Ráfaga de Libertad

In Opinión

Isabela VILLANUEVA

Bodas de Oro/Bodas de Odio

La casa de la tía Irma estaba llena de parientes, algunos ni se conocían, pero todos habían llegado al gran acontecimiento del año, las bodas de oro de mis tíos. Mis primos, hijos de los festejados, habían llegado desde muy lejos, pero en avión, se les hacía muy cerca “decían”, y es que por cuestiones de trabajo se habían ido a vivir a otros estados y muy rara vez llegaban a ver a los tíos, aunque estuvieran enfermos; argumentaban que sus ocupaciones no les permitían verlos, pero la celebración de las bodas de oro la habían planeado con tiempo y eso le permitió a la mayoría de los familiares llegar, y no se la iban a perder; la boda sería en grande, como decían en el pueblo, “tiraron la casa por la ventana”.

Para la gran fiesta habían rentado el salón más grande y lujoso del pueblo, con anticipación habían apartado la Catedral, en las invitaciones con letras en negritas decía, “Rigurosa etiqueta” y dentro una clave para ir a Liverpool donde se encontraba la mesa de regalos; para ir a esa tienda debías viajar casi hora y media, le iba a salir más cara la gasolina que el regalo; pero más abajo de la clave de regalos, decía, “cada sábado en el hotel La Mansión, llegan diversos artículos de la tienda antes mencionada, ahí podrá adquirir los obsequios que están en la lista de regalos”.

Sólo porque eran las bodas de oro de mis tíos me vestiré como pingüino -pensaba Elías-, y con esa idea se dirigió a la Catedral, ya dentro de la iglesia al ver las limosnas y lamentando el calor pensó, con todo ese dinero que recogían de la limosna será que no podían poner un aire acondicionado o de perdis más ventiladores, y es que hacía un calor infernal;  la misa que ofreció el padre fue muy emotiva para aquellos que eran políticos o luchadores sociales , todo el sermón del padre fue dedicado al partido político en turno, donde daba a conocer todas las deficiencias de éste; lo que sí quedó en claro es a qué partido pertenecía el cura, “recuerden queridos hermanos que antes de ejercer su voto, eleven la mirada al cielo y vean qué tan azul es”.

El que entendió, entendió. Me pregunté en ese momento ¿y si está nublado, por quién votarán? Después de su conmovedor sermón, el cura se dedicó a pedir por todas las almas perdidas, nombrando uno por uno de una larga lista, con seguridad que de toda esa lista solo dos o tres estarían en el cielo.

Casi al finalizar la liturgia se acordó el cura que estaba oficiando una misa de renovación de votos, sólo les deseó la felicidad eterna, que eran el ejemplo de muchos matrimonios jóvenes y que siguieran juntos muchos años; que chinga para mis tíos soportarse muchos años más, si a simple vista se veía que no se toleraban ni un minuto, si esa era la cara de felicidad al llegar a los cincuenta años de casados, daba gracias a Dios de seguir soltero – pensaba Elías.

El salón de fiesta era inmenso, lleno de telas, pósters, lámparas con colgantes de cristales, lo que más sobresalía era la torre Eiffel, todo era de lujo, el tema de la fiesta era “París”, de dónde habían sacado esa idea, ni conocían París, al único lugar que habían viajado era al estado vecino, con todo eso que habían gastado le hubieran pagado un viaje a Paris a los tíos , los primos con sus múltiples ocupaciones tampoco habían viajado a las “europas” y la única forma de conocer era haciendo la fiesta temática “Paris”.

-Su ticket, por favor- dijo una chica muy guapa; de la familia no es, quizá sea una de las organizadoras de la fiesta- pensó Elías-

Elías, había llegado solo, lo sentaron en la mesa de solterones que para desgracia o fortuna junto a las tías “comunicativas “ahora si la fiesta iba a estar entretenida pues se enteraría de todos los acontecimientos de la familia, las tías lo saludaron con mucho afecto y empezaron con la preguntadera.

-¿Y la novia?, ¿Cuándo te casas? ¿Eres gay? En ese momento empieza a hablar el maestro de ceremonias, uff de la que me salvé. Pensó Elías.

La pasarela fue agotadora, presentaron hasta a la madrina de cubiertos, a lo último presentan a los novios y los invitan a que le den vuelta al salón.

El rostro de los novios era de hastío, de cansancio y ahí fue donde Elías se enteró del por qué de esas caras.

-Mira la cara del tío Jaimito, parece que va a un velorio, ya ni la amuela -dijo la tía Chuchita-

-¿Un velorio? En el infierno es donde siempre ha vivido desde que se casó- responde otra tía soltándose una carcajada-

No entiendo cómo es que han durado tanto tiempo juntos, si no se soportan; el tío Jaime era muy guapo, alegre, deportista, tuvo buenos trabajos, pero creo que Irma con su dejadez hacia él, hizo que el carácter se le volviera agrio, por eso fue que en ningún trabajo duró mucho tiempo, se ponía a ayudar causas perdidas, lo corrían por revoltoso; y la Irma siempre trabajadora y coda por eso es que tiene tanto dinero que terminó manteniendo al tío Jaimito, pues no daba ni una con los trabajos – platicaba la tía Chuchita.

-Y porque sólo defiendes al Jaime -responde la tía Mirna-

Elías, solo escuchaba cómo se regañaban entre ellas, era más divertida esa mesa que la fiesta,

-Pues claro que lo defiendo porque la Irma aprovecha cualquier ocasión para humillarlo, restregándole que ella lo mantiene, que le paga hasta el papel y que él no le paga ni con una buena “sesión de cama”-dice la tremenda tía Chuchita.

Todos empezaron a reír a carcajadas en la mesa, estaba tan bueno el chisme que el tiempo pasó volando, la pasarela había terminado, empezaron a servir las cervezas y whisky.

-Ya ves, los hijos nunca están con ellos, siempre están ocupados, ¿te acuerdas cuando Irmita se enfermó?, ninguno de sus hijos vino a verla, entre nosotras la cuidamos, pero en esta fiesta hasta el perro acarrearon, no lo podían dejar solo porque podría morirse de tristeza, así son los muchachos de hoy; se preocupan más por ellos que de sus padres, qué tristeza con los hijos- contaba la tía Mirna-

Llegó la hora de retirarse, Elías debía viajar por cuestiones de trabajo, pero se quedó pensando en “los hijos se preocupan más por su estabilidad económica y emocional que de sus padres”, pensándolo bien iba a hacer una escala para visitar a sus papás, sabía que eso les iba a causar mucha alegría, pues su mamá había estaba delicada de salud y por eso no había asistido a las bodas de oro o de odio de los tíos, esas fiestas donde asistían esas tías que muchos odiaban o evitaban; entre risas y regaños te hacían reflexionar, ellas también eran madres aunque viudas, pero habían tenido esa dicha de traer a un malagradecido al mundo a los que amaban con todo el alma y aunque ahí reían a carcajadas se sentían solas por la ausencia de los hijos.

You may also read!

Comunidades indígenas, una prioridad: CCB

Porque son prioridad en la política social del Estado, la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (Sedesyh) incrementó este

Read More...

Liberan crías de tortuga

La titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Biodiversidad y Cambio Climático (Semabicc), Ileana J. Herrera Pérez, participó junto

Read More...

INAUGURA DAMAS DE AYSA EXPO EN “LA ARROCERA”

La presidenta del Patronato del DIF Estatal, Victoria Damas de Aysa, en compañía del titular de la Secretaría de

Read More...

Mobile Sliding Menu