De hoguera a cerillo

In Opinión

<p> En marzo de 2001 conversé con el expresidente <strong>José López Portillo</strong>. Fue la última vez que le visité en su casa de Cuajimalpa, en la célebre "colina del perro", porque semanas después se mudó a la residencia de su hermana <strong>Margarita</strong>, en las Lomas de Chapultepec, y su esposa, <strong>Sasha Montenegro</strong>, quedó en posesión de la regia mansión que desató, en su momento, una tremenda escalada de escándalos, sobre todo porque el inmueble se erigió a la vista de una ciudadanía afrentada por los saqueos de divisas y las devaluaciones incesantes del peso.</p> <p> En ese ámbito, incómodo por sus antecedentes, pregunté al ex mandatario su opinión acerca del periplo del <em>subcomandante "Marcos" </em>y otros miembros del Ejército Zapatista por toda la República y con las Fuerzas Armadas haciendo el papel de custodios y protectores de quienes lanzaron una declaración de guerra contra las instituciones nacionales y enfrentaron a las mismas durante once días de 1994. Nunca se había llegado a este extremo de franca simulación, exaltado por la presencia de la única "guerrilla pacifista" sobre la tierra.</p> <p> López Portillo se arrellanó en uno de los amplios sofás del salón principal, rematado por cierto con sendos óleos de sus antepasados, tal y como suelen exhibirlos quienes se precian de su sangre aristocrática, y respondió:</p> <p> -La verdad: yo hubiera apagado el cerillo antes de que se hubiera convertido en hoguera.</p> <p> Fue una frase grandilocuente, sin duda, que señalaba hacia la torpeza operativa de un gobierno incapaz de hacerse respetar y al que le jugaban el dedo en la boca. Pero, además, planteaba la vulnerabilidad del mismo al haber asumido el papel de conciliador sin otra respuesta que las provocaciones. Cuando se abre un diálogo, lo único indispensable es que sean dos los protagonistas del mismo, cuando menos, porque de otra manera se abriría únicamente un monólogo sin el menor compromiso de la contraparte.</p> <p> No estoy muy seguro si, en su momento, el ex presidente hubiera actuado con la energía que propuso a toro pasado. De hecho, su frivolidad lo mantuvo atado a su mundo femenino -su madre, sus hermanas, sus amantes, su esposa, sus hijas-, exaltado como la mayor de sus debilidades. Y el tiempo de su mandato lo consumió, en buena medida, tratando de poner orden entre ellas sin lograrlo en lo más mínimo. De lo que sí estoy convencido es que no se pueden dejar crecer los males por negligencia gubernamental o, peor aún, temor a enfrentar las consecuencias de las determinaciones ineludibles y definitorias.</p> <p> Llevamos muchos años de vacíos de poder. Desde 1994 cuando el neoliberalismo hizo crisis y <strong>Carlos Salinas </strong>acabó envuelto por la barbarie y las descalificaciones pese a su fama de economista notable y su desesperada cruzada por legitimarse tras los fraudulentos comicios de 1988 y una asunción avalada, frente a la protesta colectiva, por una izquierda convenenciera del exterior. No olvidemos la presencia del cubano <strong>Fidel Castro </strong>como garante de una inexistente legalidad, exaltada por los usos diplomáticos, en la transmisión del Ejecutivo federal.</p> <p> La crecida de la descomposición fue inmediata aun cuando ya se arrastraba desde la década de los ochenta por efecto del "boom" del narcotráfico y la evidente contaminación de las estructuras gubernamentales por parte de los cárteles en auge. Ésta, sin duda, fue la puerta de acceso a la violencia generalizada de la mano con el lavado de dinero y la triunfante especulación. Si no se conoce la historia es imposible intentar superar los desafíos del presente.</p> <p> No se olvide, asimismo, que la emergencia en el Distrito Federal inició bajo la última regencia, la de <strong>Oscar Espinoza Villarreal</strong>, entre 1994 y 1997, cuando los asaltos bancarios se volvieron cotidianos sin que nadie fuera capaz de detener a los facinerosos. En esos días, dialogué con <strong>Manuel Camacho Solís</strong>, concentrado entonces en su empeño de fundar el Partido del Centro Democrático al que también perteneció, en calidad de mancuerna, el actual jefe del gobierno defeño, <strong>Marcelo Ebrard Casaubón</strong>, y me confirmó que durante el periodo en el que se mantuvo al frente de la administración del Distrito Federal, a lo largo del periodo salinista salvo el último año del sexenio, sólo se habían producido dos robos a instituciones bancarias por ciclo anual. Y arrojaba la estadística al rostro del funcionario zedillista con mayor propensión a la corrupción, el regente <strong>Espinoza</strong>. (No por otra cosa fue extraditado y procesado aun cuando los mecanismos estuvieran amañados para posibilitar la desvergüenza de su excarcelación).