Federación Vs Estados

In Opinión

<p>Es evidente que <strong>Felipe Calderón </strong>ya encontró una manera de refugiarse. Alega el refranero popular que no existe mejor defensa que el ataque. El hombre tardó en entenderlo pero ahora está desatado contando, claro, con el Ejército, la Marina y la Policía Judicial Federal, aunque mantiene que son más, muchos más, los agentes estatales y municipales, con sueldos paupérrimos por cierto en comparación con cuanto obtienen los federales, y a ellos responsabiliza de las infiltraciones severas de las mafias cuyo dominio territorial se extiende de manera irremisible y en demostración fehaciente de quienes son los que van ganando la "guerra".</p><p>No dice <strong>Calderón</strong>, por supuesto, que el reguero de sangre por todo el país como consecuencia del enfrentamiento de las distintas tropas gubernamentales y la delincuencia organizada -situada en una media de 50 mil víctimas de acuerdo a distintas versiones; la oficial reconoce a más de 43 mil-, no ha servido para disminuir los flujos de estupefacientes hacia la Unión Americana en donde el Departamento de Seguridad Interna publicó un documento en el cual se muestra con claridad que las drogas siguen fluyendo sin el menor menoscabo hacia la poderosa nación vecina en donde, por cierto, se "esfuman" los cargamentos, se venden las armas destinadas a los narcos sobre todo y se distribuyen las mercancías del vicio a las doscientas ciudades más pobladas del país sin que retén alguno lo impida. Nosotros, por supuesto, seguimos poniendo a los muertos como si se tratarse de una dantesca escenografía.</p><p>De acuerdo a la Secretaría de Seguridad Pública, a las órdenes de <strong>Calderón </strong>a través del sinuoso <strong>Gerardo García Luna</strong>, existen 198 mil 321 policías de carácter estatal, 167 mil 938 municipales y "sólo" 35 mil 450 federales. Con esta estadística los funcionarios de la dependencia presuponen, de manera errónea, que la corrupción mayor se encuentra en las entidades y no en el núcleo centran en donde las revisiones y condiciones de ingreso son mucho más profesionales y, por supuesto, otorgan una mayor confianza a la sociedad. Tal es una quimera, por supuesto, como la "utilidad" de los búnkers en los que faltan operadores y sobran conferencias para exaltar las realizaciones del régimen federal en curso.</p><p>En realidad, el riesgo mayor, en cuanto a infiltraciones non santas, recala en las líneas soterradas del Ejército y la Marina, específicamente los mandos medios y no pocos generales -a diferencia de otros, cansados de la corrupción ingente y desesperados porque se haga una limpia de una vez por todas-, con los "capos" y sus lugartenientes para simular combates y, sobre todo, retenes en sitios que son fácilmente vadeados por los grandes cargamentos hacia el norte. Para colmo, el señor <strong>Calderón</strong> abonó carreteras y puentes, desde los puertos en donde se dan los mayores desembarcos de la cocaína sudamericana, mientras la población, en un estado sin ley, deja de transitar por las grandes obras "del sexenio caminero". El cuento, tan publicitado, no repara en que podemos aplicar un poco de inteligencia para señalar a los verdaderos beneficiarios.</p><p>Pero, claro, es bastante más sencillo señalar -y difamar- a los eslabones más débiles de la cadena. Porque no se olvide, además, que la persecución y confinamiento de los narcotraficantes y otras bandas multinacionales de delincuentes -por ejemplo, los terroristas en crecida en México- corresponde al gobierno federal cuyos pertrechos y elementos parecen insuficientes ante la capacidad de fuego de los "malos" que tan bien se surten en cualquiera de los mil 400 almacenes especializados a lo largo de la frontera entre México y los Estados Unidos y con el beneplácito no sólo de la Casa Blanca sino del Congreso de aquel país. De esta facilidad surgieron los célebres <em>"minutemen"</em>, de Arizona, con licencia para "cazar" -tal es el único término disponible- a los indocumentados que osen por atravesar los patios de los poderosos granjeros estadounidenses que colindan con el territorio mexicano. Ninguna otra opción se les ha ocurrido: sólo la muerte y la persecución con todas las ventajas imaginables. (Por cierto, una barbarie bastante peor a la supuesta que engloba a la tauromaquia dentro de la violencia sin percatarse en otros valores del espectáculo que, desde luego, podrá tener crisis de moda -hasta la Iglesia las tiene- pero no se extinguirá. Abundaremos al respecto).</p><p>DEBATE</p><p>Con el mismo cinismo como los anglosajones juzgan a la fiesta de toros, sin detenerse en la brutalidad de las cacerías ni en la manera cómo se cocina a las langostas, arrojándolas a calderos hirvientes, entre tantos otros actos de crueldad extrema con los animales-, el régimen federal le tira la pelota a los gobernadores, específicamente a los priístas e incluso a uno que otro panista -como en el caso del ex de Aguascalientes, <strong>Luis Armando Reynoso Femat</strong>, a quien ni siquiera se indaga por la represión sostenida a los comunicadores de la entidad-, para curarse en salud, aun cuando recae la responsabilidad en las instituciones de fuerza pública al mando del llamado "Comandante Supremo" -a quien, por cierto, le quedó grande el chaleco militar desde el primer día de revista a las acartonadas tropas-. Es él quien debe responder en primera instancia.</p><p>Conversando recientemente con el ex gobernador de Veracruz, <strong>Fidel Herrera</strong>, a quien no pocos señalan como promotor de los grupos delincuenciales, ste me dijo sin miramientos:</p><p>-Todo esto lo ha orquestado la misma mano. La de <strong>Miguel Angel Yunes</strong>, ahora nuevamente en campaña. Hace unos días comenzaron aparecer monumentales con su foto y la leyenda: "La Lucha Sigue". Es como una especie de declaración de guerra mientras continúan apareciendo cadáveres sin que ello implique que las víctimas fueron ejecutadas en Veracruz. Muy cerca está Tamaulipas y allí la matazón entre zetas y "mata zetas" está a la orden del día.</p><p>Lo que es evidente, sin duda, es la capacidad para descomponer a un estado pujante, en este caso Veracruz, proveedor de dos millones 400 mil votos con vista a las elecciones federales de 2012 -el punto neurálgico de la cuestión- en poco más de dos meses y en pleno arranque de la administración de <strong>Javier Duarte de Ochoa</strong>, a quien no puede achacársele descuido alguno por la ausencia de información de los mandos federales que, con soberbia inaudita, violentan la soberanía estatal, esto es sin dar cuenta de sus acciones al gobernador de la entidad vulnerada, y después, con la mayor desfachatez alegan que son culpables las autoridades locales por el alza de una violencia que no sólo se da en una región del país sino se extiende a toda la República. ¿En dónde está entonces el verdadero mal?</p><p>Estamos ante la mayor hipocresía de la que tengo memoria con evidente dedicatoria hacia el proceso electoral federal cuyo desenlace pudiera ser turbulento en la medida en la que la autoridad central se observe en peligro de perder el poder. Pero, y los mandos castrenses? ¿Acaso no se formaron en la idea de que la derecha era reaccionaria y, por ende, un riesgo latente? Lo señalo a sabiendas de que los adjetivos están en la mente de todos:</p><p>A).- Andrés Manuel es un peligro, de acuerdo a los estrategas del PAN en 2006 y 2011.</p><p>B).- El retorno del PRI sería "una tragedia" según dijo Marcelo Ebrard.</p><p>C).- El continuismo del PAN es un severo riesgo con grandes elementos de ingobernabilidad, según sus adversarios.</p><p>Lo peor: nosotros, amables lectores, deberemos resolver la encrucijada.</p><p>LA ANECDOTA</p><p>En una de mis obras -<P+>"Los Escándalos", 1999-, en las vísperas de la salida de Manuel Bartlett del gobierno de Puebla, entidad a la que atenaceó sin pudor, sugería que la DEA a lo mejor se planteaba aprehender al personaje a quien se seguía causa en los Estados Unidos por sus presuntas vinculaciones non santas. Fue entonces cuando recibí la llamada del agente <strong>Antonio Zárate Bustamante</strong>, de la DEA, quien me dijo, auricular de por medio:</p><p>-No sabe usted cuántas veces nos hemos planteado lo que usted sugiere: llegar a Puebla, en helicópteros, y sacar de allí a <strong>Bartlett</strong>.</p><p>-Oiga, yo jamás hablé de una invasión.</p><p>-Pero nosotros sí… al calor de los graves acontecimientos.</p><p>Fue este el primer conato de lo que ahora, por desgracia, ya está en la mente de más personajes de la Unión Americana. ¡Y <strong>Bartlett </strong>se dice ahora de izquierda para blindarse en su ancianidad decrépita!</p><p>E-Mail: <strong>rafloret@yahoo.com.mx</strong></p>

You may also read!

Llega Gerardo Montero a la Rectoría del IC

A partir de ayer, el Instituto Campechano cuenta con nuevo Rector: Gerardo Montero Pérez, rindió protesta de ley para

Read More...

Llegaríaen unidad Manuel Lazo a la dirigencia del PRI

Hoy vence el plazo a las 18:00 horas para el registro de solicitudes Hoy, en punto de las 18:00

Read More...

Juez Especializado atenderá caso de la Godoy: Herrera

Por tratarse de dos menores de edad, la Fiscalía General Especializada no tiene permitido dar más detalles del caso

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu