Leer Noticia
  • En materia de transparencia y acceso a la información pública, Campeche se ubica entre los primeros 11 estados del país con ...
Leer Noticia
  • Tras anunciar su llegada a la ciudad, tres alumnos de la Escuela Normal "Raúl Isidro Burgos", de Ayotzinapa y padres de familia de ...
Leer Noticia
  • Para el fortalecimiento de las acciones de seguridad pública en el Estado, el gobernador Fernando Ortega Bernés, acompañado de ...
Leer Noticia
  • CIUDAD DEL CARMEN; Camp.- Vecinos de las colonias Pedro Sáenz de Baranda y los condominios Camino Real cansados de la inseguridad que se ...
Leer Noticia
  • CIUDAD DEL CARMEN; Camp.- Ante la entrada en vigor del nuevo acueducto paralelo Chicbul Carmen, se intensificaron la presencia de rupturas de ...
  • Domingo 27 de Mayo de 2012, 01:20 am.
  • Más GrandeMás Pequeño

Demasiada sensibilidad

Desafío

Rafael LORET DE MOLA

Como lo analizamos desde hace meses -"Nuestro Inframundo", Jus, 2011-, el ejército, dividido por las infiltraciones de las mafias dominantes, acabará siendo uno de los factores de mayor trascendencia antes y después de la jornada electoral de julio próximo; y no se trata de simples vendettas internas sino de mucho más: el empeño de un sector muy poderoso para que no alcance la Presidencia el priísta Enrique Peña Nieto. ¿Con más influencia acaso que los ex presidentes, sobre todo Carlos Salinas, y los grandes empresarios coadyuvantes, incluyendo a personajes del alto clero en fase de jubilación? Todo parece indicar que sí; y tales no pueden ser sino quienes representan los intereses estadounidenses y europeos en nuestro país a través de personajes de gran influencia y dispuestos a actuar, como sea -a la manera de 2006-, para asegurar la continuidad política... sin que ello signifiquen bienaventuranzas para la panista Josefina Vázquez Mota.

Una fuente militar, muy cerca al alto mando, me transmitió un mensaje de enorme importancia por su contenido y oportunidad:

-En las dos próximas semanas van a suceder cosas insólitas; están muy sensibles en Los Pinos y entre las jerarquías militares. Como pocas veces en la historia del país. Se habla, en voz ya no tan baja, de un sinfín de posibilidades, desde la sustitución de un candidato (a) hasta la recreación del indeseable escenario de Lomas Taurinas.

Esto es, entre la claudicación y el atentado. De allí el nerviosismo patente de los protagonistas de esta hora oscura, desde el mandatario Calderón hasta los postulantes, incluyendo el de la izquierda, quienes observan que los controles se alejan de sus manos y los chantajes proliferan de un modo casi público. Tal ha sido, por ejemplo, el caso de Alejandro Puente Córdoba, presidente de la Cámara de la Industria de Telecomunicaciones por Cable, postulado al Senado, en segunda posición dentro de la lista plurinominal, por órdenes expresas de Andrés Manuel, cuya congruencia se pierde al incorporar figuras ligadas al "duopolio" televisivo que tanto ha cuestionado o al salinismo represor, entre ellos el execrable Manuel Bartlett, quien fue en ese tiempo secretario de Educación y gobernador de Puebla. Si López Obrador opera políticamente a punta de concesiones soterradas, ello significa que está en disposición de, traicionando viejos ideales, gobernar con las mafias a las que tanto fustigó? Es un buen tema para el segundo debate "oficial".

(Por cierto en el diferendo entre mi admirada amiga, Carmen Aristegui, y Televisa, siempre estaré al lado de ella, periodista de verdad, y no de una empresa que corroe por dentro a sus empleados).

También ha trascendido que el confinado general Tomás Angeles Dauahare -con quien conversé dos veces, largamente, dentro de las tareas de campo indispensables para "Nuestro Inframundo"-, quien fuera además secretario del muy señalado, si bien intocable, general Enrique Cervantes Aguirre -los verdaderos mafiosos siguen fuera con la protección de la banda presidencialista-, fue uno de los invitados por Peña Nieto para tratar de formar un grupo sólido con capacidad para enfrentar la inseguridad nacional, antes y después de los comicios. La preocupación creciente del aspirante exhibe los niveles terribles de contaminación en los que transcurre el ejercicio proselitista actual, con presiones incesantes contra el vanguardista de la justa, torpe o no, pero a quien hay que vencer por las buenas y no a base de truculencias extremas. Digo, si de política y democracia se trata y no de un ajuste de cuentas.

Tenemos, por tanto, tres escenarios de grave riesgo para la estabilidad general y muy a la vista, por desgracia:

1.- Si un candidato (a) es cambiado sobre la marcha ello significaría el éxito de un complot interno de enorme envergadura, además porque no avizoramos sucedáneos con capacidad para cambiar las tendencias -ni siquiera el prestigiado ex rector Juan Ramón de la Fuente, de escasas luces en cuanto al conocimiento de la geopolítica nacional y, por cierto, muy amigo de Miguel Mancera, el aspirante perredista al gobierno defeño quien cabalga como jaca ganadora en el gran derby por la ciudad más compleja del mundo.

2.- Me preocupa bastante más la posibilidad de un atentado porque podría con ello conmocionarse el palenque político al grado de poner en jaque la realización de las elecciones. Sin embargo, existe el triste antecedente del médico Rodolfo Torre Cantú, asesinado en la víspera de una elección que se llevaría de calle y acabó beneficiando a su hermano Egidio, quien obtuvo la gubernatura como llovida del cielo o surgida del infierno, de acuerdo al punto de vista de cada tamaulipeco afrentado. No hubo necesidad de pensarlo mucho y se eligió a otro Torre Cantú con los votos apenas del veinte por cierto de los empadronados; los demás escondieron las cabezas, como los avestruces, o acaso optaron para no prestarse a semejante parodia. Y hasta la fecha el crimen ni siquiera ha tenido un seguimiento digno, salvo el casi inaudible recordatorio de su hermano, el actual gobernador, quien da la impresión de ser y ejercer como simple marioneta.

Pero, qué sucedería si el atentado se produce pasados los comicios y con presidente electo designado por el TRIFE? Se plantearía una severa crisis institucional porque, aunque cesara el mandato infamado de Calderón, llegaría a la Primera Magistratura quien designara el Congreso y no, como algunos han filtrado erróneamente, quien hubiese quedado en el "segundo lugar" de la contienda. (Tal situación, por cierto, ya se dio en Mérida, a favor de un priísta contrariando la esencia de la Carta Magna que precisa cómo debe actuarse en estos casos).

De allí que me parezca bastante más riesgoso el periodo poselectoral que lo que resta de la campaña proselitista con muy escaso interés por parte de la ciudadanía. Estoy casi convencido de que el grupo más numeroso será el de cuantos opten por abstenerse o anular sus votos ante la creciente decepción producida por los aspirantes, incapaces de exhibir, siquiera, un poco de coherencia en sus actuaciones. Y hablo de todos ellos, incluyendo al títere de la "maestra" Gordillo, el señor Gabriel Quadri, que ha entusiasmado a los superficiales que no ven más de sus propias narices. Ya podrán contar para lo que servirá este señor cuando pasen los comicios.

3.- Lo más peligroso es la ambivalencia mostrada por los mandos del ejército y la guerra sorda entre los mandos, algunos obviamente contaminados, para culparse entre sí de lo mismo: conexiones con el narcotráfico. Sin embargo sigo insistiendo es que es cuando menos sospechoso el hecho de aprehender a quienes han tenido el arrojo de denunciar la corrupción y la ausencia de nacionalismo de un amplio sector del ejército y, en cambio, no se toque a los generales de alto rango sobre quienes hay bastante más que simples sospechas grupos, infiltrados, transacciones non santas y protección a los mafiosos. Máxime que se trata, en no pocos casos, de algunos de quienes han ocupado la titularidad de la Secretaría de la Defensa Nacional.

No es que caigan, entonces, cabezas; sino que la guerra "fría" está en su apogeo ante la incertidumbre galopante que exhiben los candidatos y la aspirante del PAN.

MIRADOR

En las circunstancias actuales es natural que los protagonistas del presente estén "sensibles" y por ello tiendan a proceder visceralmente. Ni siquiera los grandes empresarios se muestran sensatos -con excepciones, claro- y los accionistas mayoritarios de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, y Televisión Azteca, Ricardo Salinas Pliego -quien se dejó una millonada en puro disfrute en la espléndida Sevilla ferial, sólo para exhibirse como "un potentado mejicano", así, con jota, como insisten en escribir los cultos señores de la Academia-, y optan por juguetear a los chantajes mutuos y a medir a los candidatos antes de hacerlos suyos. A estas alturas, hace seis años, tales definiciones ya se habían dado: ahora, apenas comienzan con gran escozor por parte de unos y otros.

Quién podría suponer que López Obrador, a través de Alejandro Puente Córdoba -un Córdoba más entre los intrigantes del poder-, se sumaría, el primero, a las condiciones de las televisoras, para así ganar espacios y creer en el último mes de campaña? Tampoco hubiera parecido lógico ni natural, hace pocas semanas, que el vanguardista de la justa, todavía Peña Nieto, fuese quien sufre el mayor acoso desde el poder a pesar de las supuestas negociaciones soterradas con Felipe Calderón para seguir el proyecto de la alternancia, al pie de la letra, esto es tal y como lo dejó en el despacho presidencial, el siniestro doctor Zedillo.

Y qué decir de Josefina Vázquez Mota, quien cada día muestra más ansiedad y angustia... volviendo a los viejos tiempos y perdiendo la templanza adquirida en la Cámara. No está segura de su propio destino, ni siquiera de llegar a la jornada electoral. ¿Callaría después, en caso de claudicar? Francamente, es muy discutible.

POR LAS ALCOBAS

Uno de los cuñados incómodos de Felipe Calderón, Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo, ha contado que se le quedó la mala fama -de "alcohólico"- y por ello ahora todos lo señalan por esta condición. El hecho es que cada vez son mayores las evidencias.

Cuentan quienes le han seguido desde hace años. que en su temprana juventud, su maestro, Carlos Castillo Peraza, le llamaba con frecuencia para animar las noches de bohemia al calor de los henequenales yucatecos y campechanos. Calderón era un buen cantador de corridos y aguantaba hasta muy altas horas de la noche, cuando caían rendidos los grandes jerarcas que luego le hicieron dirigente. Una triste historia, si bien real.

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com.mx

CINCO SEMANAS Y NADA MAS. LAS EXPECTATIVAS NO SON FELICES. EN EL LLAMADO "PRIMER MUNDO" ESTAN LISTOS YA PARA UNA NUEVA CRISIS MEXICANA, COMO LE LLAMAN. ¿Y NOSOTROS, AMABLES LECTORES?