De mucho, un poco…

In Opinión

Hernán ARANDA GONZÁLEZ

Entre el diccionario y el huachicol

Es común -demasiado- decir flamable en lugar de inflamable, refiriéndose a un elemento químico con cierta disposición para arder o explotar. Erróneamente tomado del inglés, flamable no se encuentra en el diccionario español. Mal interpretado que al eliminar a la palabra el prefijo “in”, al modo sajón, inflamable querría decir que no se inflama (not flammable).

Inflamable pues, de acuerdo al lexicón, “es un adjetivo que se usa para calificar todo aquello que puede encenderse de manera sencilla y que no tarda en desprender llamas. Por el riesgo de incendio, los productos inflamables deben manipularse con precaución”.

Contrariamente a lo que se cree, los líquidos combustibles no arden con facilidad; falsa idea creada por las producciones cinematográficas en las que una colilla de cigarro en un hilillo de gasolina basta para causar una explosión que haga volar un vehículo a cientos de metros de altura.

Un líquido combustible por sí solo no es inflamable, pero sí la gran cantidad de gases que produce. Dicen los que saben que el agua a la presión atmosférica normal hace ebullición y se evapora a partir de los noventa grados centígrados. La volatilización de la gasolina a temperatura ambiente, se da a razón de 0.7 kg/c2 (cualquier cosa que esto signifique).

Estas teorías científicas no las conocían los humildes habitantes de Tlahuelilpan, en el central estado de Hidalgo, víctimas de los brutales estragos de una explosión como las que sacudieron San Juanico, Guadalajara, Tultepec y otros sitios, para convertir un día común en escenario de una obra del poeta medieval florentino, Dante Alighieri.

Este hecho singular y hasta cierto punto atípico, sirvió para varias cosas; en primer lugar; para poner al descubierto uno de los puntos débiles de la sociedad: aprovechar las circunstancias para obtener un beneficio, un lucro indebido en perjuicio de otro a partir del error, de la negligencia o del infortunio.

Vehículos siniestrados, trenes, barcos, edificios, casas abandonadas y comercios injustamente desvalijados en una danza frenética de rapiña. Con riesgo de sus propias vidas, mexicanos ricos y pobres, sin distingo, atraviesan sin precaución vías férreas, autopistas y carreteras en dramático ritual de culto al condenable saqueo. Machete en mano, persiguen animales aterrorizados o cargan enormes pantallas planas en medio del desconcierto.

Aunque la reacción oficial en los momentos previos a los acontecimientos trágicos de Hidalgo fue incierta en un principio, el presidente se ha puesto al frente y ha instruido tomar medidas para apoyar a la población afectada y a las familias que perdieron a quienes constituían su sostén, y ahora reclaman indemnizaciones fundados en la hipotética falta de reacción oficial.

La inacción de los militares frente a la agresividad de los pobladores que chapoteaban en el combustible y cargaban cubetas y bidones, tal vez se explique en el hecho de que se vive una etapa crítica por la posible militarización de la fuerza pública. Hubiera sido catastrófico que en un encuentro violento, un disparo al aire y hasta una reacción excesiva, generaran la chispa que al fin se dio y desató la explosión y el incendio posterior.

En tanto se suman víctimas a la cuenta trágica que supera el centenar, otros celebran y festinan la tragedia, mientras acusan y culpan a la gente pobre que junto con los verdaderos delincuentes, aprovechó el momento propicio para buscar una ganancia fácil, algo de gasolina para sus vehículos, y hasta un poco de diversión sin medir las consecuencias.

El presidente, a partir del trágico momento, ha asumido una actitud prudente, sensata, considerada, respetuosa ante el dolor y receptiva al reclamo de los sobrevivientes de los afectados que pretenden una compensación basados en la falta de contención a sus desmedidos afanes.

Andrés Manuel López Obrador está librando una prueba, la más grande en el breve tiempo que lleva de su mandato. Con ella se medirá su talante, su sentido político, su lado humano y su capacidad para sacar adelante al país sin menoscabo de su gente.

Ni la caída del helicóptero Agusta, la muerte de la gobernadora y el líder panista; ni la suspensión del NAICM; ni el huachicol de cuello blanco; ni la escasez de combustibles; ni la militarización de la pretendida Guardia nacional han impactado tanto a López Obrador como la tragedia que pegó de lleno a parte de su pueblo, al pueblo “bueno y sabio” que tanto gusta de calificar.

SIGUEN LAS GIRAS EN EL PRI

Un poco en serio, un poco en broma, aclara Jorge Lazo el comentario de la columna anterior. “En el comité estatal -dice- todos quieren ser políticos y todos acuden a las giras convocadas”.

Los recorridos a realizarse los tres primeros meses del año, para este enero han incluido además de Calakmul, Champotón el día 15, Calkiní el 16, Hopelchén el 17, Palizada 19 y el 20, Tenabo el 22, Candelaria Zel 23, Hecelchakán el 24, otra vez Calkiní el 26 y el 27, y se proyectan Escárcega el 29, Carmen el 30 y Campeche el 31.

En el pueblo de Bacabchén, comentan que se vio a Lazo Pech emocionado abrazando y saludando a Doña Paulina, mujer de la tercera edad muy respetada por sus consejos, sus conocimientos de los tiempos de siembra, de cosecha, y de la medicina natural heredados de sus antepasados mayas. “Su sabiduría contribuye a la fortaleza del Partido”, diría el presidente del CDE.

“¡Coox yeteel e macoobo!” (Vamos con la gente), se escuchó entre los asistentes, Es que el movimiento se demuestra andando, y los priístas están caminando.

… Y ALGO MÁS

Alejandro fue por más

Como gobernador y como líder de la Conago, su labor de gestión no tiene límites ni fronteras. Pese a las limitaciones en el presupuesto federal asignado a la entidad, congruente con su discurso, no se queja, no se lamenta. Alejandro Moreno Cárdenas toca puertas, aprovecha relaciones y va donde puede obtener algún beneficio para Campeche.

En su trabajo de promoción, en un viaje relámpago a la Madre Patria se reunió con inversionistas líderes en el fomento de energías limpias, tour-operadores y agentes de viaje, para promocionar a Campeche como uno de los destinos de mayor interés del país por su rica oferta cultural, natural, histórica y gastronómica.

Y que mejor producto para ofertar que nuestra Ciudad Capital, amurallada y fortificada, Patrimonio Cultural de la Humanidad, y Calakmul, Patrimonio Mixto. Y es que, España está íntimamente ligada a nuestra historia por haberse construido durante la Colonia la pretendida mejor defensa a los ataques de los sanguinarios corsarios y piratas.

El gobernador estuvo en la inauguración del Pabellón México en la Feria Internacional de Turismo en compañía del Secretario federal del ramo, Miguel Torruco Marqués, de la titular de la Embajada mexicana, Roberta Lajous Vargas y de los mandatarios de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa y de Yucatán, Mauricio Vila Dosal.

Sostuvo una reunión con José Gasset, director general de Asuntos Internacionales de Iberdrola, empresa comprometida a respaldar a los gobiernos en el desarrollo de energías renovables, redes inteligentes y almacenamiento eficiente de agua para revertir el cambio climático.

Lo que por sí solo vale el viaje, resultó un financiamiento por dos millones de euros -alrededor de cuarenta y tres millones de pesos- para apoyar a mujeres del medio rural en el desarrollo de proyectos productivos. También, acuerdos de negocios en los sectores hotelero y portuario.

Los medios españoles, siempre receptivos en las cuestiones de América Latina, aprovecharon la oportunidad para entrevistar al mandatario campechano, y éste, para promover a través de ellos a Campeche como una gran opción de inversión y de visita, por sus atractivos históricos, su arquitectura y su cultura.

“Campeche es de las más hermosas tierras de México; su gente es amable, sencilla, privilegia la paz y la armonía. Quienes nos visitan tienen la oportunidad de vivir una experiencia inolvidable porque ahí se reúnen los más variados atractivos del mar, la selva, la cultura, la historia, la gastronomía”, fue su mejor promoción que seguro veremos reflejada con mayor número de visitantes extranjeros en las calles.

ALEGRÍA POR LOS PROBLEMAS AJENOS, LAMENTABLE

Un vecino estado, orgulloso y solidario con su tierra y con su gente, no consumía otra cosa que sus productos: Sidra Pino, cerveza Carta Clara, embutidos Boyancé, galletas Dondé y Palma, etc. Nadie hablaba mal de sus empresas y sus empresarios. Aquí en casa, al contrario, no hay nada peor que otro paisano, y si es exitoso, con mayor razón.

La pretendida afectación al patrimonio y al prestigio personal de un conocido empresario hotelero y uno de los pioneros de la industria del turismo, motivó los sentimientos más bajos en su contra y en contra de su familia.

Mueve a la preocupación que en lugar de entusiasmo por empresas locales que generen empleos, surja el morbo y se apueste a favor de que una institución de crédito se apropie de un bien que representa muchas veces el adeudo. Lamentable, pero cierto.

 

 

 

 

You may also read!

Garantiza CMAG ambiente de paz y armonía; solo con trabajo

Presentó el Gobernador ante candelarenses los resultados del Eje 4 “Sociedad Fuerte y Protegida”, dentro de las jornadas de

Read More...

Intensas lluvias provocan caos por toda la ciudad

Calles inundadas, árboles y postes caídos, así como vehículos dañados por la acumulación de agua en diversos sectores de

Read More...

Dan a conocer resultados de transporte estudiantil

La Secretaría de Desarrollo Social y Humano (Sedesyh), dio a conocer los resultados de la convocatoria del programa APRENDE

Read More...

Mobile Sliding Menu