Leer Noticia
  • Al señalar que la demanda ciudadana está siendo atendida con iniciativas de ley que son de gran beneficio, el diputado presidente de ...
Leer Noticia
  • "La Justicia Cotidiana, independiente de la penal y la administrativa, es a la que muchos mexicanos no tienen acceso a pesar que facilita la ...
Leer Noticia
  • Un 45 por ciento de los centros educativos en Ciudad del Carmen será intervenidos durante este año a través del programa ...
Leer Noticia
  • En cumplimiento a instrucciones del gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, el director del Servicio Nacional de Empleo (SNE) en la entidad, ...
Leer Noticia
  • Como parte del acercamiento de los servicios de salud a todos los carmelitas, la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado, a ...
  • Jueves 02 de Agosto de 2012, 02:10 am. Por: Oliver PACHECO
  • Más GrandeMás Pequeño

Inicia la temporada de pulpo en medio de incertidumbre

*Falta de precio oficial; entre 80 y 90 pesos por kilo *Entre 20 y 30 kilos por embarcación

Con denuncias por pesca ilegal e inequitativa, quejas por la ausencia de operativos de inspección y vigilancia, y sin ningún precio oficial establecido, ayer en las primeras horas del día inició la temporada de captura de pulpo, en la que los hombres de mar reportaron un estimado de 20 a 30 kilogramos del molusco por embarcación.

Tras una larga espera, la ansiada temporada de captura del octópodo comenzó con la incertidumbre que se esperaba, incluso con una baja participación de la totalidad de las embarcaciones autorizadas por parte de las autoridades de la la Secretaría de Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), como de la Secretaría de Pesca y Acuacultura del Gobierno del Estado (Sepesca), que este año fue de mil 600 naves, en las que estaría involucrados poco más de 3 mil pescadores.

Desde las 4 de la mañana se pudo observar a los hombres de mar en la preparación de sus embarcaciones y alistando sus implementos para lanzarse -tras la bendición de sus familias- a la caza del pulpo, de que dijeron esperar ayude a fortalecer la economía familiar.

Según lo expuesto por algunos pescadores, la competencia es desleal, al denunciar la presencia de buzos y la utilización de artes de pesca prohibida, bajo el amparo de las autoridades estatales y federales que no han frenado la depredación, ni realizado las acciones correspondientes para que los ribereños cumplan con el desembarque en las zonas establecidas en los permisos otorgados.

Consideraron que las acciones de inspección y vigilancia son insuficientes para cuidar que la temporada de captura se dé en condiciones de paz y tranquilidad, toda vez que no sólo se tiene que enfrentar la invasión de zonas por parte de los mismos pescadores campechanos, sino que además la presencia de embarcaciones yucatecas, hacen su "agosto" en esta temporada.

Para las 12 del día decenas de embarcaciones regresaban de su pesquería, con capturas de hasta 30 kilogramos por nave, mientras que en otros casos la pesca apenas y llegaba a los 20 kilos, con una compra variada en los muelles que reflejó precios entre los 80 y 90 pesos.

Los pescadores reconocieron que a diferencia de otras temporadas, en esta ocasión la talla del octópodo es de buen tamaño, incluso mejor que en otros años, por lo que confían en que haya un buen mercado para la venta, sin embargo, no dejaron de señalar que el "coyotaje" será el principal beneficiado en ésta temporada, que según estimaciones del Instituto Nacional de Pesca, para la Península de Yucatán solamente se estará logrando 10 mil toneladas en éste periodo que concluye el próximo 16 de diciembre, cifra menor a la alcanzada en el 2011.

Pero pese a las declaraciones de las autoridades estatales y federales, los pescadores coincidieron en señalar que cada año la situación del posicionamiento de los precios y el mercado para el molusco es la misma, ya que aseguraron que no espera una gran apertura para los canales de comercialización, lo que les dejaría en manos de los "coyotes".

Finalmente insistieron en exigir a las autoridades incrementar sus operativos, pues mientras que gran parte del sector pesquero sí cumple con los ordenamientos legales, el pago de los permisos y la acreditación para operar en las aguas campechanas, otro sector se beneficia sin realizar todo lo anterior, señalando el caso de los buzos y quienes trabajan aplicando otras técnicas de captura.