De mucho, un poco…

In Opinión

Hernán ARANDA GONZÁLEZ

La civilidad y los “espontáneos” abucheos

Lo dijo muy claro el gobernador campechano y presidente de la Conago en reciente comentario. Alejandro Moreno Cárdenas resume en unas cuantas palabras el sentimiento de varios gobernadores, entre ellos los trece cuyo origen político es el Partido Revolucionario Institucional.

La gobernadora y los gobernadores hemos sido pacientes ante las manifestaciones frente al presidente Andrés Manuel López Obrador, pero no vamos a continuar permitiendo que líderes de su partido nos quieran desacreditar para imponer su vergonzoso radicalismo”.

Muy estandarizados para ser casuales, y demasiado obvios para no parecer orquestados, los cada vez más frecuentes abucheos surgidos de ciertos apostados en los eventos comunes entre el gobierno federal y los locales.

El motivo en apariencia es evidenciar, o tratar de hacerlo, por una parte que a los gobernadores no los quiere su propia gente, y que por el contrario, la popularidad y las simpatías a favor del presidente siguen creciendo. Innegable lo segundo, aunque por lo que se refiere a lo primero, cuestionable y se explica.

Para comenzar, en un estado como el nuestro o tal vez Yucatán o Quintana Roo, la base opositora no es tan amplia, lo que se nota en la composición de sus ayuntamientos y de sus representantes populares en los congresos. Además, los detractores reales son pocos y los mismos. Los troles para nada cuentan.

Pretender entonces que todos o la mayoría de los campechanos, yucatecos o quintanarroenses han abandonado las filas de sus partidos y se han puesto otra camiseta, resulta tan absurdo que ni los organizadores de los escándalos pueden creérselo.

Pese a que se diga que las acciones no sólo son consentidas, sino hasta patrocinadas desde las altas esferas del gobierno federal, resulta tan absurdo como suponer que están ayudando a su causa. No es razonable que el presidente con la gran base popular de que goza necesite de ese tipo de acciones para seguir escalando en la simpatía de los mexicanos.

La actitud aparentemente regañona del alto personaje como si se tratara de un maestro a sus alumnos traviesos y su ofrecimiento de mediar, mueve a suponer que si bien no las ha ordenado, tampoco han estado entre sus más serias preocupaciones las imágenes de los gobernadores; más bien, lo hace por compromiso y como cuestión de urbanidad.

Recientemente, el asunto llegó a tal grado que el presidente ofreció investigar la autenticidad de un documento interno de Morena en el que se plantea como obligatorio el mal comportamiento de su gente en los actos públicos, y se le instruye realizar los famosos abucheos, rechiflas, insultos, y otras acciones reprobables en contra de los gobernadores de “oposición”.

Es previsible, aunque no muy probable que en el corto plazo pueda darse algún tipo de respuesta e iniciarse una réplica en los mítines públicos que ya anunció el presidente después de reunirse en privado con los gobernadores.

¡Que ni se atrevan a abuchear al presidente!, dice amenazador un defensor a ultranza, mientras insinúa violencia y enfrentamiento entre mexicanos. Quién sabe qué estaría pensando, pero, usando sus mismas palabras, “que no se atrevan” a enfrentar a mexicanos con mexicanos; hay tribunales nacionales e internacionales que condenarían la provocación y la represión en aras de un capricho.

Ya un gobernador, el de Colima, no insinuó, afirmó muy claro que las malas acciones forman parte del orden del día de los actos públicos. Mejor abonar al federalismo y estrechar los lazos entre los gobiernos estatales y el federal, no lo contrario, pero hay quienes los entienden de otra manera.

Para concluir, un diálogo no tan imaginario entre dos “compas” de una región lejana: “Oiga compadre, esta ave tiene muy grandes los ojos para que parezca tórtola, no se la vayan a revirar”. “No le aunque compadre, ni se aflija, sólo estamos esperando que le falten a algún jefe para que escurra el mole, luego les echamos la culpa, total somos más”.

LOS PARTIDOS POLÍTICOS

En forma general, la ley los considera “institutos de participación política que sirven como medio para que los ciudadanos formen parte de las estructuras de poder público en los cargos de elección popular”. Muy claro y sin lugar a dudas.

De sus orientaciones ideológicas en la geometría del pensamiento y de la acción, los hay de derecha, de centro y de izquierda, sin necesidad de desglosar los conceptos en atención a los sendos virajes que han experimentado en su devenir.

Por su localización y ámbito de desempeño, los hay nacionales y locales, grandes, medianos y pequeños. Todos ellos, sin excepción, para conservar su registro deben obtener el tres por ciento de los votos y un mínimo cierto e invariable de afiliados.

Los de carácter nacional, unos de muchas décadas de historia y otros de muy reciente creación, con registro ante el Instituto Nacional Electoral, tienen el derecho de participar en elecciones federales de Presidente de la República, Senadores y Diputados, así como locales de Gobernador, Diputados y Ayuntamientos. Los locales tienen diferente tratamiento.

Sin que implique un recuento histórico de los porqués de sufinanciamiento con dinero público, el tema ha dado mucho -demasiado- de que hablar. Siempre ha sido controvertido por cunto debe ser el subsidio que usted y yo debemos aportar a una deseada democracia. El monto, la aplicación y una adecuada supervisión a su uso, igual han sido motivo de discusión.

Encaramado de nuevo en el debate nacional, merced a la aparente pérdida de la confianza en los partidos en lo general, el que se encuentra actualmente en el gobierno, impulsa una iniciativa para reducir a la mitad los financiamientos, e inclusive, propone cambiar la fórmula prevista por el artículo 41 constitucional, fracción II, e incrementar el número total de los ciudadanos afiliados inscritos en el padrón electoral.

Ojalá se analice bien la iniciativa y de aprobarse, se haga tomando en consideración que los partidos políticos, grandes y pequeños, representan a una parte de la población nacional con todas sus expresiones.

Ojalá se valore también el pensamiento de políticos profesionales, como es el caso del dirigente estatal del PRI en Campeche, Jorge Lazo Pech, cuando propone “una revisión completa del sistema electoral para que la iniciativa no sea sinónimo de intento para debilitar o desaparecer a los partidos opositores”.

Esa, a decir verdad,  es la gran preocupación, mucho mayor que cualquiera otra.

… Y ALGO MÁS

El nuevo Puente de la Unidad

A unas cuantas semanas de concluir la mega obra que constituye el nuevo puente que unirá la isla de Carmen con la parte occidental de la Península, de nuevo, voces discordantes, lo usual, surgen para criticar la aparente demora en su conclusión, alegando de paso altos riesgos en el uso de la infraestructura de casi cuatro décadas que casi ha terminado su vida útil.

Las mismas voces, dos años atrás, se levantaron para alegar dispendio, endeudamiento, obra supérflua, y quien sabe cuántas cosas más por la decisión del gobernador Moreno Cárdenas de retomar el viejo anhelo de los carmelitas y concretar el inconcluso proyecto. Ahora, encendidas, se alzan oportunistas por otro camino.

Sólo como comentario, es de imaginarse lo que estarían esgrimiendo si el gobernador, decidido como es y de acuerdo a su reiterada costumbre, no se hubiera lanzado con pasión y sorteado toda clase de obstáculos, intencionados la mayoría, y no estuviera la región a punto de recibir el nuevo puente, moderno, seguro y duradero.

Qué estarían diciendo, no lo sabemos, y es mejor no imaginarlo siquiera, al fin de cuentas la obra es para muchas décadas y aquellos son “aves de paso”, sólo eso.

You may also read!

En el Congreso no se “congelan” iniciativas

Todas son importantes y se van analizando y desahogando para no dejar ninguna herencia a la próxima legislatura el

Read More...

Presenta Álvar iniciativa a favor del medio ambiente

Al señalar que el cambio climático es un problema común de la humanidad, porque representa una amenaza con efectos

Read More...

Inauguran Campaña de Prótesis Maxilofacial

La directora general del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), Silvia Elena Parrao Arceo, en

Read More...

Mobile Sliding Menu