De mucho, un poco…

In Opinión

Hernàn ARANDA GONZÁLEZ

Las Zonas Económicas Especiales fallidas

El problema se veía venir desde el inicio de la administración de Andrés Manuel López Obrador. Lo que localmente se comentaba era más bien un ferviente deseo de que las Zonas Económicas Especiales proyectadas como tal por el ex presidente Peña Nieto tuvieran un feliz aterrizaje.

La explicable incertidumbre se acentuó a raíz de que una enorme infraestructura como el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México que registraba un importante avance, se suspendiera y a cambio se decidiera llevar la obra a otra parte, con los costos extras inherentes a semejante cambio.

La razón de todo, la conocemos, porque el proyecto peñista de construir la moderna infraestructura, nunca fue del agrado de la nueva administración. En sus círculos cercanos se decían cosas, tales como que en ella se cocinaban grandes negocios, desde la adquisición de terrenos con afanes de especulación, hasta la obra en sí misma. Finalmente y lo más importante, porque no formaba parte del paquete de obras del nuevo gobierno.

Aquí, el programa económico de las ZEE provocó amplias expectativas desde su planteamiento. Había fundadas esperanzas de concretarlo por tratarse del más ambicioso proyecto de inversión de la historia local. Se esperaba el arribo de miles de millones de dólares por parte de empresas de capital nacional, e incluso internacional.

Se detonaría el empleo y se generarían más de cincuenta mil plazas; se tendría una oferta permanente de terrenos, casas y locales comerciales; y se darían repercusiones favorables entre operadores de bienes raíces, constructores, y toda clase de gente ligada a la industria y al comercio.

En el proyecto original, el gobierno aportaría el capital suficiente para crear la infraestructura necesaria, que consistiría en elementos de carácter técnico, tecnológico, de comunicación, de logística, así como la captación y orientación de la inversión del sector privado.

Independientemente de lo anterior, mediante programas específicos, se otorgarían beneficios y facilidades fiscales, y se desarrollarían diversos incentivos para el sector empresarial que decidiera jugársela con el proyecto. También, habría un tratamiento diferenciado en lo que se refiere a las complicadas cuestiones aduanales.

Lo que sucedería dentro de los perímetros planeados y a su alrededor, era de una magnitud incalculable, toda vez que los polígonos seleccionados tendrían un considerable desarrollo urbanístico, con el consecuente beneficio para los constructores y financiadores de vivienda, hoteleros, restauranteros, y toda la cauda de negociantes que suelen acompañar este tipo de desarrollos.

El gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, en pleno ajetreo y entre abrazos por su cumpleaños, lo dijo con firmeza: “…cada ZEE es un polo de desarrollo y crecimiento para los Estados”. Su pasión y también su contrariedad, bien se explican si tomamos en cuenta que se trata de un programa de singular importancia para su gobierno, por los beneficios que traería al puerto de Seybaplaya, a Ciudad del Carmen y a Campeche.

El golpe ha sido dado y al parecer no habrá marcha atrás. Tal y como ocurrió en su momento con el NAIM, el proyecto ha sido oficialmente cancelado y el anuncio formal lo dio personalmente el presidente en una de sus conferencias mañaneras. “Derroche de recursos que sólo sirvieron para hacer negocios”, fue su principal y más firme argumento.

Ahora bien, si nos atenemos a lo sucedido con el gigantesco puerto aéreo que se levantaba sobre la cuenca lacustre de Texcoco, cualquiera que fuera la causa y sus previsibles o imprevisibles consecuencias, el gobierno federal de inmediato propuso una alternativa, consistente en habilitar -o rehabilitar- el viejo aeropuerto de Santa Lucía en el estado de México. Estaban en su derecho, lo decidieron y lo están haciendo.

Entonces pensamos que en el caso de Campeche y en particular de las fallidas Zonas Económicas Especiales, la imaginación de Moreno Cárdenas y de los funcionarios de su administración, ya debe estar -y lo está- trabajando para proponer, o si es el caso, aportar ideas para la implementación de un programa alterno que como bien dice el jefe del Ejecutivo, “… como se llame, que se aterrice el beneficio económico para nuestro Estado” ¡Y seguro que así será!

