Leer Noticia
  • Con el propósito de conocer el grado de actualización de los ciudadanos campechanos en razón del padrón electoral y la ...
Leer Noticia
  • "Se dice fácil, que los cambios sean posibles, pero lo cierto es que las transformaciones que hoy por hoy vive nuestro estado y nuestro ...
Leer Noticia
  • Cientos de campechanos participaron en la Vigilia Pascual que conmemora la Resurrección de Cristo, el acto más importante del ...
Leer Noticia
  • CARMEN, Camp.- Con un alza de más de 60 por ciento en sus ventas, locatarios del Mercado Morelos se vieron aglomerados este fin de semana ...
Leer Noticia
  • CARMEN, Camp.- El Instituto Estatal del Transporte (IET) presentó ante Petróleos Mexicanos (Pemex) el ambicioso proyecto Sistema ...
  • Lunes 13 de Agosto de 2012, 02:39 am. Por: Adriana QUIJANO GARCIA
  • Más GrandeMás Pequeño

Llama el Obispo a saciar hambre con nombre de Dios

Las continuas referencias a comer, al pan, a las fuerzas, al camino, nos ubican de frente a una importante y fundamental temática para reflexionar y vivir, el don de si que Jesús nos ha dejado en la Eucaristía. Se trata del corazón del discurso sobre el "pan de vida" y de una nueva reconciliación con el señor nuestro Dios, dijo el Obispo de Campeche, Ramón Castro Castro.

Durante la homilía dominical, manifestó que el mensaje de Dios es claro, ya dice a la humanidad "Yo soy el pan vivo; yo soy el pan bajado del cielo", mensaje con el que Jesús da respuesta a una profunda necesidad humana. Y llamó a los fieles asistentes a que puedan saciar su hambre de infinito, de trascendencia, con el nombre de Dios.

-Por ello, lo que está sugiriendo Jesús para profundizar en su origen divino, es hablar de la estrecha vinculación que le une al Padre. Entre ambos existe una singular relación de cercanía e intimidad, hasta el punto de que sólo Jesús ha visto a Dios y lo conoce, sabe lo que quiere y por eso ha venido a hacer su voluntad. Más aún, el Padre que es el responsable y origen último e su misión, es el único que puede hacer que los que escuchan a Jesús lo acojan como el enviado, es decir, como el mediador entre Dios y los hombres.

Ante deceneas de files que asistieron a la Santa Iglesia Catedral, Monseñor Castro Castro les pidió tomar a Jesús como el pan que el Padre ofrece a este mundo hambriento de vida.

-Se le come mediante la fe. Recibirle, es creer en El, comulgar con su persona, es la respuesta adecuada. Pero la gente reacciona con incredulidad. No nos sorprende, pues ésta es la constante en la historia de la salvación. Dios toma la iniciativa, ofrece la vida a través de su Hijo y el mundo la rechaza negándose a dar una respuesta de fe.

Por eso es que debemos cumplir con nuestro deber católico y callar los murmuros que Jesús vivió antes de ser entregado en la cruz y empezar una nueva etapa, una nueva vida a través de el, porque recuerden que los judíos criticaban a Jesús porque había dicho Yo soy el pan bajado del cielo, y este es el momento de demostrar que tenemos fe en él y comer de este pan que forma parte de su cuerpo.

Finalmente, el Obispo de Campeche dijo a los fieles que la Eucaristía es el Viático de los peregrinos, Vigoriza al cristiano, dispone al Testigo e Inmortaliza a Cristo, porque es un don o una gracia que el Padre ha dado a la humanidad "La mayor gracia que puede el Padre regalarnos. Y es imposible recibir este don de otro que del Padre, tenemos la suerte de recibir este Don del padre que es Jesús su Hijo. Le recibimos por la fe. Le comemos bajo signo de Pan en la Eucaristía. Verdadera y plena Comunión que nos entra en la Vida Divina".