¿Qué hacer?

In Opinión

Javier ALVARADO/UACM

Qué hacer en estos tiempos donde lo contingente es el pan de todos los días y por eso mismo deja de ser lo emergente, lo inesperado, esos actos que inundan y llenan la vida cotidiana; qué hacer cuando lo inesperado se pierde en el propio encadenamiento de los sucesos, cuando la certidumbre es la forma que ha adquirido la incertidumbre al ser naturalizada, cuando todos hablamos en un legítimo derecho a la palabra, a la expresión y en este palabreo todos queremos tener la razón y entramos de lleno en la protesta inmediata, no razonada, no estratégica que digamos de paso es lo que se espera de una sociedad que no se ha planteado o no tiene claro los objetivos o prioridades en el cómo alcanzar el bienestar, la igualdad y claro está el pleno ejercicio del derecho ciudadano.

Qué hacer en un país, en una sociedad como la nuestra donde el régimen político-económico está tan estructurado y que de manera estratégica permite que “todo se diga, que todo se comente, un régimen donde no hay secretos”, pero al mismo tiempo no hay formas de comprobar nada y si alguien tiene la iniciativa de empezar a indagar, de entrada pensamos de forma tendenciosa que “hay gato encerrado” o nos preguntamos a qué intereses oscuros obedece o al servicio de qué fuerzas políticas está, o de plano lo convertimos en las o los campeones de la verdad, y esto último tiene que ver con nuestra imperiosa necesidad de creer, lo cual se cimenta en nuestra maltratada confianza, que a su vez es resultado de las múltiples acciones fallidas de programas gubernamentales beneficiadoras en lo inmediato, buscadoras de la legitimación y cómplices en el silencio de recibir las dádivas que momentáneamente alivie nuestra necesidad.

Estoy en el ejercicio pleno al derecho de saber y trato de alejarme de la palabrería vana y sin sentido, no debemos vernos envueltos en la constante repetición del discurso oficial o no oficial, llenos de palabras inventadas o copiadas del exterior para poder decir que entendemos o conocemos eso que siempre ha estado ahí, porque si estamos de acuerdo con buenas intenciones no solucionamos nada, es el caso de los llamados “ninis” o el caso reciente de la caravana de los migrantes, de los desaparecidos (que siguen ahí, desaparecidos), pasando por el descubrimiento del huachicol, el cual tuvo como resultado el desabasto de gasolina en algunos estados, pero además hay que recordar la tragedia ocasionada por este ilícito que dejó aproximadamente 120 muertos y cerca de 200 huérfanos…hoy nadie se acuerda.

Da la impresión que el “decir”, “es hacer”, y lo entendemos como que se están haciendo las cosas, cuando en realidad sólo es una afirmación, declaración, que en muchos de los casos queda sin llevarse a cabo.

Llamamos daños colaterales al resultado de las acciones gubernamentales emprendidas en contra de los ilícitos cometidos por grupos organizados y donde la sociedad en general paga las consecuencias, aún así se nos pide apoyo solidario, tener fe, tal pareciera que lo único que nos queda ante nuestra incapacidad de exigir claridad y respeto, agachamos la conciencia y creemos, pero eso sí, somos una sociedad reconocida por nuestro profunda capacidad de ironía, lo cual hace que de todo nos burlemos y hagamos un chiste de todo, por qué no pensamos por un momento que son válvulas de escape, que son las maneras que tenemos los mexicanos de liberar tensión y luego qué, pues nada, a la siguiente broma, al siguiente “meme” a la siguiente burla y a trabajar y a llenarnos la cabeza con preocupaciones.

¿Será que esa forma de ver las cosas es una defensa necesaria que nos permite ir llevando el día a día ante hechos que no podemos entender?, por qué de pronto no nos preguntamos como sociedad, “¿por qué tenemos que pagar las consecuencias de actos fallidos, de programas mal hechos y mal operados¿”, ¿por qué tenemos que ser castigados, sí, castigados, golpeados y privados de aspirar a un mejor ejercicio de mi derecho ciudadano, o quizá ahí está el problema en que probablemente no hemos entendido bien a bien el significado del derecho ciudadano ni cómo ejercerlo?.

Qué hacer cuando lo inmediato es lo importante, cuando la memoria falla, cuando la historia dejó de ser la maestra y cuando el encadenamiento de sucesos nos rebasa, nos agobia, nos satura y no podemos pensar…Qué hacer…

 

You may also read!

Define Alito ruta del PRI para ganar

Alejandro Moreno, Ivonne Ortega y Lorena Piñón, iniciaron el primer debate en las instalaciones del tricolor El PRI regresará

Read More...

Nombran a Ileana Herrera Pérez, secretaria de Medio Ambiente y Biodiversidad

El gobernador Carlos Miguel Aysa González designó como titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Biodiversidad y Cambio Climático

Read More...

Lamentable, reducción de recursos para promoción turística

México dejará de tener presencia en las ferias internacionales para promover el turismo nacional El gobierno Federal no debería

Read More...

Mobile Sliding Menu