LA SEMANA LABORAL SE ALARGA

Fue en la década de los setentas cuando se estableció una nueva política laboral para la burocracia. Cuarenta horas distribuidas en cinco días de actividad. Se pretendía ahorrar en energía y combustibles, mejorar el medio ambiente con la reducción del tráfico vehicular y, principalmente, ajustarse a estándares internacionales establecidos en Norte América y en particular, en Europa, de donde se tomaba el término: Semana Inglesa.

Hoy día, declarado por el presidente y ratificado por las comisiones unidas de Hacienda y de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, se aprueba la Ley de Austeridad Republicana. Buena medida si de reducir elevadas prestaciones a altos funcionarios se trata.

Sin embargo, como complemento de lo anterior y, “…para administrar los recursos humanos con eficiencia, eficacia y economía, y mejorar la prestación del servidor público, los integrantes del Poder Ejecutivo laborarán de lunes a sábado, en los términos y condiciones que fije la normatividad correspondiente”. En suspenso temporal la jornada sabatina, no cancelada. Lo analizamos.

En la actualidad, el gobierno federal alberga aproximadamente a un millón setecientos mil trabajadores de base y de confianza. En los gobiernos de los estados, dos millones doscientos cincuenta mil, y otro millón en los municipios. Un total cercano a los cinco millones, porque se puede asegurar que la iniciativa escalará a los tres poderes y los niveles.

Si contara la llamada cuota de género, conservadoramente habría en activo por lo menos dos millones de mujeres. Es válido imaginar que de ellas, alrededor de un millón son divorciadas, viudas, madres solteras o bien, esposas responsables obligadas a ocuparse en un trabajo para apoyar el gasto familiar.

Por experiencia sabemos que las amas de casa en situación de empleo, ocupan la mayor parte del día en sus variadas labores. Madrugan para atender a sus hijos, vestirlos, calzarlos, alimentarlos, llevarlos al colegio y correr al trabajo. Por la tarde o noche, comida o cena, y a preparar lo del día siguiente.

Para las estimables damas la faena no concluye los viernes por la noche. Es el sexto, un día de especial ajetreo por las obligaciones de lavar y planchar la ropa, ir al mercado o al súper, disponer la comida de la semana, llevar a los niños al deporte y otras tareas domésticas. El domingo, por fin, el parque, el cine, un modesto día de campo, un paseo por el zócalo, o el servicio religioso semanal.

Imaginemos que sucedería si las señoras se vieran obligadas a presentarse los sábados a sus oficinas u otros centros de trabajo. Encomendar a los niños con la vecina, llevarlos con los abuelos, tal vez encargarlos con la portera del edificio o con los hermanos mayores ¡Dramático!

… Y ALGO MÁS

El PRI y su actuación en nuevos espacios

El Partido Revolucionario Institucional y sus dirigentes, incursionan en espacios intocados, como el de la inclusión con respeto a personas y grupos vulnerables, tal como lo hacen los Patronatos del DIF y de Grande de Corazón, a cargo de las señoras Christelle Castallón de Moreno y Victoria Damas de Aysa, respectivamente.

“Cuando la sociedad excluye, se incapacita, pero cuando incluye, se fortalece”, diría Jorge Lazo al suscribir junto con Norma Angélica Aceves, secretaria de Atención a personas con discapacidad del CEN tricolor, el llamado “Decálogo por la Inclusión”, en el que como partido se pronuncian por los derechos de las personas con discapacidad, garantizan su dignidad, autonomía e igualdad, y dan un no rotundo a la discriminación.

LA FERIA ANUAL CHENERA

Como cada año, el Hopelchén de amores y desamores juveniles, celebró su Feria del Maíz y la Miel. Delio Carrillo, titular de Cultura estatal y Sandy Areli Baas, presidenta municipal, la inauguraron. Extrañamos el relleno negro, las luces y algarabía de esa feria grabada en lo mejor de los recuerdos.

 

 

 

 

You may also read!

Transportistas exigen subsidio o incremento a las tarifas

Pararon más de 100 unidades y las estacionaron en los alrededores de la zona Ah Kim Pech; los choferes

Read More...

Evalúan acciones titulares de la Sedesyh y Codesvi

El secretario de Desarrollo Social y Humano, Christian Castro Bello, sostuvo una reunión de trabajo con el director de

Read More...

Certifica CELE dominio del español: Saravia L.

La rectora de la UAC afirma que se garantizan estándares de calidad y buenas prácticas, así como el uso

Read More...

Mobile Sliding Menu