De mucho, un poco…

In Opinión

Hernán ARANDA GONZÁLEZ

El viaje y las gasolinas

Viaje inesperado, de aquellos no planeados, menos comunes a la edad en la que no se debe retar a la naturaleza humana, ni desafiar los embates de las ingentes urgencias urológicas. Más cómodo permanecer en casa; sin embargo, la posibilidad de una aventura condujo a otra cosa.

Junto al cúmulo de momentos gratos, la visión de amante de la naturaleza y las inquietudes de escritor, estuvo el afán de redescubrir el mar, el campo, la selva, el asfalto, y reencontrarse con los pueblos, su gente, sus tradiciones y su gastronomía.

Fotos de carreteras, de calles, de rostros nuevos, de plazas pueblerinas con frondosos árboles, de bancas con más ocupantes que espacio, de canales porcinos enganchados en los postes de los mercadillos, de relucientes vidrieras de cochinita y “chicharra”, de comensales de pie y de todo un poco, incluidas las marquesinas y los letreros de establecimientos comerciales.

Entre ellos, los expendios de los combustibles que usamos a diario y que en un viaje de más de mil quinientos kilómetros obliga a varias paradas para el reabastecimiento. Vaya sorpresa, las gasolinas en cada sitio fuera de Campeche, cuestan por lo menos un veinte por ciento más baratas.

Un peso por litro podría parecer poco o mucho según el caso, además, cosa que aquí no sucede, algunos establecimientos lucen emotivos letreros anunciando y garantizando que se despachan “litros de a litro”, evidencia de que algo está ocurriendo aquí en el terreno de los hidrocarburos procesados.

Llegar a casa, escribir unas líneas con sentido crítico fue una acción que provocó reacciones y comentarios, fundados unos, infundados otros, pero emotivos y respetuosos todos. Mostraron sorpresa por la disparidad, y por el trato diferente para un estado que ha producido -y produce- una gran parte de la riqueza nacional.

Importantes opiniones de respetables campechanos del mundo de la empresa, de la abogacía, de gente común como usted y como yo. Muchos argumentaron que la diferencia se debe a la distancia entre los centros de desembarco y acopio (Puerto Progreso) y los de consumo.

Pareciera lógico; no obstante, se plantea una interrogante: ¿por qué si Cancún se encuentra más lejos que Campeche sus precios son iguales a los de Yucatán? Lo mismo sucede con Tabasco y Chiapas, y hasta con el municipio de Candelaria. Otras valiosas opiniones en el sentido de que la misma franquicia que vende en Yucatán y otros estados, en Campeche expende sus productos a un precio más elevado.

Tema polémico y de desencuentros. Opiniones van, opiniones vienen. Unos afirman que bajarán los precios cuando se produzca mucho localmente y disminuya la importación. Si bajar quiere decir que costarán menos que hoy, definitivamente no. Hablemos claro y si se puede, preciso: no es de dudarse que bajo cierta lógica, los precios van a bajar, o por lo menos, mantenerse. Tienen razón los que así lo afirman.

Ahora bien, también resulta predecible y, por supuesto, lógico, que cuando concluya la infraestructura de producción, se reduzca la importación y se normalice la distribución, habrán pasado por los menos tres o cuatro años.

En ese lapso, si se “ajustan” los precios a la inflación que se estima en un cinco o seis por ciento anual (no incremento, de acuerdo a las opiniones de la gente en el gobierno), los combustibles subirían alrededor de un veinte por ciento, quizá más.

Los precios internacionales, casi seguro se incrementarán arrastrando a los nacionales, esa es la dinámica global de los mercados, no hay de otra. En buen romance, para el amanecer del año dos mil veintitrés, los precios rondarían los treinta pesos, tal vez un poco más. Ojalá fallara la predicción. Si eso se entiende como bajar, bajarán.

La cuestión está en la mesa, “formando agenda” como suelen llamarle los que saben. Por ser un asunto que atañe a muchos, por no decir que a todos, lo menos que se espera es una respuesta lógica, fundada y, sobre todo, congruente.

AÑO NUEVO, PERÍODO DE “ADELANTADOS”

Como si se hubiera levantado una piedra que los resguardaba, y también como puestos de acuerdo, de repente, con el año nuevo, surgieron a puñados quienes ansían “sacrificarse” por Campeche.

