, “las cosas son así”.

Caso contrario, son los grandes acontecimientos, aquellos para los que no tenemos de pronto una respuesta acertada, y no la tenemos porque nos concentramos más en la inmediatez y en la celeridad, porque hay un continuo encadenamiento de hechos que se vienen sucediendo, porque querámoslo o no, también estamos en la lógica de la respuesta rápida, fugaz, efímera, pero entendámoslo, es tanta la velocidad, la rapidez con que se nos presentan los hechos que nos hemos ajustado a pensarlos de la misma manera, eso hace que la respuesta se ajuste a ese momento, no hay un tiempo de reflexión.

Si no, veamos todo lo que ha pasado en los últimos años en los cuales se han dado una serie de cambios políticos, económicos, hechos planteados como respuestas a los problemas nacionales y lo que han hecho es agravar las condiciones de vida de la mayoría de los ciudadanos, estos hechos convertidos en acontecimientos son los que amenazan nuestra estabilidad social son los que ocupan toda nuestra atención y respondemos en automático, y por supuesto que tenemos que organizarnos y enfrentar esos decisiones que afectan al conjunto de la sociedad.

Yo prefiero pensar las cosas desde la base misma de la sociedad, de aquellas pequeñas cosas que por ser pequeñas ya nadie quiere hablar, de esas cosas que ya están enquistadas dentro de nuestra vida cotidiana, de esas cosas que por muy pequeñas que sean nos dan certidumbre,

porque se convierten en referentes de nuestra práctica social, en esas cosas que todo mundo sabe y que en ese saber ya nadie quiere pensar, porque estoy convencido que los hechos hay que pensarlos por muy grandes o pequeños que sean, porque los problemas por muy pequeños no dejan de ser problemas y esos son los más difíciles de darles respuesta, por la misma condición de cotidianidad en la que están metidos.

Lo que de alguna manera nos ha llevado a esta condición, no es la indiferencia o el desdén hacia esos pequeños problemas, no, de ninguna manera es así, más bien es la necesidad de certidumbre las que nos coloca en esa posición; si nosotros creemos saber, ese saber establecido sobre lo cotidiano, nos da la certidumbre necesario para continuar con nuestras vidas, pero si por un momento me descoloco de esa certidumbre y me doy el tiempo de pensar, quedo parado en terreno resbaladizo , en terrenos pantanoso donde no hay más certidumbre, pero lo importante de pensar es que podemos rescatar nuestra capacidad creativa y a través de ella, llegar a nuevas respuestas y crear nuevas formas de organización, nuevas formas de conocer y entender los problemas que aquejan la vida cotidiana.

Por eso escribo sobre las cosas que todos saben, pero saber no es pensar y yo las quiero pensar con todos los acuerdos o desacuerdos que eso implique.

Esa fue mi respuesta a las preguntas de mis amigos y colegas y esa es también la respuesta a las preguntas que se guardan en el silencio.

 

You may also read!

Grandes avances en combate al rezago educativo indígena

Se avanza en el combate del rezago educativo en las comunidades indígenas, en coordinación con el Instituto Estatal de

Read More...

La SSPCam implementa operativo por el Buen Fin

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Campeche (SSPCam) reforzó desde las primeras horas de este viernes 17

Read More...

EMPLEADO DEL MES

Claudio Cetina Gómez, jefe de la Oficina del Gobernador, hizo entrega de reconocimientos como Empleado del Mes a 60

Read More...

Mobile Sliding Menu