CapitalSeductora

In ¡Hola!

Tráfico caótico, inseguridad, contaminación, manifestaciones, ausencia de calidez entre sus habitantes y muchos más puntos nos hacen pensar que la Ciudad de México no es el mejor lugar para ir de vacaciones, menos en familia, muchos menos para enamorar y enamorarnos.

Error, error, error, nada más alejado de la realidad. La Ciudad de México, como todas las ciudades de este país de nuestro corazón, tiene sus problemas, sus vicios, pero también sus encantos, sus detalles, su magia, y es justamente de eso de lo que el Fondo Mixto para la Promoción Turística del DF se están encargando de mostrar a los mexicanos y extranjeros.

Invitados por ellos, nos lanzamos a la aventura de redescubrir la capital del país, de dejarnos seducir, y la verdad es que no fue nada difícil. Los encantos de la ciudad más poblada del mundo se encargaron de hacernos sentir que no era nada trabajoso dejarse seducir, al contrario, fue un placer, literal, para todos nuestros sentidos.

Y es que desde nuestra llegada el cortejo inició. Amabilidad, sonrisas, atención, rompió con la falsa idea de que los capitalinos son fríos, impersonales, autómatas pues. Pero no, repetimos, todo lo contrario.

Sitios como el bosque y castillo de Chapultepec, Xochimilco, el Centro Histórico, el Zócalo, los parques de diversiones , entre otros puntos más que conocidos, justamente esos, no estaban en nuestro itinerario, y no porque no fueran importantes o atractivos, no, pero había que descubrir el tesoro que esconde una ciudad como la capital del país, había que dejarnos seducir por los descubrimientos programados.

Quién no va a dejarse seducir si lo rodean de chocolate, ese producto tan mexicano que su solo olor invita a arriesgarse, a enamorarse… a pecar. El chocolate es por sí solo un ingrediente para el amor, para cortejar, para disfrutar, para gozar.

Y todo eso lo puede encontrar en el Museo del Chocolate, ubicado en la calle Milán esquina con Roma, de la colonia Juárez, en una vieja casona de principios del siglo XX, donde se rescata la historia y el gusto por este producto, a través de diversas salas que nos muestran sus historia, su evolución, con variadas presentaciones y las propiedades que se le atribuyen, desde la médica hasta como potenciador sexual.

Pero si piensan que eso es suficiente para quedar prendado de la capital del país, imagínese su reacción si visitan la sede de Volopapilio, un lugar específico para seducir, dejarse seducir o ambas, que ofrece una amplia gama de detalles y experiencias románticas para todo tipo de ocasión y de las formas incluso solo imaginables en una película, para enamorar o enamorarse.

Compromisos, reconciliaciones, simples antojos, bebés en camino, cualquier pretexto es válido para conocer el placer de la seducción en Voplopapilio que como nos dice su propietario, Enrique Papilio, se trata de experiencias románticas que nunca, nunca, se olvidarán.

O una cena a más de 140 metros de altura en un comedor que va girando tan lentamente para nunca tengas la mima vista desde donde te encuentres sentado, y eso solo se puede lograr en el Bellini, el restaurante giratorio más grande del planeta.

Con un menú para los paladares más exigentes, preparados por reconocidos chefs, que bien podrían estar al servicio del restaurante más afamado en cualquier parte del mundo.

Y aunque no sabemos si es record o no, vale mencionar que el Bellini registra un promedio de 9 entregas de anillo de compromiso diarios, de las respuestas positivas, de eso no tenemos registro. Si eso no es seducción, díganos qué entonces.

¿Aún no se enamora con eso? Bueno, pues déjese llevar a comer a la Hacienda de San Angel Inn, viejo monasterio carmelita, habilitado ahora como uno de los restaurantes más famosos al Sur de la Ciudad de México, con la tradicional decoración colonial, con bellos jardines coronados con las clásicas fuentes de la época y si le agrega el toque de la comida mexicana, por supuesto, e internacional, a cargo también de afamados chefs, el que no se enamore con el lugar, tiene graves problemas emocionales.

Pero si además usted estimado lector, es admirador del arte, de las bellas artes, para muestra bastan unos botones, y ahí están el Museo Soumaya en la Plaza Carso, con más de 3 mil 500 piezas dee arte, todas originales, más las exposiciones itinerantes que periódicamente se presentan, hacen del lugar un espacio seductor per se, asi como el Museo del Palacio de Bellas Artes, que mantiene aún abierta la exposición a dos grandes del siglo XVIII, Leonardo Da Vinci y Miguel Angel Buonarroti, en cualquiera de los dos casos, enamoran, seducen, coquetean con nuestros sentidos.

El Museo Casa de la Bola, bajo la administración de la Fundación Cultural Antonio Haghenbeck y de la Lama, I.A.P, ubicado en la colonia Tacubaya, decorada de acuerdo a la moda de una casa de alta sociedad mexicana de finales del siglo XIX.

Colección de una expo permanente con 13 salones, en los que hay una variada selección de mobiliario que abarca de los siglos XV al XX, cada uno de ellos con una historia peculiar, que nos transporta a aquella época de largos faldones, trajes y sombrero en los caballeros, que además, cuenta con espaciosos jardines.

Una visita a la Fonoteca Nacional y recorrer los espaciosos jardines de la Casa Alvarado, vieja casona del siglo XVIII, del conquistador Pedro de Alvarado, última morada de nuestro Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, nos lleva a recordar aquellas voces que han quedado grabadas en la historia de México.

Porfirio Díaz, Diego Rivera, sonidos de animales ya extintos o en riesgo de estarlo, maquinaria moderna, antigua, en fin, la memoria sonora de nuestro país, solo en la Fonoteca, que también ofrece espaciosos jardines con una peculiaridad única: ¡los árboles emiten sonidos!, claro, mediante un sofisticado equipo instalados en los troncos de algunos de ellos.

Caminar con tu pareja, esa añeja práctica casi en vías de extinción, es una verdadero atractivo en la Ciudad de México, en Coyoacán, el Centro de Tlalpan, en la Plaza de San Jacinto, el corredor Roma-Condesa, por Polanco, el pasaje Masarik, y un número indeterminado de escenarios para recorrer, y repetimos, para dejarse seducir.

Tianguis artesanales, teatros independiente, comida y escenarios para todo tipo de gustos, la Ciudad de México, se lo aseguramos, enamora, seduce sin darnos cuenta. Pruebe esta experiencia, le aseguramos que cambiará su idea de que tiene todo, menos romance, por el contrario, la Ciudad de México es una #capitalseductora.

You may also read!

Determinante, nuevo liderazgo nacional: AMC

De frente a los desafíos y retos del país, los gobernantes deberán hacer de la gestión una de sus

Read More...

Deja el PRI Tito Castillo; sábado, Consejo Político

Será este sábado que priistas elijan a su nuevo dirigente estatal y secretario general mediante Consejo Político Estatal, que

Read More...

Por molestia de vecinos, cancelan proyecto de la 53

Tras la queja de vecinos y empresarios de la calle 53, la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu