De mucho, un poco…

In Opinión

Hernán ARANDA GONZÁLEZ

Conservadores, reaccionarios, liberales… y los otros

El presidente tiene prisa, ya lo habíamos comentado. Su apuro lo justifica en el deseo legítimo de mejorar la vida de los pobres. Su misión y su visión de corto plazo, acabar con la corrupción, y de paso, borrar cualquier vestigio de la presencia y acción de los neoliberales.

Tiene experiencia en la cosa pública, es innegable. Sus conocimientos provienen de un cargo en una administración priista de los ochentas en un programa social en su natal Tabasco, y su paso por el gobierno del antiguo Distrito Federal.

En su camino no conoce límites. Sus decisiones las apoyan y legitiman treinta millones de votos, un ejecutivo que no lo contradice, y un legislativo que no tiene otra opción o intención que complacerlo.

En el afán de cumplir a sus votantes, y muchas ocasiones en contra de los veintiséis millones que no lo somos, no lo piensa dos veces para descalificar, personalmente o a través de sus voceros oficiosos, a periodistas y columnistas que no están de acuerdo con su forma de gobernar o tienen opiniones diferentes.

Lo apoyan sin orden ni mesura en las que llama “benditas redes sociales”. Conforme a un patrón repetitivo, “argumentan” mediante el insulto, la descalificación, la negación sistemática y el divorcio de las reglas gramaticales. Con ese ímpetu, llaman vendidos, fifís, hasta conservadores a quienes critican y no aplauden.

Por cierto que, lo que hoy se califica como conservador, derechista o reaccionario, en un principio no tenía exactamente ese significado. El término “Reaccionario” nació de un período de la Revolución Francesa, la “Reacción de Termidor”, consecuentemente, la caída de Robespierre. Termidor, como el cálido julio, undécimo mes del año del Calendario Republicano Francés del siglo XIX que comenzaba en septiembre, y como el suculento guisado cremoso.

Hay que recordar que, la famosa Reacción, marcó el final de la etapa del Terror alentada por la cruenta arma de Monsieur Guillotin, y el dominio de los republicanos moderados o “termidorianos”.

Reaccionarios, estigmatizaron las “clases populares” a los que no estaban de acuerdo con los principios revolucionarios. “Fuerzas reaccionarias”, calificaron a los segmentos de la población que soñaban con la restauración de la monarquía.

El jurista y pedagogo judío alemán del siglo XIX, Georg Jellinek, expone una teoría en la que clasifica a los partidos y a los políticos de tres maneras: Reaccionarios, los que quieren retornar a una hegemonía anterior -monarquía-, y anhelan recuperarla (igual que traer de regreso con honores a Porfirio). Conservadores, LOS QUE ESTÁN EN EL PODER, porque “cuentan con la mayor fuerza social y aspiran a conservar su situación privilegiada”. Revolucionarios o Progresistas, los que aspiran al poder con visión nueva o renovada.

En esencia y no sólo en teoría, resultaría que el partido en el poder, obedece a la regla de Jellinek, y en ese sentido, es conservador, habida cuenta de que su más grande anhelo y permanente intención es conservar su situación privilegiada.

Los Revolucionarios o Progresistas, serían los de la oposición, porque “aspiran al poder con una visión nueva o renovada”. Si así no fuera, no habrían aprendido la lección del primer domingo de julio.

CAMPECHE MERECE Y NECESITA DE LAS ZEE

Ni bravucón, ni arrogante, menos grosero; sin embargo; sonó fuerte la voz del gobernador en un video que circula en las redes sociales. El motivo, expresar con firmeza su sentimiento por lo que considera un duro golpe a las ansias de progreso de Campeche.

Y no era para menos la causa del enérgico mensaje, un programa de muy alta importancia para la economía campechana se está cancelando, al parecer, por una decisión infundada en la que no prevaleció el análisis, ni la investigación. Simplemente, porque se trata de un proyecto concebido el sexenio anterior.

Sus detractores, reales o inventados, instigados o pagados, tienen interés en dañar al estado, con la absurda idea de erigirse después como sus salvadores. No tuvieron otra ocurrencia que acusar tráfico de influencias y negocios al amparo del poder.

Lo dijo el gobernador como parte de sus comentarios: no se han hecho negocios, si acaso, operaciones de intercambio y permuta, para dotar al gobierno federal el área necesaria para los polígonos. Si hubiera desconfianza, cabe algo muy sencillo para esclarecerlo.

Indiscutiblemente, basta con acudir al Registro Público de la Propiedad, revisar los antecedentes de compra y venta de todos los terrenos aledaños, sus superficies y sus precios. Este simple acto despejaría muchas dudas y callaría muchas bocas. Pensamos.

… Y ALGO MÁS

Le faltaría un solo clavo a esa cruz

De aquí y de otras latitudes, son múltiples y variadas las muestras de apoyo a Alejandro Moreno Cárdenas por el reciente video ampliamente difundido en el que hace un llamado enérgico a la dirigencia nacional del PRI para que no se deje presionar y respete los acuerdos del Consejo Político Nacional de fines de febrero, y en ese sentido, realice el proceso de selección de la nueva dirigencia mediante consulta directa a la base.

Legisladores locales, empleados de gobierno, gente común como usted y como yo, también el presidente del Comité Directivo Estatal, Jorge Lazo Pech, han levantado la voz para fijar postura. La intención, impedir una lamentable pifia encaminada a tratar de descarrilar la justificada pretensión de Moreno Cárdenas de presidir el partido para cambiar sus métodos y procedimientos. Democratizarlo, en una palabra.

Tenemos que confesar que en un principio, afirmamos y sostuvimos que este método no era el más adecuado, porque podría resultar en una división comparable con la que se generó tras la candidatura a la presidencia de un hombre escaso de personalidad y, aunque preparado, sin experiencia política ni nexos con el partido. El resultado, ya lo conocemos.

Ahora, sensibilizada la militancia y bien arraigada la idea de proceder democráticamente, se pretende desconocer los acuerdos del CPN, y designar mediante “dedazo” a alguien que convenga a un grupo que trata de adueñarse del partido para sus personales fines.

Lo escribimos una, dos, tres veces, la cruz ya tiene un clavo y este sería el segundo, y hay que recordar que sólo se requieren tres para una dolorosa crucifixión ¡Al tiempo!

NI VENCEDORES NI VENCIDOS

Se puede ser apasionado y defender puntos de vista, pero debe prevalecer el acuerdo civilizado. Así lo hacen López Obrador y Moreno Cárdenas, y qué bueno que se sume Eliseo Fernández. Ni vencedores ni vencidos. México y Campeche por sobre todas las cosas.

Por fin se dio la reunión entre gobernador y alcalde, a la que este último calificó de provechosa. Conectar sus agendas y, como sucede en los restantes municipios, realizar un trabajo conjunto, es una loable intención.

Como sucede en otros ámbitos, el joven presidente municipal culpó a los medios de comunicación de la percepción que se tiene de que existe un enfrentamiento. “Y eso no es sano, no es bueno, que no es conveniente y en ese sentido vine a platicar con el Gobernador”, dijo Fernández.

También, responsabilizó a las administraciones anteriores -cuatro en total que incluyen una de su partido-, de no haber cubierto las obligaciones que corresponden al ayuntamiento: cuotas obrero patronales, compromisos con CFE, ISSSTECAM, IMSS, y otras instituciones.

Mientras la nueva relación se consolida y de cara al conocido antecedente de que entre Alejandro y Eliseo existió una excelente relación personal en la primera juventud, deben efectuarse algunos cambios y ajustes necesarios.

Para comenzar, instruir a los “seguidores” en redes sociales, lo mismo a los colaboradores de más confianza y cercanía, que deben cesar las ofensas. Los apoyos fluirán, téngase por seguro.

 

You may also read!

Transportistas exigen subsidio o incremento a las tarifas

Pararon más de 100 unidades y las estacionaron en los alrededores de la zona Ah Kim Pech; los choferes

Read More...

Evalúan acciones titulares de la Sedesyh y Codesvi

El secretario de Desarrollo Social y Humano, Christian Castro Bello, sostuvo una reunión de trabajo con el director de

Read More...

Certifica CELE dominio del español: Saravia L.

La rectora de la UAC afirma que se garantizan estándares de calidad y buenas prácticas, así como el uso

Read More...

Mobile Sliding Menu