Leer Noticia
  • Siguiendo el camino de Jesús y emulando ese gesto de humildad que Jesús tuvo con sus apóstoles en la Ultima Cena, el Obispo ...
Leer Noticia
  • Una ocupación hotelera arriba del 65 por ciento se ha registrado en este inicio de vacaciones, sin embargo, se espera que se incremente ...
Leer Noticia
  • Integrantes del Partido Movimiento Ciudadano (Moci), se presentaron en el Juzgado de Distrito, para hacer entrega de una solicitud de amparo en contra ...
Leer Noticia
  • CARMEN, Camp.- Ante la investigación que realiza la Procuraduría General de la Republica (PGR) a nivel nacional a la empresa EVYA y ...
Leer Noticia
  • CARMEN, Camp.- Primero fue Oceanografía ahora se trata de la empresa EVYA y sí son amigos de la administración municipal y de ...
  • Sábado 11 de Febrero de 2012, 02:21 am. Por: Redacción de El Sur
  • Más GrandeMás Pequeño

Enrique Meza y Antonio Mohamed se encuentran de nuevo, son rivales

MEXICO, D.F., febrero 10 (EL UNIVERSAL).- En los 90, los Toros Neza formaron una banda que jugaba el futbol. Encabezada por Enrique Meza como técnico y Antonio Mohamed como líder del vestidor, el equipo del Estado de México marcó una era en el futbol mexicano, una era que duró apenas unos años, pero que aún se recuerda en el medio.

FUE UNA AUTÉNTICA REVOLUCION.

Con el juego alegre como arma principal, el equipo salía a la cancha con máscaras de disfraces, con el cabello pintado en colores fosforescentes y una actitud desenfadada, igual que su futbol, lo que le ayudó a llegar dos finales, de Liga y de Copa, aunque no pudo coronarse.

A más de 15 años de distancia, los líderes de ese equipo se ven las caras en las bancas: Enrique Meza al frente Cruz Azul, en tanto que Antonio Mohamed, el Turco, de banca de los Xolos de Tijuana.

LOS VIEJOS BUENOS TIEMPOS

Rafael Chávez Carretero era auxiliar de Meza en ese equipo, y recuerda muchas anécdotas que seguro volverán a la mente de los protagonistas. cuando se vean las caras.

Vivimos de todo en ese equipo. Quien no recuerda la bronca contra la Selección de Jamaica, casi matan al ‘Ponyï [Rodrigo Ruiz]; los entrenamientos, las bromas del Gordo, fueron grandes épocas. Muy buenos viejos tiempos, dice.

¿INDISCIPLINAS?

"En una repesca [Invierno 96] jugamos contra el León. Y agarramos en situación incómoda al Gordo y al brasileño [Nidelson] De Mello con unas chavas. Se armó, el negro estaba muy enojado, era muy testarudo, decía que no había pasado nada e hizo un escándalo; Tony, por su parte, se dio cuenta que se había equivocado, reunió suficiente valor y fue a ofrecer disculpas a Enrique, quien sólo le dijo: "aquí no pasó nada".

Pero las aventuras de Mohamed y de Mello continuaron, el negro se metía en cada problema y muchas veces fue sacado del equipo, y muchas veces los muchachos, encabezados por Mohamed, abogaban por él, hasta que llegó un momento en que ellos mismos se dieron cuenta que era imposible sostenerlo más. De Mello se fue, creo que se naturalizó salvadoreño, y después de problemas con drogas y alcohol, murió.