De mucho, un poco…

In Opinión

Hernán ARANDA GONZÁLEZ

EL MAÍZ Y SUS HISTORIAS

Quien haya leído algo de la obra literaria del culto escritor y político doctor Héctor Pérez Martínez, habrá reparado en que, antes que construir obras, la más grande preocupación de su tiempo como mandatario, era procurar que en las bodegas de los comerciantes campechanos existiera siempre maíz y frijol; bases ambos, cereal y gramínea, de la alimentación de la población.

Recordarán que en alguna de sus epístolas, el gobernador campechano alude a la terrible plaga de langostas que asoló las tierras y en un abrir y cerrar de ojos devastó los campos y no dejó más que soledad y miseria. A finales de la década de los años treinta, trojes y bodegas vacías y el obligado racionamiento del maíz, era el desolador panorama de la Península.

El grano escaso, gracias a la solidaridad y sentido del deber de algunos, muy pocos productores, era vendido por la autoridad municipal en sus propias oficinas a precio justo, pero de manera limitada. Barato, racionado y todo, era para muchas familias casi imposible de adquirir. La crisis secundaria a la plaga había dejado a cientos de familias en situación de miseria, al grado de no contar siquiera con los pocos centavos en los que era expendido.

Transcurridos muchos años, en la tranquila paz del hogar y para amenizar las agradables sobremesas, los abuelos González Vargas solían platicar las peripecias vividas por ellos y los suyos; obligados por las circunstancias, habían tenido que hacer uso de los frutos de árboles forrajeros como el “ramón”, conocido como “óo’x” en lengua maya. Bien cocido y molido, podía con algo de imaginación suplir la masa para las infaltables tortillas de nixtamal.

Supimos de historias, como aquella del abuelo que hubo de laborar en actividades muy diferentes a las que solía desempeñar en el oficio familiar de carpintero. La falta de trabajo lo obligó a “subir” a la “montaña” a desempeñar las más variadas actividades de la industria de extracción del chicle, la última de ellas como vigilante de un campamento cerrado al finalizar la temporada, rodeado solamente de la soledad y el sepulcral silencio de la selva.

Un bello poema que le escuché declamar, hablaba de los meses que vivió solo en medio de la nada. Esta experiencia retratada en versos rimados dedicados al campamento “Dolores”, evocador nombre, decía en un fragmento: “Seis meses pasé en “Dolores”, campamento cuyo nombre se debe al manantial de sinsabores que puede enloquecer a cualquier hombre…”.

Varias décadas y sexenios transcurrieron desde el período oficial del popular gobernador y sin embargo, el maíz continuó siendo tema indispensable y materia de las más importantes políticas públicas de los gobiernos federal y estatal. Importación de granos como hasta la fecha, abandono de la práctica del torteado a mano, el surgimiento de empresas de producción de masa en polvo y las fábricas de tortillas, ahora son paisaje cotidiano.

En el recuerdo quedaron pasajes como los de aquel sexenio de un gobernador de mano dura que impuso la prohibición de la salida de la gramínea del territorio del estado. Sin ser en esencia legal, a los infractores sorprendidos en la acción, sin juicio ni jurado, se les castigaba con prisión para su escarmiento, y ejemplo para los tentados a seguir sus pasos.

Una persona cercana, fue recluida en aquella famosa cárcel pública de la calle 65 del Centro Histórico. Otros atrevidos con más suerte, haciendo uso del ingenio, lograron burlar el cerco y trasladar el producto al vecino estado de Yucatán, cruzando parte de los montes altos del municipio de Hopelchén con rumbo noreste, para salir al municipio de Tekax de la vecina entidad.

Esas historias y otras más, valdría la pena narrarlas en alguna ocasión.

Mi compromiso es con Campeche, Moreno Cárdenas

Con una frase destacada se refirió el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas al traído y llevado tema de su probable ascensión a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional: “Mi responsabilidad y compromiso como Gobernador es cumplirle a los campechanos, “hoy es nuestra responsabilidad dar buenos resultados y gobernar bien”.

El cuestionamiento se dio en una entrevista rápida, de aquellas conocidas como “de banqueta” o “pie en tierra”, mientras participaba en el acto oficial de entrega de útiles, mochilas y uniformes del programa “Aprende” en la Escuela Primaria “Justo Sierra Méndez”.

Sin pensarlo mucho, el gobernador respondió espontánea, pero firme y contundentemente: “Mi compromiso es con los campechanos, estamos trabajando siempre fuerte para impulsar los mejores programas y los mejores proyectos”.; “…así es la política, se dicen luego muchas cosas; nosotros estamos concentrados en el trabajo de Campeche, hoy tenemos un partido a nivel nacional fuerte, comprometido, trabajando; una dirigencia nacional que encabeza Enrique Ochoa, quien tiene todo nuestro respaldo y todo nuestro compromiso”.

“A todos ustedes les consta cómo me costó ser Gobernador de Campeche, cuánto trabajo, cuántos años y hoy mi compromiso es servirle con orgullo, con fuerza y con fortaleza al Gobierno de Campeche, a los campechanos, para que tengamos más obra, más infraestructura, como nunca, a favor de nuestra gente y eso es gracias al mejor amigo y al aliado de Campeche que es el Presidente Enrique Peña Nieto”, fue el complemento.

En resumen, según sus palabras, de darse el ofrecimiento, no sería una decisión fácil para el joven gobernador, habida cuenta de que es la política su gran pasión desde los años más jóvenes de su existencia, y ser el máximo dirigente de su partido sería además de honroso, una enorme oportunidad para contribuir a su solidez y arraigo popular.

Sin embargo, su mayor prioridad la ha establecido en servir al pueblo de Campeche, y al parecer no quiere distraerse un solo día en el propósito de hacer más grande a la entidad. Elocuente y emotiva manera de decir que por encima de cualquier cargo efímero, se encuentra el compromiso contraído con su pueblo que le manifestó confianza en las urnas y lo ha acompañado en este primer tercio.

El jefe del ejecutivo se siente comprometido con los campechanos por su respaldo mayoritario para llevarlo al cargo de gobernador; por su apoyo y su opinión favorable, y por el trabajo comprometido del equipo de los tres niveles de gobierno que lo han posicionado entre los diez mejores del país.

Al parecer no se irá al PRI, ya lo ha afirmado y a pesar de su condición de miembro destacado de ese partido, para él primero está su estado. Este compromiso con Campeche y esta decisión de seguir respaldando desde aquí la labor de su amigo el presidente, en el largo, o mejor, en el mediano plazo, habrán de mostrar sus resultados.

Por su lealtad a Campeche, por su posición de vanguardia entre sus homólogos, por su compromiso con México, Alejandro Moreno Cárdenas se ha colocado dentro de un reducido grupo de aspirantes a nuevas y mayores responsabilidades. De darse, podrían hacerlo decidir dejar la tranquilidad campechana y emprender una nueva y la más importante lucha de su joven existencia. No falta mucho, es mejor esperar.

… Y ALGO MÁS

Transporte gratuito para estudiantes

Ya estaba anunciado y así sucedió, el programa de transporte gratuito para estudiantes, con un número aproximado de dos mil en todo el estado, inició con la semana en nueve rutas correspondientes a comunidades rurales de los municipios de Escárcega, Candelaria y Carmen. Conforme transcurra el tiempo, se irán incrementando hasta poner en funcionamiento un total de treinta durante el tiempo que falta a este año. Para la semana que inicia se espera poner en operación otros diez nuevos derroteros.

Nadie como los padres de familia de escasos recursos económicos pueden entender este nuevo programa que se está dando en Campeche, tanto por ser un compromiso expresado por el gobernador durante su campaña, como por formar parte del propósito presidencial expuesto por el secretario de educación, Aurelio Nuño Mayer.

Más apoyos a estudiantes

Otra acción, el programa “Aprende” que a través de sus vertientes “Útiles escolares para aprender”, “Uniformes deportivos para tu identidad” y “Mochilas escolares” con inversión de casi cincuenta y cuatro millones de pesos, está beneficiando a más de cincuenta y ocho mil niños de doscientas siete primarias públicas urbanas de toda la entidad.

Padres de familia agradecieron al Gobierno del Estado el apoyo que sin duda contribuye al ahorro familiar, además, reconocieron que los artículos escolares y uniformes entregados son de la mejor calidad. De ese modo se combate la pobreza y se asegura el futuro de la niñez campechana.

Por otra parte, a través del programa “Caminando Juntos para Crecer”, se beneficia a cuarenta y siete mil alumnos de cincuenta y seis escuelas primarias rurales de las once cabeceras municipales de la entidad, con inversión de quince millones de pesos.

Este es el resultado de las políticas públicas enfocadas al impacto de los rezagos sociales, como lo establece la estrategia “Crecer con Calidad”, y del trabajo en equipo entre el presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas.

El fin último, romper de alguna manera los círculos viciosos de la pobreza, y responder al propósito de mejorar las cifras de la muy reciente medición del CONEVAL, organismo que declaró que en las últimas fechas, treinta y ocho mil campechanos dejaron atrás la pobreza extrema.

Frente Amplio Democrático

Al parecer el partido azul ha respondido al llamado del amarillo y a su impulso aliancista para la integración de su Frente Amplio Democrático, con la mira puesta en la elección del próximo año, tanto para tratar de arrebatar el poder al PRI como para cerrar el paso a los morenos. Su otro aliado, al parecer, el Movimiento Ciudadano.

Extraña mezcla, aunque no del todo absurda a pesar de la falta de coincidencia en ideologías, si se piensa que con esta amalgama se responde al propósito de iniciar en México una nueva era de gobiernos de coalición, tal como sucede ya en muchas naciones del orbe.

No es para nada fácil en un momento dado ponerse de acuerdo acerca de las figuras que contenderían en una potencial coalición, habida cuenta de que de darse una imaginaria victoria, no gobernaría un solo partido sino todos los coalicionistas en su conjunto. Sin muchas coincidencias, sería por demás difícil lograr un consenso, partiendo de la base de que sus ideologías y, sobre todo sus intenciones, son tan diáfanas y parecidas como dos gotas, una de agua y la otra de aceite.

Mientras se da o no el propósito, habría que considerar que en el azul, el potencial principal aliado, el panorama es de tormenta con acusaciones mutuas, madruguetes, apoyos anticipados, amenazas de expulsión y otras cosas que se ventilan en público y poco abonan a la unidad y al acuerdo.

Como es natural, los otros aspirantes, la esposa de un expresidente y un ex gobernador, también han puesto el grito en el cielo; ya no se alcanza a ver de qué lado se van a resolver los conflictos. Complicado el asunto, atendiendo a que quien debe actuar como árbitro, es ni más ni menos que el líder que aspira a la candidatura presidencial a su favor.

El dirigente, en plena campaña para obtener la candidatura presidencial, cuestionado por su vida de lujos y comodidades poco comunes en la mayoría de los mexicanos, acusa deslealtades de otros correligionarios y los responsabiliza de imponer sin consultar a nadie a su presidente en turno de mesa en el Senado, así como de estar moviendo las aguas para apoyar una candidatura para la presidencia de la república, ¡del PRI!

No se sabe en qué va a terminar el sainete; lo que se vislumbra es que más daño que bien le están haciendo a un alto funcionario sin filiación priista y en apariencia tampoco panista, por darle apoyo anticipado desde el lado opuesto de la calle sin consultar a nadie su parecer.

El aspirante entre tanto, con amores en uno y otro lado, está dividiendo sus querencias y no termina de decidirse si le agradaría con melón o con sandía. No queda de otra que recordarle aquel bolero autoría de Manuel Ascanio que hiciera famoso el cantante Víctor Iturbe en la década de los setentas: “No debes tener dos amores, es muy complicado besar en dos bocas. Sus nombres te causan errores y mucho he notado que uno se equivoca…”.

Casonas del Centro Histórico

Los abuelos contaban cuentos que parecían historias, y narraban historias que por descabelladas parecían cuentos. Fantasmas y aparecidos formaban parte de fantasías que erizaban los cabellos de la nuca. Era una época de lecturas amenas con castillos embrujados y caminos encantados.

Son gratas las historias de fantasmas, de aparecidos, de seres míticos de honor y proezas. Se desborda la imaginación con las leyendas de personajes de capa y espada; de esos que recorrieron pasillos y solares de las casonas antiguas y ahora deambulan entre lamentos arrastrando cadenas por sus rincones oscuros.

En algunas colaboraciones, hemos hecho alusión a que hogaño, esas viejas casonas parecen en su mayoría escenografías “hollywoodenses”: tan sólo fachadas que esconden terrenos baldíos y

construcciones ruinosas por falta de interés o de capital de parte de sus propietarios. También dijimos que los recursos que se han invertido los últimos años en el arreglo superficial –maquillaje, podría decirse-, rebasa abundantemente el monto de lo que se hubiera invertido para darles alguna utilidad.

Propusimos la venta ordenada y supervisada a inversionistas que se comprometan a repararlas y a ponerlas en uso, antes que a acapararlas para hacer grandes negocios a futuro.

Dijimos que podrían ser también materia de un programa de acondicionamiento de espacios para estacionamiento, negocios atractivos y, de darse el caso y como asunto extremo, efectuar uno de expropiación por causa de utilidad pública, para concesionarlas a empresas o particulares que les den mantenimiento adecuado y las destinen a algún tipo de actividad probadamente redituable.

A diferencia de meses pasados en los que no se tenía un inventario real de su número y condiciones, según el diputado Ramón Martín Méndez Lanz, representante del primer distrito que incluye el Centro Histórico, ya se cuenta con un avance en ese sentido y se tiene la intención de brindar apoyo a sus propietarios. Fundamentalmente, se quiere evitar un colapso que pudiera traducirse en pérdidas humanas, lo más grave.

Se necesita revisar adecuadamente cada caso, abundar en la parte legal, sin perder de vista la posibilidad de la expropiación, totalmente viable, antes que invertir dinero público para proteger los intereses de algún especulador que pretenda obtener ganancias a costa de la buena fe de las autoridades. Esperemos y diremos.

 

You may also read!

Cientos de campechanos acompañan al Cristo Negro por Centro Histórico

En oración piden por las víctimas de los sismos En el marco de los 452 años de la llegada

Read More...

A la baja casos de influenza en la Entidad: Arceo Ortiz

A la fecha solo se han reportado 10 casos de influenza y ninguno de ellos gravedad, informó el secretario

Read More...

Entregan en Calakmul las primeras acciones del Programa Piso Firme 2017

CALAKMUL.- Con una inversión superior a los 900 mil pesos, el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría

Read More...

Mobile Sliding Menu