Financiamos Ricos

In Opinión

<p>En los Estados Unidos, en donde florece Wall Street a costa de los acreedores de todo el mundo -con México y su gobierno en el pódium-, el galón de gasolina bajó aproximadamente un dólar, esto es un treinta por ciento, de acuerdo a la fluctuación de los precios del petróleo colocados en la franja de los 40 dólares por barril. Bien recordamos que apenas en 2008, bajo el gobierno del usurpador <strong>calderón</strong>, la economía mexicana se mantuvo gracias, sobre todo, a que se pagaba hasta 110 dólares por barril. El desplome es bárbaro y, por supuesto, el llamado "oro negro" ya no puede establecerse como un ingreso seguro y confiable para el futuro.</p><p>Los impostores nos pegaron donde más nos duele. Y acabos, sin eufemismos, financiando a los ricos vendiéndoles nuestro recurso primario como ganga y todo esto después de una reforma energética cuyo basamento era, precisamente, la perspectiva al alza. El derrumbe posterior significó para PEMEX, desgajada, una tremenda valor de cabildeo, encabezada por el presidente más empobrecedor de la historia, para no dejar ir a los presuntos compradores quienes, claro, aprovechando la desesperación oficial, fueron fijando sus condiciones cada vez con mayores cargas para la paraestatal. Y en tales condiciones, como si fuese un pepenador, el señor <strong>peña</strong> recorre Europa, Asia y los Estados Unidos recibiendo preseas a cambio de nuevas ofertas de nuestros recursos naturales. México for Sale.</p><p>Así como los Estados Unidos si devolvieran todo lo robado sólo se quedarían con la célebre Estatua de la Libertad, faro de los inmigrantes en otros tiempos, y tal fue un regalo de Francia, en México se miden las cosas con la visión contraria: tras las ventas de garaje de la administración peñista posiblemente nos quedemos con la Columna de la Independencia para la cual ya hay varios interesados en colocarla en alguno de sus enormes patios de Las Lomas creyendo que así alcanzarán alguna indulgencia histórica. ¡Cuánto miedo le tienen al juicio político final!</p><p>Y no es sólo un rumor. Recuérdese que los <strong>fox</strong>, ella y él naturalmente, se dieron a la tarea de construir, en su heredad de San Cristóbal, una réplica del despacho presidencial de Los Pinos para evitar las puñaladas de la añoranza y sentir que el tiempo se detuvo en el infeliz periodo del "cambio" en donde el único perceptible fue la posibilidad, ingrata y frustrada, de que la pareja se mudara de un lado al otro del lecho romántico de la cabaña última… aunque la señora <strong>marta</strong>, grandilocuente, hubiese preferido trasladarse al Castillo de Chapultepec escudriñando en los vestidores de <strong>Carlota</strong>, la loca de Miramar.</p><p>Por supuesto, hay reacciones. Ni siquiera en los tiempos de <strong>salinas, zedillo o calderón</strong>, tras el inicio de la guerra inútil entre mafias -matan y matan mientras la droga sigue fluyendo al gran mercado de consumo mundial manteniendo valores y sin disminuir un solo gramo sino al contrario-, un mandatario mexicano había sido tan repudiado, a menos de la mitad de su mandato, como el señor <strong>peña</strong>. Y no son las exhibiciones de su torpeza, una evidencia de sus enfermedades y no de ignorancia como estiman muchos -sería terrible lo segundo al considerar que si nos gobierna un sujeto sin cerebro es porque los mexicanos estamos en condición peor-, ni siquiera las muestras incalificables de la mayor corrupción que hemos atestiguado, las señas de un mandato infecundo y paralizante: lo peor es su desprecio por la democracia y la ceguera ante el hecho indiscutible de ser repelido por el ochenta y cinco por ciento de los mexicanos, entre los cuales le ofrecen una calificación de 4.7 por ciento por su labor. ¡Reprobado! Y todavía no alcanza, insisto, el tercer año de su gestión.