Cumbre de Periodistas

In Opinión

<p>A la cumbre de periodistas, no de editores ensoberbecidos ni de asociaciones que defienden los intereses corporativos y no a los trabajadores, digamos como la Sociedad Interamericana de Prensa que está atenta únicamente a las voces de los empresarios de acuerdo a las ligas de éstos con los gobiernos de sus respectivos gobiernos, la delegación mexicana, la más numerosa, llegó con el duelo en los corazones y el horror de la impotencia. No somos los únicos pero sí los más afrentados.</p><p>Hoy se inaugura el evento aunque será mañana, martes 11, cuando comience de verdad con los actos protocolarios y las decenas de ponencias de colegas de diversos países quienes intentarán dejar en la memoria no sólo sus impresiones ante los asaltos oficiales sino, sobre todo, cuantos riesgos se corren por vocación cuando las sociedades reclaman al poder y los periodistas nos volvemos voceros de las mismas y, ¿por qué no?, puntas de lanzas aplicando los análisis respectivos, labor de articulistas y editorialistas, que de verdad reflejan el sentir colectivo.</p><p>Los mercenarios no tienen cabida en este renglón y, por desgracia, son un mal que crece cada año cada que alguien extiende la mano para comprometer sus ideales a cambio del confort momentáneo del poder; esos no tuvieron cabida en la Cumbre o, cuando menos, se camuflaron lo suficiente pero habremos de desenmascararlos porque, acaso, nos dañan más que los criminales y provocan en los lectores, radioescuchas, televidentes y ahora internautas un explicable escepticismo cuando más se requiere la objetividad y, por consiguiente, la credibilidad en el trabajo periodístico.</p><p>Hay títulos de ponencias que van desde las denuncias puntuales sobre las agresiones sufridas por el gremio en cada región del mundo hasta la interrogante sobre por qué, en este mundo cambiante, los informadores ni son aceptados socialmente a excepción de quienes poseen el imán televisivo o son excesivamente publicitados por alguno de los corporativos de mayor cobertura en el mundo; es decir, en el momento mismo que forman parte de lo que es prudente considerar la "farándula del periodismo", entre la cual se abre un abanico: desde los cronistas "rosas" hasta los mentirosos al servicio de los intereses de sus empresas y de los compromisos de éstas con la estructura oficial.</p><p>Curioso: quienes deshonran su vocación son aquellos que pueden tener sitio en los restaurantes de lujo, en las mesas de los poderosos y en las ceremonias patrioteras de cada gobierno que rinde culto, con millones de pesos y de dólares de por medio, a los rastreros y considera ruines, malvados, irresponsables y hasta infames a cuantos no caen, o no caemos, en el círculo rojo como le llamó la pareja ex presidencial, los <strong>fox</strong>, en la cúspide de una demagogia situada en el extremo contrario de la democracia prometida.</p><p>Hay quienes aseguran que, antes de la primera alternancia en el gobierno federal, en 2000, era por demás imposible criticar al presidente o señalar al ejército por sus abusos e incluso tocar a los jerarcas de la iglesia católica con el pétalo de una rosa. No es exacta la cita si consideramos que, bajo la sombra del narcotráfico en crecida imparable, se han desviado hacia el crimen organizado las persecuciones y el pandillerismo político aparenta lavarse las manos con el mayor cinismo; por ello, claro, algunos gobernadores y el presidente de una República que ya despertó, se dicen testigos asombrados de los horrores como la comunidad lo está, igualmente, ante el recrudecimiento de la violencia imputada a los grandes cárteles del narcotráfico -sigue sin entender por qué no los llamamos carteles, en castellano, y sin acento-.</p><p>Es, claro, bastante más sencillo culpar a la guerra permanente entre las peores mafias que reconocer las brutales persecuciones contra colegas independientes, free-lances en términos anglosajones, quienes no gozan del respaldo de las organizaciones editoriales comprometidas con el poder y hacen sus trabajos asumiendo, personalmente, todos los riesgos. A éstos se les mancilla, constantemente, sometiéndoles a la calumnia, primero, y a la total descalificación, después, para convertirlos en rehenes de cacerías oficiales sin la menor moral y con la mayor infamia.</p><p>Quienes caen, asesinados o desaparecidos -la "moda" actual-, son siempre los valerosos, quienes señalan a los delincuentes asidos al gobierno y sus vínculos con los criminales organizados que, por desgracia, ya dominan el territorio nacional; pero, además, se les infama después de muertos, considerando sus asesinatos de menor cuantía con el falso alegato de haber caído en líos de faldas, de homosexuales -con la misma homofóbica tendencia-, o de administración non santa del dinero sucio. Se les enloda para que parezcan igual a quienes acusaron y éstos reviertan denuncias y hechos bajo el peso de la manipulación.</p><p>Es indignante, entre tantas cosas, que los periodistas no puedan siquiera tipificar como delito la persecución gubernamental. Las fuentes oficiales, en cambio, cuentan con una gama de recursos para salvaguardarse incluyendo la exaltación del "daño moral" que se asume, aunque lo difundido sea cierto, por cuanto los señalados tienen "derecho" a proteger su "buen nombre" de las andanadas periodísticas. Entonces, ¿cómo puede cumplirse el derecho a la información y cómo debe interpretarse la libre expresión? Supuestamente el límite son los derechos de terceros sin considerar que las sociedades, todas, tienen derecho a la comunicación verídica y no a las falacias de jueces y políticos encubiertos por leyes temerariamente injustas.</p><p>Lo anterior nos lleva a la necesidad de exigir, sí, exigir, una legislación protectora del periodismo que incluya, entre su articulado, la celebración de juicios equitativos, esto es ante la imposibilidad de enfrentar, por ejemplo a políticos y jueces venales y multimillonarios; la tipificación del ilícito de "persecución" cuando los titulares de dependencias gubernamentales amaguen y amenacen al informador y sus familias; y las indemnizaciones correspondientes cuando las agresiones lesionen, mutiles o maten a los comunicadores. En estos casos, el Estado debe garantizar, sin cortapisas, un acto de elemental justicia: los recursos necesarios para la supervivencia de las familias de las víctimas hasta la consumación de los estudios universitarios de sus hijos y hasta el final de la vida de viudas o viudos. Si ellos matan… de nada sirven las coronas de flores de la hipocresía autoritaria. Digamos, como en Veracruz.</p><p>Por supuesto, el caso veracruzano debe examinarse a fondo por la reiteración de los crímenes y el constante amedrentamiento a los periódicos críticos -recientemente "El Presente" de Poza Rica sufrió la quema de sus vehículos repartidores y de sus instalaciones modestas-, con desagradables justificaciones con golpes de pecho del mandatario, <strong>Javier Duarte de Ochoa</strong>, y sus más íntimos colaboradores. ¿Me prestará un poco más de vida este personaje luego de quince compatriotas y colegas asesinados bajo su férula?</p><p>Pero, al parecer, no es suficiente lo anterior -ni el alevoso crimen del reportero gráfico <strong>Rubén Espinosa Bonilla</strong> y cuatro mujeres, entre ellas la activista <strong>Nadia Vera</strong> quienes permanecían escondidos en el Distrito Federal, amenazados por el gobierno veracruzano-, para disuadir a los homicidas en potencia ni elevar nuestras voces para lograr la protección del gremio y no sólo las palabras rutinarias de pésame.</p><p>Estamos cansados, sí, y esto puede repercutir no sólo en cuanto a la sensibilidad de los periodistas respecto a un régimen opresor sino de la sociedad misma que, por primera vez, comienza a valorar la labor informativa por el alto riesgo que conlleva ante un poder público desquiciado.</p><p>DEBATE</p><p>Para centenares de periodistas el debate sobre si deben o tomar partido cuando se evidencian las evidencias y corruptelas de los sectores políticos -de uno, de casi todos, o de la unanimidad-, sobre todo por el impacto que causan los horrores vividos -no puedo olvidarme, por ejemplo, de las atrocidades que atestigüé en Chihuahua y Ciudad Juárez en 2005 cuando escribí mi libro sobre la urbe fronteriza atenaceada por los llamados "feminicidios"-, enfrenta al imperativo de la objetividad que debe ser guía permanente del periodista aun cuando los hechos contradigan sus propias debilidades y simpatías.</p><p>Duele, muchas veces, señalar a quienes fueron votados por cada uno de nosotros; pero no hacerlo sería tanto como traicionar a las conciencias y esto sí que no tendría perdón. Más en México en donde, por desgracia, la lealtad de principios parece un pecado a los ojos de la plaga de incondicionales que pululan por cada instituto político. La partidocracia es un mal tan ponzoñoso, pero cuyo veneno es acaso más penetrante, como el presidencialismo autoritario.</p><p>El desafío para unos y otros -comprometidos, mercenarios e independientes- es no perder la autoridad moral. Ya lo han hecho quienes ofrecieron o venden sus plumas al mejor postor; los demás, mantienen el dilema al observar la precariedad de sus familias -sobre todo por su vulnerabilidad ante los perversos-, mientras vibra por dentro la conciencia de la vocación y la entrega. Adelante, compañeros, sin pausa.</p><p></p><p>LA ANECDOTA</p><p>Valledupar, en Colombia, muy cerca de Barranquilla y con olor a marisma, es sede de la Cumbre Internacional de Periodistas organizada por la CONAPE y cuna del "vallenato". Allí es donde se entregarán los "Pergaminos de Oro" -el áureo metal es un símbolo y, desde luego, no corresponde al extraído de las minas asesinas de Iguala y Ostula-, que generosamente llevan mi nombre, a quienes han defendido la libre expresión con todas sus fuerzas. Me enorgullezco, y mucho, por ello.</p><p>¿Y qué es el "vallenato"? Pues nada menos que un ritmo musical que integra al paseo, el<strong> me</strong>rengue. Por ruido, desde luego, no pararemos.</p><p></p><p>E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com</p><p>Búsquenos en Facebook con VIDEOS y MENSAJES cada día.</p><p>EJERCER EL PERIODISMO, LIBRE DE ATADURAS, SERA UN PERMANENTE DESAFIO. TIENE UN ELEVADO COSTO, SIN DUDA. Y CADA UNO DE MIS COLEGAS Y YO GUARDA POR DENTRO UNA HISTORIA O LA HA HECHO PUBLICA -ESTE COLUMNISTA OPTO POR LO SEGUNDO-, AUNQUE LA INDIFERENCIA DEL PODER MARCA LAS PAUTAS DE LOS VERDADEROS INTERESES DE ESTE ANTE LA DEMOCRACIA QUE SURGE, CLARO, CUANDO EXISTEN CONTRAPESOS COMO LA CRITICA.</p><p></p>

You may also read!

Determinante, nuevo liderazgo nacional: AMC

De frente a los desafíos y retos del país, los gobernantes deberán hacer de la gestión una de sus

Read More...

Deja el PRI Tito Castillo; sábado, Consejo Político

Será este sábado que priistas elijan a su nuevo dirigente estatal y secretario general mediante Consejo Político Estatal, que

Read More...

Por molestia de vecinos, cancelan proyecto de la 53

Tras la queja de vecinos y empresarios de la calle 53, la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu