Leer Noticia
  • Campeche debe ser más productivo, por lo que es necesario preparase para ser más competitivos, y para eso, se deben generar políticas en materia de ...
Leer Noticia
  • CIUDAD DEL CARMEN; Camp.- Un simulacro de incendio que consistió en la evacuación de más de 80 empleados del SENDI ubicado en la calle 56 entre 31 y ...
Leer Noticia
  • Los retos de gran dimensión que México afronta en materia hidráulica, obligan a priorizar, definir y programar mejor las obras, para lograr altos ...
Leer Noticia
  • En el marco de la XXV sesión solemne de Cabildo encabezada por la presidenta municipal Ana Martha Escalante Castillo, se aprobaron importantes ...
Leer Noticia
  • CIUDAD DEL CARMEN; Camp.- En oscuros y sin presentar servicio se encontraron las diferentes dependencias albergadas en el edificio del ayuntamiento de ...
  • Lunes 21 de Mayo de 2012, 12:16 am.
  • Más GrandeMás Pequeño

Indignados: Peligro

Desafío

Rafael LORET DE MOLA

Los gobiernos tienen miedo cuando la sociedad los rebasa y sale a la calle con demandas justas, imposibles de desmantelar aún con la retórica más demagógica. ¿Tienen razón los llamados "indignados" -un movimiento que desde España se extiende hacia Europa e incluso los Estados Unidos-, cuando aseguran que hay muchos que no tienen hogares cuando hay infinidad de casas deshabitadas? ¿La tienen al demandar trabajos con sueldos justos en vez de recortes sólo justificables para estabilizar las cuentas de los sabios financieros de la Unión Europea? ¿O cuándo exigen marchar por las calles ejerciendo el legítimo derecho a la libertad de expresión?

Son evidentes las respuestas y acaso tales marcan nuestra preocupación central: ¿hasta dónde podría extenderse el clamor, digamos a Latinoamérica en donde las desigualdades sociales parecen haber tocado fondo con la generación de violencia que surge de la postración y la impotencia? Los gobiernos debieran estar en alerta pero están más preocupados por el inacabable tratamiento de Chávez, las provocaciones de Cristina a España y la posibilidad de que cunda la marea de las estatizaciones por todo el sur del continente y luego, pasadas las primeras tempestades, hacia más al norte en donde los vientos podrían desarticular los caminos de México.

El caso es que los indignados van ganando los espacios a la sinrazón de la represión que se cierne sobre ellos por el hecho de afectar -lo hacen- a otros millones de españoles cuyas vidas se ven alteradas por los obstáculos de la protesta masiva:

-Tienen razón -me dice un taxista madrileño-, pero cada que intento pasar por la Puerta del Sol -en donde los manifestantes recalan a cada rato-, en menudo lío me meten! Ya quisiera yo verlos en mi lugar: exigen trabajo y evitan que otros lo tengamos. Esto no es normal.

Y qué hacer cuando las cosas se ponen tan mal que los intereses de los gobiernos no coinciden con los de la población, condenada a sufragar deudas que ella no contrajo? Al perderse el hilo histórico de cuanto llamábamos "justicia social", un término que ahora parece caduco y hasta demagógico en las voces de quienes son precisamente demagogos por tratar de evadirse de la realidad y someter al conglomerado a una rigidez asfixiante, extraviamos también un valor esencial, el de la dignidad entre los seres humanos, para exaltar la urgencia de que los ricos no tengan menos réditos para que así puedan crear fuentes de empleos... siempre ganando. Ya va siendo hora de encontrar otras opciones aunque, por desgracia, los economistas dueños del entorno universal pocas veces piensan en los daños "colaterales", para llamarlos de alguna manera... hasta que tales revientan.

Y cómo no van a reventar si el número de desempleados es de cinco millones en España, aunque en la última vez se dio una ligerísima tendencia a la baja? Pero lo grave no es eso: hablamos de una nación europea, en plenitud a pesar del lastre de la monarquía, con enorme capacidad productiva, del primer mundo en cuanto a servicios y estándares de vida; por eso lo dramático es observar que la inmigración ilegal no cesa, aunque no haya plazas formales, para seguir haciendo crecer la economía informal hasta niveles increíbles. No se van porque cobran su repatriación -mediante las ayudas oficiales para el retorno creyendo que con ello amainará la presión- y luego vuelven porque en sus lugares de origen la asfixia es mucho mayor para ellos y los suyos. No pueden, sencillamente, reintegrarse porque no tendrían manera de sobrevivir y por ello optan por las migajas, cada vez menos, de los pueblos supuestamente desarrollados y ahora paralizados de Europa. Una paradoja brutal que de forma al perfil histórico del siglo XXI.

Y así, las oleadas perviven mientras los gobiernos se empeñan en suscribir pactos entre ellos sin poner atención en cuántos habrán de ser sojuzgados por la injusticia. ¿Sabían ustedes, por ejemplo, que los desahucios en Europa no extinguen la deuda sobre el inmueble desalojado? Esto es: quienes no puede pagar la hipoteca pierden la propiedad pero no la deuda... aunque sean puestos en la calle. A esto yo le llamo la barbarie económica, de corte eminentemente fascista, y sin aparente solución a la vista.

Al contrario: cada vez son más las historias tremendas sobre los dramas familiares de mayor calado -que llegan incluso al incremento de suicidios y al desquiciamiento que lleva al asesinato interfamiliar, no sólo por cuestiones de género y machismo sino igualmente por el ahorcamiento que produce la pobreza extrema en un entorno de alto consumo-, que no parecen siquiera conmover a los pulcros funcionarios de "cuello blanco", como los aristócratas sinvergüenzas -incluido el yerno del Rey de España, a quien todos señalan como "chorizo", esto es ladrón-, y los políticos prevaricadores capaces de venderse por cinco trajes de alta costura. La vanidad, en estos tiempos de crisis, sigue siendo una mercancía de alto valor; lo mismo sucede con el mercado de autos de lujo y los inmuebles de ensoñación valorados en millones de euros. Para este núcleo la única crisis es la de que muchas conversaciones suelen tocar el tema. Fuera de esto, la vida es espléndida para los privilegiados que lo integran.

Lo anterior explica porqué hay dos visiones acerca de los "indignados" que tomaron la Puerta del Sol, en Madrid, una vez más. Una es la del gobierno que culpa al pasado de los quebrantos y asume medidas radicales por instrucciones del Congreso Europeo de Bruselas; otra, la que surge del clamor de quienes viven al día y sencillamente no pueden más y temen lo peor: tienen demasiado cerca los relatos de sus mayores sobre la cruenta Guerra Civil y la posterior dictadura que arrojó sólo estigmas sobre ellos. Casi cuarenta años de opresión a cambio de una supuesta paz sólo redituable para los turistas extranjeros, no para cuantos sufrieron, en silencio, la atrocidad de trabajar dos turnos para comerse unos garbanzos mientras los de fuera iban a los estadios y a las plazas.

El esquema cambió luego de que el tirano -"el caudillo"-, murió en su lecho sin haber sido jamás requerido por la justicia. Extraño: con el triunfo de la derecha en noviembre pasado, el franquismo se soliviantó de nueva cuenta; ahora encuentro, en los diarios más retrógradas -digamos "La Razón"-, anuncios para adquirir pequeñas estatuas de bronce de Franco a caballo o del caballo montado por Franco siguiendo las reglas populares que fueron exaltadas en México con nuestro "caballito" en desdoro de un jinete execrable, Carlos III. A estas alturas hay quienes añoran los autoritarismos porque, saben ustedes?, daban para alimentarse. Y hay pregoneros por las calles de Madrid que se sueltan con una perorata estremecedoa:

-Muera la otra España; que vuelva la de Franco que me daba de comer...

La primera vez, me estremecí; la segunda, comencé a entender, sin justificar. No sé cómo reaccionaré a la tercera. ¿Es dable sacrificar a la democracia para asegurarse del abasto cotidiano mediando el paternalismo autocrático? Es una buena interrogante que también deberemos responder los mexicanos el primero de julio.

DEBATE

Temo mucho que la desigualdad, en aumento en México de forma alarmante -muchos explican con ella la fácil cooptación de nuevos "narcos"-, sea canalizada por voces subversivas como las de los "indignados" que toman plazas y recintos del primer mundo porque ven desaparecer su perspectiva de bienestar de modo alarmante. Las campañas comienzan, llegada la hora del cenit o rebasado éste para entrar a la recta final -falta muy poco para que estemos en junio, tercero y último mes de campaña-, a presentar severas aristas por la ausencia de respuestas concretas y objetivas sobre las conflictivas sociales. Acaso por eso gana el PRD en el Distrito Federal: por aquellas prerrogativas -que la derecha llamó limosnas- a los viejecitos y las madres desamparadas; no lo olvidan y, aunque sea a rastras, acudirán a las urnas a votar "por el peje", sin observar más allá de sus experiencias propias y de los alivios que esos pocos centavos de más representaron y representan para ellos. Quienes ganan miles de cientos de pesos sencillamente no tienen capacidad para comprenderlo.

Claro que tal no lo es todo, como hemos analizado en estas líneas, pero es necesario explicarlo cuando los gritos de los desocupados se extienden por todo el mundo cada vez con mayor angustia. ¡Ay, si el PRI fuera fiel a su declaración de principios y no a las mafias que lo promueven soterradamente!¡Y si el PAN pensara más en los legados cristianos de amor y no en la ambición, sin límites, de empresarios y políticos gregarios! De lo que no hay duda es sobre los engaños, por demás contumaces, de unos y otros.

Se requiere mucha paciencia para acudir a las urnas sin estar convencido de por quien votar. Eso sí: nada es más inútil que desperdiciar el sufragio a sabiendas de que al emitirlo lo estamos tirando al vacío, sin entrar en la verdadera controversia entre la derecha conservadora y los liberales, desde el centro hasta la izquierda. Y si bien no descalifico a quienes así piensan -o no piensan, mejor dicho-, es bastante mejor tener los arrestos para tomar una decisión firme y definitoria y arrostrar las consecuencias. Así pretende hacerlo este columnista, conociendo a todos los postulantes -excepto a Cuadri, el entenado de la maestra Gordillo aunque con ésta sí he dialogado largamente-, de pies a cabeza. Más vale.

LA ANÉCDOTA

Uno de los rasgos de Carlos Slim Helú es, precisamente, no dorarle la píldora a nadie porque cuenta con suficiente respaldo para hacer cuanto le venga en gana, sin necesidad de violar la ley se entiende. Y un día me dijo:

-A los empresarios NO nos conviene que haya pobres porque éstos no gastan ni compran. Es necesario que elevemos el poder adquisitivo general para crear oportunidades de progreso.

Lo dijo el mayor multimillonario del planeta, muy alejado, por lo visto, de los caprichos impositivos de Wall Street y Bruselas.

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com.mx

COMENCEMOS SEMANA TRATANDO DE ENCONTRAR UN PENSAMIENTO POSITIVO SOBRE LO QUE NOS VIENE. ¿PODRÉ CREAR UNA NUEVA PAGINA WEB Y REANUDAR MIS CONVERSACIONES POR FACEBOOK? ES MI PROPOSITO. VEREMOS.