Precampañas amañadas

In Opinión

<p> No se sorprendan, amables lectores, por la aparente división partidista aun cuando, en algún caso específico, las precampañas iniciadas posibiliten la imposición del candidato del PAN con el sello de <strong>Felipe Calderón</strong>. Si la sofisticada alquimia política, que comienza con el manejo discrecional de las encuestas -un mal que fue definitorio en 2006 y, pese a ello, nadie se ha preocupado de regular siquiera buscando alternativas democráticas que se alejen de las inducciones desde el poder y sirvan específicamente como orientadoras de una ciudadanía cada vez más madura-, que han logrado, entre otras cosas, colocar en primer lugar de las preferencias, en Michoacán, a <strong>Luisa María Calderón</strong>, cuando una semana antes marchaba muy atrás de los contendientes del PRI, sobre todo, y del PRD.</p> <p> El experimento, sin duda, podría repetirse hacia el interior del PAN. No puede dudarse que, cuando menos, se intentará porque quienes puntean no son, precisamente, los alfiles presidenciales aun cuando <strong>Josefina Vázquez Mota </strong>desempeñara la titularidad de la Secretaría de Educación antes de saltar hacia la Cámara baja; por su parte, <strong>Santiago Creel Miranda</strong>, cada vez más afianzado a la segunda posición, es el más enconado de los no presidencialistas de su partido aunque para ello mire hacia la izquierda y sus propuestas sociales.</p> <p> Para <strong>Felipe Calderón</strong>, desde luego, su exsecretario de Hacienda, <strong>Ernesto Cordero Arroyo</strong>, es quien garantiza la "continuidad" de un proyecto que nadie conoce, como sucedió en el caso de los <strong>Fox</strong>, y sólo se finca en la insulsa repetición de que el pasado priísta fue peor aun cuando quienes tienen memoria y edad jamás habían avizorado una perspectiva más angustiosa que la del presente como herencia fatal de un gobierno en ausencia, entregado a la agenda militar y enclaustrado en el búnker de Los Pinos. Acaso por ello, la propensión del mandatario en construir otras fortalezas subterráneas -como las de la Policía Federal, en Ixtapalapa, o la de la Secretaría de Seguridad Pública sobre la avenida de los Constituyentes-, para protegerse en extremo en caso de una emergencia nacional. ¿Quién alega contra la hipótesis del estado fallido, tan cerca de nuestro entorno?</p> <p> Por supuesto insisto que la demostración fehaciente sobre la preeminencia del presidencialismo autoritario será evidente si <strong>"La Cocoíta"</strong>, hermana mayor del mandatario federal, a golpes de negociaciones sucias y con toda la parafernalia presidencial, resulta ungida gobernadora de Michoacán con la posibilidad real de volver a incendiar a esta entidad sufrida que estuvo años paralizadas como consecuencia de los fraudes comiciales; y también, en otro nivel, si <strong>Cordero</strong>, contra los momios internos y las simpatías manifiestas de la militancia, logra convertirse en el abanderado del calderonismo, contra la esencia perdida de la democracia otrora guía, así fuese virtual, del panismo tradicional. Dos hechos, suficientemente contundentes, para afianzar el retorno al presidencialismo más ramplón mucho antes de que se consume el sexenio y el posible regreso del PRI… sin mediar cambios estructurales en ninguno de los casos.</p> <p> Qué harían <strong>Josefina </strong>y <strong>Creel </strong>en caso de una imposición descarada? ¿Llorar como plañideras o volcar sus rencores contra <strong>Cordero </strong>aun cuando se les acusara de romper la disciplina partidista? ¿Y los militantes del PAN, defraudados por tener que defender una candidatura poco deseada por la mayoría de los mismos? Quizá en estas interrogantes estriban los fallos de cálculo del célebre <strong>Antonio Solá</strong>, ahora mexicano por decisión discrecional de <strong>Calderón</strong>, autor de los "peligros para México" en 2006 y estratega de lujo de quienes sólo pueden crecer con mente colonial al servicio de los "genios" de la "Madre Patria", tal y como hicieron los conservadores del siglo XIX al convencer al austriaco Maximiliano, el enajenado de Mirador, de que en México se le esperaba con ansia frenética. Es el mismo proceder con casi ciento cincuenta años de diferencia. ¡Y nos hablan de cambio!</p> <p> Mientras tanto, <strong>Cordero </strong>hace lo suyo: sonríe más porque le han arreglado los dientes y discursa, repetitivo, con aires de provocador que antes ocultaba. ¿Dónde quedan los llamados a la civilidad política cuando el mayor representante del régimen en curso no para un segundo la boca para desbordarse en elogios hacia la actual administración -y para fustigar con ruindad y oportunismo a sus adversarios-, en contra de la corriente histórica que la condena sin remedio? Menos mal que la ciudadanía pensante no caerá en el juego de las inducciones mediáticas costeadas con dinero del erario para beneplácito de las grandes televisoras.</p> <p> DEBATE</p> <p> Tanto en el PRI como en el PRD quedan dos, sólo dos, aunque el senador <strong>Manlio Fabio Beltrones</strong>, un tanto para justificar su postura, insista en que saldrán otros ocho o nueve precandidatos antes de que cierre el año. De ocurrir sería una verdadera hazaña descubrirlos en los lejanos rincones de la patria. ¿O estará pensando en los líderes naturales surgidos de los dramas como la señora <strong>Wallace</strong>, el empresario <strong>Martí </strong>o el poeta <strong>Sicilia</strong>? ¿Son tan hábiles nuestros políticos como para convertir en cabuses del sistema a quienes más han sido afrentados por éste? Está por verse, desde luego.</p> <p> En fin, que el contrapeso de <strong>Enrique Peña Nieto</strong>, con amplia ventaja, el senador <strong>Beltrones </strong>permanece en el juego por estrategia. De no estar allí, no podría justificar <strong>Peña </strong>ante los órganos rectores -el Instituto Federal Electoral, sobre todo-, su promoción en condición de candidato de unidad. No podría entonces hablarse de precampaña en ausencia de una "contienda" interna y en ese caso caería en litigio de manera irremisible con amplio margen para perder la querella y quedarse al margen. Un golpe que, bien pensado, ahorraría al PAN de <strong>Solá </strong>una buena cantidad de dinero.</p> <p> Para ello, claro, <strong>Manlio </strong>requiere un aterrizaje digno. Más allá del destape tempranero de <strong>Beatriz Paredes Rangel </strong>como presunta aspirante al gobierno defeño, la posibilidad para ello se abre igualmente en el caso de <strong>Beltrones</strong>, cuya candidatura hacia la jefatura de gobierno podría ser muy exitosa… o, en caso contrario, como ya ocurrió con el panista <strong>Creel </strong>en 2000, exigir la titularidad de Gobernación a manera de compensación. Para reacomodos así es para lo que sirven los políticos, no para la inercia burda como la que ahora parece dominar el ámbito en ausencia de gobierno, de líderes y de verdaderos operadores natos, no importados, siquiera con el propósito de frenar la reconquista del país a manos de cuantos hablan seseando y vienen, otra vez, por el oro de las Indias.</p> <p> Finamente, en el PRD, las posturas se radicalizan más de a de veras. Lo anunciado: tarde o temprano la aparente supeditación de <strong>Marcelo Ebrard </strong>a <strong>Andrés Manuel López Obrador </strong>acabaría por fracturarse. La manera como saltó el dirigente perredista, <strong>Jesús Zambrano</strong>, cuando el priísta <strong>Humberto Moreira </strong>señaló a <strong>Andrés Manuel </strong>como el más avanzado de la justa después de los priístas, reclamando respeto por la selección interna de su partido fue suficientemente clara para avistar sus verdaderas intenciones en pro del actual jefe de gobierno defeño. No esperará <strong>Ebrard </strong>seis años, según parece, porque cree posible remontar… aunque sus cálculos fallen en cuanto <strong>López Obrador </strong>fragmente a la izquierda en contra de cualquier acuerdo previo. Tal es el verdadero desafío de cara a la carrera sucesoria.</p> <p> LA ANECDOTA</p> <p> Allá por 1986 -un año terrible para los periodistas por la acusada represión-, se dieron también los comicios en Chihuahua, controvertidos, en los que se dio la victoria a <strong>Fernando Baeza </strong>con las consiguientes protestas del llamado entonces "Ayatola" <strong>Francisco Barrio Terrazas</strong>.</p> <p> En esas condiciones, un legislador yucateco, <strong>Rubén Calderón Cecilio</strong>, me dijo sin rubor alguno:</p> <p> -Esto es como la guerra. ¿Cómo se nos puede acusar de fraude? Sencillamente ocupamos los espacios que nos dejó el enemigo. En donde no había representantes del PAN tomamos la plaza. Fue un trabajo profesional, bien hecho. No tienen porqué quejarse.</p> <p> Los viejos criterios nos parecen nuevos ahora con encuestas en la mano.</p> <p> E-Mail: <strong>rafloret@yahoo.com.mx</strong></p>

You may also read!

Localizan auto con reporte de robo

Durante la madrugada elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) a bordo de la unidad 387 ubicaron  un automóvil

Read More...

Continúa programa “Juguemos en Familia”

En la escuela Primaria Septimio Pérez Palacios de la colonia Minas, este sábado 22 de septiembre en punto de

Read More...

Determinante, nuevo liderazgo nacional: AMC

De frente a los desafíos y retos del país, los gobernantes deberán hacer de la gestión una de sus

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu