De mucho, un poco…

In Opinión

Hernán ARANDA GONZÁLEZ

De evasores y cantautores

“A partir de mañana empezaré a vivir la mitad de mi vida”; así inicia la bella canción del compositor e intérprete argentino recientemente fallecido. “Hasta el día de hoy, sólo fui lo que soy, aprendiz de Quijote”; dice en otro verso José Alberto García Gallo, conocido y reconocido mundialmente con el nombre de Alberto Cortez.

Dirá usted que el tema nada tiene que ver con el juglar latino indiscutible, ni siquiera con el arte. También se preguntará de donde este semanario escribidor sacó la idea de aplicar la popular canción al asunto económico y a una fracción de lo que ocurre en la política “tan” mexicana nuestra.

Pero es que, sorpresas que uno se encuentra en el camino, el presidente y su equipo de trabajo, en un gesto inusual que podríamos calificar por lo menos de sincero, da a conocer una larga lista de evasores del fisco “generosamente” perdonados.

No, inexacto el término, no evasores, más bien, privilegiados mexicanos que a diferencia de los demás mortales comunes y corrientes, no pagaron sus impuestos por los ingresos que obtuvieron, o por lo menos se reservaron la obligación en espera de la mano generosa que los libere del compromiso de hacerlo.

El temido Servicio de Administración Tributaria (SAT), atendió una solicitud e hizo entrega al Centro de Análisis e Investigación (Organización Fundar) -justificadamente o no, eso no importa ahora-, de una pormenorizada lista de los causantes a los que el fisco canceló sus adeudos durante los sexenios de Calderón y Peña.

En la relación de privilegiados hay de todo, grandes y pequeñas empresas, organizaciones sociales, grupos de trabajadores, artistas, deportistas y, por supuesto, personalidades de la política, muchos políticos, así como sus negocios y familiares ligados a ellos. Las omisiones de pago no se encuentran muy lejos de los doscientos mil millones de pesos mexicanos. Lo asombroso es que la cuarta parte de lo no cubierto corresponde a solamente diez de los enlistados. Bastante raro.

En las palabras del presidente y en las acciones de sus colaboradores, al menos en este caso en específico, hay buena fe, ya que no excluyen a ninguno de sus correligionarios, y aunque tratan de exculparlos y justificarlos, no sacan de la lista a sus allegados.

Como ejemplo, entre los “pequeños”, hay una especialmente cercana que obtuvo de cualquier modo el beneficio de dejar de pagar más de dieciséis millones de pesos. Es cosa de imaginar a “ojo de buen cubero” que si cubrió una parte del adeudo y se le perdonó esa cantidad, habrá tenido de utilidades alrededor de unos cincuenta o sesenta millones. Mucho dinero en estos y otros tiempos.

Por otro lado, analice a la empresa que dejó de cubrir casi cinco mil millones. Se antoja digno de una profunda investigación si en tal condonación no hubo “arreglos en lo oscurito”, “manitas calientes” o intereses facciosos. En el entramado se habrían beneficiado algunos vivillos que estuvieron en el camino de los arreglos. Seguir la ruta del dinero sería la clave.

Al parecer, la nueva política del gobierno estará orientada a incrementar la base de causantes y a evitar evasiones. Que la acción no excluya a los ricos y se dirija exclusivamente a los empresarios en pequeño y a los que trabajan por cuenta propia. Esos que con enormes sacrificios y mediante sus aportaciones contribuyeron a los jugosos salarios y grandes prebendas de la gente en el poder.

Muchos invirtieron sus ahorros o contrajeron deudas para arreglar la recámara de su casita y darla rentada mientras duermen en la cocina o en algún rincón. Se teme que, incorporados a un régimen fiscal, se vean obligados a retener e integrar el IVA, a cubrir el ISR, y a pagar a un contador que maneje las modestas cuentas. Magros ingresos sería el resultado, además de riesgos de multas, cárcel, y hasta la extinción de la propiedad adquirida tras treinta años de pagos obligados.

Mientras eso sucede, el presidente ha dicho o lo ha dado a entender, que para los ricos que no pagaron no habrá sanciones ni cobros a posteriori; que podrán seguir disfrutando del fruto de sus acciones. Pero que, muy pronto, ya no habrá ni perdón ni olvido. Ojalá nunca se apriete el nudo alrededor del cuello de los pobres para apoyar a los más pobres. Sin embargo, atentos a lo que cantaba Cortez, eso sólo se sabrá “A partir de mañana…”.

¿Y DÓNDE ESTÁ LA EX GOBERNADORA?

Los comentarios y declaraciones en su momento fueron poco menos que catastrofistas. Será el fin del PRI y con los disidentes se irá la mitad de su militancia a formar un nuevo partido decían convencidos los tradicionales “contreras”.

Y no pasó absolutamente nada de eso. Quien fungiera como segundo de la fórmula se encuentra como presunto desaparecido, o por lo menos a buen refugio alejado totalmente de la política. Innecesario, porque “el compañero Chon” fue muy parco a la hora de los pronunciamientos incendiarios.

A propósito de desbandadas, en días recientes, el dirigente estatal del PRI en el vecino estado peninsular declaró muy seguro que la ex gobernadora y ex candidata a la dirigencia nacional, fue la única paisana que renunció a la militancia que tantos beneficios le otorgó en el pasado.

Mientras tanto, una nueva margarita está siendo deshojada en las cuidadas manos de la ex priista. No ha decidido si sus esfuerzos y sus recursos serán orientados hacia “el fortalecimiento de la democracia” desde un nuevo partido, y que éste será precisamente Movimiento Ciudadano.

Bien por ella, bien por el Moci, y mejor aún por la democracia mexicana que aún tiene renglones pendientes de escribir.

… Y ALGO MÁS

Pemex y Carmen, simbiosis de casi medio siglo

Pocos pueden dar fe de lo sucedido aquel arranque del sexenio. La enorme mesa de madera color caoba, fue escenario de la larga plática del gobernador Rafael Rodríguez Barrera con un emocionado Rudesindo Cantarell, quien le informaba de ciertas manchas aceitosas flotando en la superficie del mar a las que los pescadores de ese y otros tiempos ya estaban acostumbrados.

Una actividad incesante, un ir y venir de gestiones tras las cuales, Pemex llegó a Carmen, y la bella isla cambió para siempre. La apacible Ciudad del Carmen se hizo centro neurálgico de una actividad que convirtió al estado en el sustento principal de la riqueza nacional.

La epopeya pronto se convirtió en una carga, mientras la indiferencia fue la constante a las justificadas pretensiones de una compensación justa para la ciudad, para el municipio y para el estado. “La riqueza se extrae del fondo del océano”, fue reiterado argumento, a pesar de que si los “veneros” que rimaba López Velarde se hallaban en el mar, las repercusiones en tierra se traducían en carestía, desempleo, falta de vivienda, inseguridad creciente y demanda incesante de servicios.

De repente llegó la debacle y el municipio y el estado sintieron en carne propia lo que era lidiar con el fantasma de la escasez que se enseñoreaba en sus calles, y la gente de Carmen se mostró estoica y paciente. Hoy día, poco a poco y con esfuerzo la calma está retornando.

La buena química que parece haber entre el nuevo director general de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero Oropeza y el jefe del ejecutivo, Carlos Miguel Aysa González, anticipa nuevas y positivas cosas. Así pareció en la entrega de equipamiento médico, de seguridad pública y servicios urbanos por un monto de casi treinta y ocho millones de pesos.

La acción presagia buenos tiempos. Eso, y la promesa pendiente de trasladar a Carmen toda la paraestatal, podría ser el inicio de una acción común más fortalecida entre las partes tras cerca de medio siglo de una relación simbiótica, casi indestructible ¡Al tiempo!

DOÑA VICTORIA DAMAS DE AYSA, ROSA MARÍA LARA Y EL TEATRO

Cualquier oportunidad es buena para destacar el trabajo de dirección y actuación del grupo que de manera tan sublime interpretara en una breve temporada “Heridas, Mujeres de Lorca”.

Al final de la presentación a favor del hogar de ancianos “Licenciada Dolores Lanz de Echeverría”, la señora Victoria Damas de Aysa, presidenta del Patronato del DIF Estatal, acompañada de la presidenta del Patronato “Un Corazón Grande” del hogar de ancianos, Carmen Alicia López de Armentía; de Liliana Rendis Buenfil, directora de Atención Integral al Adulto Mayor, y de Delio Carrillo Pérez, Secretario de Cultura, hizo entrega de un reconocimiento a Rosa María Lara “por compartir su talento y dedicación a favor de los adultos mayores” ¡Enhorabuena!

 

 

 

 

 

You may also read!

Promueve Carlos Joaquín la división de hermanos

Es una cortina de humo por parte de Quintana Roo para distraer quién sabe qué y esperemos que esta

Read More...

Se fortalecen acciones a favor de los pueblos indígenas: Castro

Para el 2020 reforzarán los programas que brinden atención a las familias indígenas de Campeche “Estamos convocados a formar

Read More...

Gestiona Ruiz Carrillo recursos ante Anuies

La Universidad Autónoma de Campeche (Uacam) trabaja en la elaboración de un Programa Institucional de Desarrollo Educativo para el

Read More...

Mobile Sliding Menu