</p><p>Quizá por ello se siente obligado a ofrecer cenas suntuarias a directores generales de corporativos privados, como Blackrock, esto es ni siquiera a los presidentes de la firma, en Palacio Nacional y con tratamiento propio para jefes de Estado y una exhibición frenética de largas mesas con candiles y fruteros semejantes a los del Palacio de Buckingham, en Londres. La aristocracia mexicana a plenitud.</p><p>Todo este glamour a cambio de ir perdiendo valores y defensas sin posibilidad siquiera de réplica. ¿Tenían o no razón quienes se opusieron a una reforma jamás consensada entre los mexicanos, en franco desprecio a la soberanía popular, y con el visto bueno de un peti comité encabezado por <strong>luis videgaray caso</strong>, el economista tuerto, cuya hazaña mayor consiste en haber devaluado al peso, desde diciembre de 2012, en un treinta por ciento… muy a pesar de las reservas monetarias del Banco de México que, por cierto, también van para abajo y se sitúan en poco más de 190 mil millones de dólares, cinco mil millones de pesos menos que a principios de año. Un desastre desde los cuatro costados de una estructura rebasada e infecunda.</p><p>Las decisiones, entonces, no benefician a los mexicanos sino a los invitados de honor a las cenas del Palacio Nacional, desde monarcas protectores de las grandes empresas de sus países hasta funcionarios de firmas administradoras de activos invitadas a "mover" al país dentro de sus bolsillos como lo hacen los "peladitos" de barrio escudriñando por dentro de sus pantalones.</p><p>Nos han medido en toda la extensión de la palabra; al gobierno y a la ciudadanía que lo soporta, murmura pero no se atreve siquiera a sancionar social y políticamente al mandatario ilegítimo -lo es en cuanto a una mínima porción de la población lo avala frente al repudio de una mayoría que crece y se acerca a la unanimidad, incluyendo a la "primera diva", <strong>Angélica "La Gaviota"</strong> cuyas rabietas se convirtieron en significativas ausencias que dejan solo, más que nunca, al presidente-, temerosos de una represión que sólo podría darse bajo términos de una gran traición de las fuerzas armadas cuya fidelidad primera está con el pueblo y no con los poderes fácticos. Me temo que algunos mandos castrenses ya se lo están pensando.</p><p>Dicen que van a intentar "parar" la caída del peso. Para el efecto siembran, los economistas oficiales, una desconfianza tal entre los inversionistas nacionales que sólo uno de cada diez confía en su gobierno y en quien lo dirige. ¿No entenderán que la única manera de revertir el caos creciente es la renuncia inmediata de medio gabinete -a lo mejor nos enteramos que es mejor ni siquiera substituirlos como cuando después de los sismos, al caerse los edificios de la Secretaría de Comercio y el de la Marina, entre otros, percibimos que marchaba mejor el país, mejor organizado por la propia ciudadanía, sin los burócratas terroristas ni los marineros de asfalto. De verdad, dentro del inmenso dolor por los muertos -jamás cuantificados como los "desaparecidos" de la actualidad-, fue una brizna de aliento.</p><p>Fue entonces cuando mi amiga, la excelsa <strong>Margarita Michelena</strong>, periodista sin par -ésta sí y no tantos a quienes se ha honrado en los últimos años-, dió una sentencia inapelable que sigue teniendo vigencia tres décadas después:</p><p>—Nuestro país está gobernado por hombres con pantalones a media asta. (Ahora habría que agregar a las mujeres con minifaldas caídas. Ya sabrán ustedes aunque lluevan los desentonados gritos de ¡misógino! en un entorno en el cual la caballerosidad se confunde con estupidez institucional).</p><p>Luego surgiría mi versión sobre la "cofradía de la mano caída", surgida de lo más profundo del delamadridismo, con <strong>emilito gamboa</strong>, el pederasta, como operador principal, sin el menor sentido homofóbico: el amafiamiento no tiene que ver con las preferencias sexuales sino con las complicidades de alcoba. Hay una enorme diferencia.</p><p>Y, claro, somos tan poderosos que podemos facilitarles las existencias a los estadounidenses y europeos que nos cobran el petróleo casi regalado mientras sus economías salen del bache mientras nos dejan sumidos en éste. No se puede aguantar más: PARO NACIONAL, 14 DE OCTUBRE.</p><p>DEBATE</p><p>Algunos lacayos dependientes del presupuesto se lanzaron en defensa del gobernador <strong>Velasco</strong> aduciendo, entre otras sandeces, que como chiapanecos no podían permitir que se ensuciara a Chiapas con faltas de respeto al mandatario. Una muestra extrema de hasta donde han llegado las deformaciones conceptuales que nos remiten a los lances retóricos de la década de los setenta del siglo pasado cuando el presidente era visto como el Estado, el gobierno y la patria misma:</p><p>—¿No ves que porta la banda tricolor? -llegaron a alegarme los esbirros del priísmo hegemónico-.</p><p>Esto es, ¿un símbolo es la nación misma? Pues no. Ni siquiera nuestro bello Himno Nacional, tocado siempre cuando llega o se va el mandatario en funciones, puede considerarse, pese a ser una marcha bélica grandiosa, representativo de la nación y el Estado presente. Es una seña vibrante, sólo eso, que nos aglutina. Pero la patria, la nación y el estado son conceptos diversos. Debieran saberlo los educandos que forman el gabinete.</p><p>La patria es conjunción de historia y territorio, la nación el conjunto de mexicanos y el estado la estructura libertaria que envuelve la defensa de nuestra soberanía. El presidente es sólo un mandatario -quien obedece- y no un mandante -aquel que manda-. Por eso, claro, el artículo 39 de la Carta Magna establece, con claridad, que la soberanía recala "esencial y originariamente" en el pueblo, no en el gobierno ni en los poderes de la Unión. Pero, al paso del tiempo, la autocracia hizo desaparecer los conceptos y el espíritu del Constituyente hasta convertirlos en amasijos inservibles, fracturados.</p><p>Y de estas desviaciones -además de las hormonales que van de un lado a otro-, se fundamentan, a falta de conocimientos y criterios propios, los perrunos adalides del continuismo y los incondicionales de supuestos intocables que se dicen demócratas cuando se trata sólo de defender sus posiciones y las de los suyos. Son, lamentablemente, los peores engendros de nuestra gran nación.</p><p>LA ANECDOTA</p><p>En esto de la política aumentan las nostalgias. Yo no sé a quiénes se les ocurrió apoyar la estulticia social de prohibir los circos con animales sin siquiera llevar a cabo una consulta con la ciudadanía. Pero, a falta de ellos, se convirtieron en herederos de la tradición y saltan por los aros de la impudicia convertidos en caninos de dos pies. Me han dicho:</p><p>—Los animales tienen tantos derechos como los humanos.</p><p>De ser así, ruego que me adopte una mascota para dejar de teclear y hacer felices a los animalistas que se oponen al humanismo. Ya hasta restaurantes existen para los de pedigree. Es cosa de sangre.</p><p>E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com</p><p>Búsquenos en Facebook con VIDEOS y MENSAJES cada día.</p><p>LA DEMOCRACIA NO TERMINA EN LAS URNAS SINO COMIENZA EN ELLAS. Y SI NOS ATENEMOS AL CONCEPTO DE SOBERANIA POPULAR -UNA EFEMERIDE QUE INICIARA EL 14 DE OCTUBRE-, NI SIQUIERA LAS OBRAS PUBLICAS PUEDEN HACERSE SIN QUE LO QUIERAN LOS SUPUESTOS BENEFICIARIOS. DICHO ESTO, EN PRESIDENTE MASARYK, EN POLANCO, ESTAN DESTROZANDO EL CONCRETO ANTES COLOCADO PORQUE SE LES OLVIDO COLOCAR UNA TUBERIA. Y ASI REZA UN LETRERO: "SEGUIREMOS PAGANDO LAS PENDEJADAS DE LA DELEGACION MIGUEL HIDALGO". COMO EN TODO EL PAIS.</p><p></p>

You may also read!

Llega Gerardo Montero a la Rectoría del IC

A partir de ayer, el Instituto Campechano cuenta con nuevo Rector: Gerardo Montero Pérez, rindió protesta de ley para

Read More...

Llegaríaen unidad Manuel Lazo a la dirigencia del PRI

Hoy vence el plazo a las 18:00 horas para el registro de solicitudes Hoy, en punto de las 18:00

Read More...

Juez Especializado atenderá caso de la Godoy: Herrera

Por tratarse de dos menores de edad, la Fiscalía General Especializada no tiene permitido dar más detalles del caso

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu