Fe que mueve montañas

In Opinión

Pbro. Ulises PAAT EK *

Más de la mitad de las personas de la tierra saben que hace dos mil años, un hombre llamado Jesús vivió en las aldeas de Nazaret, en lo que hoy se conoce como Israel. Cuando cumplió 30 años inició un recorrido por todos los pueblos del área de donde vivía, predicando el evangelio de Dios, y se ganó un buen número de discípulos. Aparte de predicar, sanó enfermos, multiplicó panes y peces, dio vista a los ciegos, entre otros milagros y prodigios. Aunque trajo alegría y restauración a las familias de su tiempo, Jesús no duró mucho en su trabajo de predicador; los historiadores creen que solo estuvo realizando esta labor tres años y medio.

Antes de terminar su existencia corporal en este mundo, Jesús experimentó una semana muy intensa en su vida; llena de milagros, discursos y preguntas, durante estos siete días, uno de sus seguidores lo traiciono, los líderes religiosos de su tiempo que no compartían sus ideales lo crucificaron, pero al final la Biblia nos dice que resucito. A este tiempo se le llama “Semana Santa” y todo buen creyente de Jesús la recuerda con amor y solemnidad. Cada día Jesús realizó algo que marcó a sus discípulos y a las generaciones posteriores. Esta semana estamos recordando estos sucesos de la vida del Salvador. Hoy se le llama “Lunes de Autoridad”, ya que el Maestro ejecutó actos muy importantes que reflejaron su autoridad como Hijo de Dios.

Uno de ellos fue que maldijo a la higuera por no tener fruto, la Biblia dice que cuando regresaba a Jerusalén, en el camino le dio hambre, entonces vio una higuera y se acercó para comer uno de sus frutos, pero el árbol no tenía nada que ofrecerle a este caminante, entonces Jesús maldice a la higuera y le dijo: que nunca jamás nazca de ti fruto (Mateo 21:19) y luego la higuera se secó. Esto maravilló a sus discípulos, aunque ellos estaban acostumbrados a ver que su Maestro realizara milagros esto era nuevo, pero Él le dijo: De cierto os digo, que si tuvieréis fe, y no dudaréis, no solo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijeréis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis. (Mateo 21:21-22).

En este suceso se nota la autoridad de Jesús sobre la naturaleza, ya que al maldecir a la higuera esta se secó, pero como buen Maestro, aprovechó el momento para darle una lección de fe a los que estaban con Él, pues les instó a que recalibrarán su fe para poder recibir sus peticiones. Por naturaleza toda persona tiene fe, es algo que Dios puso desde que creó al ser humano, pero muchas veces esta fe no logra su objetivo, porque no se está dirigiendo a la persona correcta. Jesús dijo que se debe pedir en oración, esta oración es dirigida a Dios y si se hace de esta manera se recibirá lo que se pide.

Entonces ¿Cuál es tu petición hoy? ¿Qué milagro has estado esperando? ¿En qué deseas que Dios te ayude? Hoy es el dia de acercarse a Jesús en oración, creyendo y esperando el milagro del cielo. No lo dudes, acuérdate que tiene autoridad para responder a cada petición de tu corazón. Si pudo secar la higuera ¿A caso no podrá con las circunstancias de tu vida?

*Director del Instituto Bíblico Logos.

 

You may also read!

Comercios confían en el turismo

Los integrantes de la Asociación de Comerciantes, Pequeños y Micro Empresarios Isla del Carmen (Comisca) esperan que los turistas

Read More...

Cínicos apalean a Ninis

SOFTBOL Humberto Pech disparó par de bambinazos, Edgar Oreza, Gustavo Romellón y Oscar Dzul agregaron vuelacercas cada uno para

Read More...

Será Carmen motor de economía local: CMAG

En su primera gira de trabajo por la isla, el Gobernador entrega a microempresarios créditos de Bancampeche y Economía

Read More...

Mobile Sliding Menu