Resulta prematuro, por no llamarle absurdo, hablar de candidatos a mitad de un sexenio fuerte, el de un gobernador que busca, que gestiona, que toca puertas, y que convoca a los actores políticos a trabajar por el estado. Adelantados, sería lo menos que podría decirse. Pretender cosechar cuando aún se está sembrando es tratar de adelantarse a los ciclos naturales.

La política como la naturaleza, tiene tiempos, tiene períodos, y pretender romperlos puede ser contraproducente; se mueve al desgaste innecesario si antes de tiempo se exhibe un interés que, aunque legítimo, debe ser aplicado por ahora al trabajo en favor de los campechanos.

Videos, fotos arregladas, sonrisas tiernas, frases conmovedoras, de ese tamaño es el interés por servir al estado. Sobresale de manera evidente suplir el término “nacido en Campeche” por el de “originario de Campeche”. Pareciera que no haber nacido en esta tierra fuera impedimento. Bajo ciertas circunstancias, si se cuenta con los demás requisitos, el origen no importa tanto como decir la verdad antes de que aparezcan otras actas y documentos.

En el PRI, lo dijo el más destacado priista, gobernador y muy fuerte aspirante a presidir ese partido en el mediano plazo: “hay tiempos, reglas y normas para los procesos de selección de candidatos”. Lo dijo fuerte y sabe lo que dice.

Se esperan y desean reglas claras, y entre los que aspiran, actitudes honestas y respeto a los tiempos, sin olvidar que, por ahora, ya no existe “el gran elector”, y que Moreno Cárdenas, si no sucede algo extraordinario, estará presente en la decisión de algunas candidaturas, en especial la de Campeche, y lo haría como dirigente partidista y como gobernador con licencia.

Para concluir, me gustó la frase que afirma que el gran proyecto se llama Campeche, y “hoy, estamos ante los retos más grandes y los desafíos más grandes que es gestionar, traer recursos que traer programas inversión así estamos trabajando aquí en equipo juntos”.

… Y ALGO MÁS

Aumento salarial a burócratas estatales

Incrementar el salario a los que menos ganan no es un gesto de demagogia populista, es más bien un acto de justicia social que, anunciado por el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, llevó a recordar el último de ellos, precisamente al arranque de la administración 1991-1997, la de Jorge Salomón Azar García; aquél, gobernador constitucional y, además, priista como él.

Los incrementos que, según la categoría, el nivel y el salario del personal irán desde el ocho hasta el veintisiete por ciento y beneficiarán a más de mil cien servidores públicos, es algo así como una bocanada de aire fresco para las economías de los trabajadores estatales que durante más de dos décadas han permanecido casi inamovibles.

Lo anterior, independientemente y a pesar de las reducciones presupuestales, el no rotundo a las alzas de los impuestos y derechos que corresponden al estado, el mantenimiento de la plantilla laboral sin despidos y, por supuesto, la desaparición de la odiosa tenencia que vio su fin al inicio del sexenio.

Después de todo ello, resulta inexplicable que alguien pueda dudar el carácter eminentemente popular del actual período sexenal, y que Alejandro Moreno Cárdenas, además de su liderazgo nacional al frente de la Conago, preside un gobierno fuerte que encuentra en la gestión el camino de la compensación a los recortes al presupuesto.

Con una sola frase, Alejandro Moreno resume el caso: “Nosotros no nos achicamos, nosotros nos crecemos frente a los grandes retos; no buscamos pretextos para no hacer las cosas, mejor trabajamos y gestionamos más para lograr el crecimiento de Campeche”.

 

 

 

You may also read!

Tiene la gente muy claro quién cumple y quién no

*En entrevista, el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas confirmó que durante el periodo de Semana Santa abrirá un carril al

Read More...

Entrega gobernador AMC al CEO, Premio “Justo Sierra”

Institución orgullo para Campeche, de excelencia y baluarte de la salud en el tratamiento del cáncer Durante la entrega

Read More...

Fundamental, innovar en las aulas: Medina

“Innovar en las aulas con herramientas accesibles que permitan impartir clases más dinámicas, que despierten e inspiren a los

Read More...

Mobile Sliding Menu