</p> <p> Hay que ir a los orígenes, insisto, para entender la conflictiva actual y tratar de corregir algunas rutas seriamente infectadas.</p> <p> MIRADOR</p> <p> Recién iniciado el cogobierno foxista, ella y él naturalmente, entrevisté al flamante procurador general, <strong>Rafael Macedo de la Concha</strong>, general que había sido responsable de la Procuraduría Militar durante el lapso anterior -esto es cuando crecieron las sospechas sobre las infiltraciones del narco entre los mandos del ejército-, sobre los lastres heredados por él y la angustiosa crecida de los "cárteles" que vulneraban la estabilidad nacional. El funcionario, con gesto de concentración -quizá porque no tenía cerca en ese momento a sus "barbies" inspiradoras, las muy conocidas edecanes reclutadas para hacerle más llevadera la carga-, y el ceño fruncido, replicó:</p> <p> -Tenemos que estar muy pendientes porque los narcos se renuevan a cada momento. La geografía de las rutas ya es distinta. Antes apostaban por el aire -de allí la relevancia del mítico muerte viviente, el señor de los cielos <strong>Amado Carrillo Fuentes</strong>-, y ahora lo hacen por el mar. Este es nuestro gran desafío.</p> <p> Mientras tanto, las jerarquías militares -algunas de ellas rebasadas por las que ya están contaminadas-, mantuvieron sus retenes sobre carreteras y rúas que, por lo general, vadean los grandes cargamentos de drogas con la mayor naturalidad. Sólo sirven, en no pocos casos, para extender las presiones a la ciudadanía y extender hacia ellas la consabida publicidad. Y con ello, claro, se mantiene distraídas a las tropas dejándoles libres los nuevos itinerarios.</p> <p> Pues bien, cada vez es más frecuente que se descubra, por acá y por allá, algún "narcosubmarino" cargado hasta los topes, como parte de las estrategias para demostrar la eficacia del combate contra los zares del vicio, mejor pertrechados y con mayores coberturas, que los equipos de nuestra Armada limitados hasta para perseguir a los pescadores piratas del oriente que saquean el mar territorial mexicano. Vamos ni siquiera han podido garantizar la soberanía nacional en las 200 millas marinas, desde nuestras costas, que son parte del patrimonio nacional. Siempre perdemos porque no cubrimos ni controlamos lo nuestro.</p> <p> POR LAS ALCOBAS</p> <p> En febrero de 1998, durante la presentación en el Palacio de Minería de <p+>"El Gran Simulador" -Grijalbo-, el entonces gobernador de Guanajuato, <strong>Vicente Fox</strong>, habló de que encabezaría una cruzada heroica para llegar a Los Pinos. Le referí, entonces, cuál era la preocupación mayor:</p+></p> <p> <p+> <p> -Todas las primeras familias que han sido tienen un miembro exhibido por sus enlaces inconfesables: el cuñado de <strong>Echeverría</strong>, <strong>Rubén Zuno</strong>; el hijo de <strong>Miguel de la Madrid</strong>, <strong>Federico</strong>; el hermano de <strong>Salinas</strong>, <strong>Raúl</strong>; los cuñados y el suegro de <strong>Zedillo</strong>; y en el caso de <strong>López Portillo </strong>se hablaba de quien era su mecenas, <strong>Carlos Hank</strong>. Por aquí tendría que empezarse. Porque, además, no son pocos los gobernadores que ya están copados.</p> <p> Fox respingó en el acto:</p> <p> -No todos, eh? Abusado…</p> <p> Qué podría decirnos ahora?</p> <p> E-MAIL: <strong><a href="mailto:rafloret@yahoo.com.mx">rafloret@yahoo.com.mx</a></strong></p> </p+></p>

You may also read!

Garantizar la inclusión de todos, objetivo en “Todos por México”

Christian Castro Bello señaló que su compromiso es trabajar para todas las familias de los 11 municipios del Estado

Read More...

Para obras en Escárcega y Hopelchén, 300 mdp: Anguiano

El secretario de Planeación (Seplan), Ramón Arredondo Anguiano, informó que poco más de 300 millones de pesos se han

Read More...

A reforzar el desarrollo en comunidades rurales: CCG

En la recta final de las actividades de campaña, Claudio Cetina Gómez visitó las comunidades de Alfredo V. Bonfil

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu