Visión política

In Opinión

Arturo RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ

MODERNIZACIÓN

Desde cualquier punto de vista que se tenga, se puede concluir que, definitivamente, la Ciudad de San Francisco de Campeche ya necesitaba con urgencia una verdadera modernización en sus vialidades, fueron muchos años que la ciudad capital se quedó en el más completo rezago y olvido, lo que motivaba las críticas y comentarios de todos los habitantes de la entidad y de otras partes de la Península, coincidentes que no pasaba de ser una ciudad de pueblo para carretas, o que era el patito feo de toda la región Sur-Sureste de la República Mexicana, y había la justificada razón para tales calificativos, pues la Avenida Gobernadores pedía a gritos una total reconstrucción al tener poco más de cincuenta años de vida y con vetustos árboles que a la menor brisa fuerte se venían abajo.

Y es hasta ahora, cuando desde el inicio de su administración al frente del Gobierno del Estado que Alejandro Moreno Cárdenas ofrece y se compromete a conseguir el crecimiento y la modernización de Campeche, con obras magnas que cambiarán la imagen de la Ciudad Capital y de los municipios, ofrecimientos que en muchas ocasiones cayeron en tela de dudas, y que fue aprovechado por los detractores del nuevo gobierno estatal, y cuales vampiros hematófagos se fueron a la garganta del mandatario, que con entrega, dedicación y gestiones de alto nivel, fue logrando abrir puertas y hacer los amarres necesarios para obtener los presupuestos adicionales, y así poder iniciar los trabajos de esos mega proyectos.

Hoy en día, los trabajos avanzan en los distribuidores viales, Moch Couoh y la Plaza por el Centro de Convenciones, las obras son una realidad, mismas que para los “contreras”, los detractores de siempre, los que insisten en vivir en el pasado, a los llamados gatos de Angora, por aquello de que, “si e las …gritan y si se las…lloran”, son derroches económicos, gastos para satisfacer el ego personal, pero, para el verdadero pueblo, para los campechanos reales y tangibles, son el inicio de la transformación del querido Campeche, es llegar a los tiempos en que la Ciudad Capital, pueda competir con el resto del país y tenga para ofrecer algo digno a los visitantes nacionales y extranjeros.

Es muy cierto que los trabajos que se realizan en la avenida Gobernadores ocasionan graves trastornos para la ciudadanía, sean comerciantes de los alrededores, transeúntes, automovilistas particulares, taxistas y autobuses del transporte urbano, pues los bloqueos son demasiado prolongados; sin embargo, la gran mayoría de los campechanos saben que se trata de daños colaterales imposibles de evitar, por lo tanto, mantienen una actitud tranquila, ya que los beneficios a futuro serán de vital relevancia, no así para quienes con el escarnio y la descarada actitud crítica mal intencionada, tratan de desvirtuar la realidad y magnificar ciertos aspectos con la única finalidad de desinformar a la ciudadanía como venganza por no aceptar sus chantajes monetarios.

Definitivamente, la cordura se mantiene, pero no por ello dejan de existir quejas y puntos de vista bastante acertados, como viene a ser la falta de respaldo del Ayuntamiento de Campeche a estas obras, ya que debió actuar en consecuencia, ofreciendo vías alternas, en buenas condiciones y transitables, y de esta forma, evitar los terribles embotellamientos que se vienen presentando a diario en la horas pico, así como una mejor actuación de los elementos policiacos, tanto de Vialidad como de la Estatal Preventiva, quienes en vez de ayudar, se han convertido en el azote de los ciudadanos en general, sean peatones o automovilistas particulares, ya que a los taxistas y choferes del transporte urbano, nadie, absolutamente nadie, les dice ni hace nada.

Una muestra clara de la caótica circulación vehicular que prevalece en este sector de la ciudad viene a ser la avenida Obregón, la verdadera alternativa que tienen los ciudadanos para llegar al Centro Histórico, mercado y las dependencias gubernamentales, sin embargo, las autoridades no se percataron de varias anomalías que hoy causan graves y serios aprietos a los conductores de todo tipo de vehículos; primero, que es demasiado angosta para aguantar la doble circulación, y segundo, que ante la carencia de vigilancia policiaca se permite todo, como estacionarse en ambos lados, los camiones materialistas abarcan espacios hasta en sentido contrario, los camiones repartidores les vale gorro quedarse parados por tiempos indefinidos entorpeciendo la circulación, ya que no pueden caminar varios metros para entregar sus mercancías.

Esta avenida está convertida en tierra de nadie, en las horas pico es un brutal caos vehicular, ya que los elementos de tránsito únicamente se concentran en atender el crucero con la avenida Cuauhtémoc, olvidándose de agilizar la vialidad despejando todos los tapones que provocan la lentitud en toda la arteria que desemboca otra vez a la Gobernadores por la zona conocida como la Huayita, en donde se encuentra un semáforo totalmente fuera de control, ya que mientras por un lado permite el verde en tiempo completo, por otro, solamente da salida por unos cuantos segundos, causando un mayor entorpecimiento sobre la Obregón.

El otro embotellamiento vehicular se da en el crucero de las vías férreas de la colonia Cuatro Caminos, en donde la misma policía provoca el tapón al cerrar la salida rápida de los conductores, al colocar una barrera obligando a los choferes a dar demasiadas vueltas como sí la gasolina estuviera a peso, cuando su tarea es dirigir el tráfico como semáforos humanos, por lo que las filas vehiculares se prolongan hasta la avenida Hidalgo y por el otro hasta delante de la estación del ferrocarril.

Estos son algunos detalles que no se previeron y que ahora causan malestar entre la ciudadanía, sobre todo, cuando se agudizan los problemas ancestrales causando por la prepotencia y altanería de los conductores del transporte urbano, y ni qué decir de los taxistas que, aprovechándose del caos vial, incrementan el precio de sus tarifas totalmente fuera de lo normal, alegando que tienen que dar muchas vueltas o que al circular a baja velocidad consumen mayor cantidad de combustible, por lo que el Instituto del Transporte del Estado debería imponer una vigilancia estricta sobre el comportamiento de esos prestadores de servicios, que sin duda alguna vienen perjudicando a la ciudadanía.

Podemos considerar que las obras de la avenida Gobernadores, definitivamente serán de grandes beneficios para los campechanos en un futuro no muy lejano y que se esperaban problemas colaterales, pero definitivamente, no que las consecuencias llegaran a los extremos que se vienen presentando en las vías alternas a todas horas del día, y como el tiempo de construcción va para largo, las autoridades correspondientes deben actuar como le corresponda a cada quien y evitar mayores perjuicios a los ciudadanos que habitan en todo el sector oriente de la ciudad capital.

 

“A LA POLICIA, LA QUEREMOS LEJOS DE NOSOTROS”

Aunque parezca increíble, pero es la frase que ya se escucha por todos lados en esta ciudad capital, y que muestra las emociones que se concentran de rencor e impotencia de las familias que, por un lado, reconocen los esfuerzos de ciertos funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública por tratar de cambiar la imagen de la corporación al implementar brigadas que llevan a cambio acciones sociales en las colonias populares, solo que ese intento queda totalmente inútil, por las acciones de los patrulleros que circulan por las calles y avenidas en todo tipo de vehículos, y quienes están convertidos en auténticos asaltantes uniformados.

La situación que se está viviendo en torno a la actuación de los elementos policiacos, incrementa el temor y la impotencia de gran parte de la sociedad que carece de medio de transporte propio, ya que son los de abajo, ciudadanos que a fuerzas tienen que caminar a todas horas del día o de la noche, quienes se convierten en presas fáciles para los patrulleros de las cuatrimotos o automotores, intimidan y desvalijan a quien se ponga enfrente, sea joven o adulto, no hay edad alguna, pues hasta ancianos se llevan entre las patas, les arrebatan el dinero, relojes o celulares, de ahí que las gentes no los quieran tener cerca.

Pero, como todas las cosas, esta actitud policiaca tiene una razón de ser, pues resulta que platicando con una familia, que ignoraba con quien hablaban, manifestaron que tienen un familiar que trabajó como agente policiaco que está a punto de renunciar, pues ya no soporta la forma en que son tratados por los mandos medios, en donde se genera una brutal corrupción que involucra a todos los patrulleros motorizados, pues están obligados a entregar sus elevadas cuotas en cada cambio de turno, o sea, que prácticamente los obligan a robar para poder cumplir con las cantidades de dinero, ya que de lo contrario, les aplican boletas de arresto sin causas ni motivos.

La pregunta obligada viene a ser. ¿Será que esta línea de corrupción es ignorada por la superioridad?

 

HOPELCHEN

Un municipio, cuyos habitantes en su gran mayoría son descendientes de la gloriosa cultura maya, y en donde se preservan los ancestrales aspectos culturales, dignos merecedores de una herencia única en el mundo, distinguiéndose por sus actividades agrícolas y artesanales, y en donde desde hace poco más de dos años se viene aplicando un fuerte impulso hacia el desarrollo y el crecimiento generalizado que permite a las familias a obtener mejores condiciones de vida, basada en una mejor cadena alimenticia, educación de calidad en todos sus niveles y una activación física sana con el ejercicio de diversas ramas deportivas; lo que sin duda alguna, arroja como resultados una tranquilidad absoluta y la paz sociales duradera, que marca la diferencia con el resto de la entidad.

En el municipio de Hopelchén, como en todo el estado de Campeche, la ciudadanía también está viviendo el proceso electoral a plenitud, sobre todo, cuando es una mujer joven, una madre de familia, quien busca la presidencia municipal, profesionista de carácter, de reconocida familia que a base de trabajo y esfuerzos a logrado sacar adelante la tarea de crecer y educar a sus hijos, gente de trabajo, de robada honradez, lo que permite a Sandy Areli Bass Cahuich, llegar a la candidatura del PRI para la presidencia municipal, con bases sólidas y bien estructuradas, ya que además se suman su carácter alegre y jovial, perfecta conocedoras de los altibajos económicos que afectan a la familia y en donde las mujeres tienen que hacer enormes esfuerzos, para el cuidado de la familia.

Como regidora tuvo la oportunidad de adentrarse en la problemática de todo el municipio, escuchar las distintas voces de los habitantes de las comunidades, hasta de las más apartadas, así como las alternativas de solución, por lo que puede decirse que la joven candidata cuenta con la suficiente experiencia política-administrativa, para dar continuidad al crecimiento y desarrollo de toda la región Chenera, pero sobre todo, al reconocer su humilde cuna de nacimiento le permite mantener un dialogo de comunicación y confianza con todas las familias asentadas en la jurisdicción Chenera.

Definitivamente, los tiempos actuales que estamos viviendo son de jóvenes y para los jóvenes, ya es hora que sean ellos quienes empiecen a tomar las riendas de sus propios destinos, que se aporreen, caigan y levanten las veces que sean necesarias, y lo más importante, es que debido a su propia juventud, cuentan con los suficientes ímpetus para emprender las acciones directas con toda la limpieza y honestidad que su corta edad les impone, así como tampoco es fácil que se dejen arrastrar por las influencias corruptas externas, ya que están perfectamente conscientes de que en sus manos está la fórmula de cambiar la historia de las administraciones públicas.

Es por ello que, la juventud actual a pesar de los tiempos críticos, por la que atraviesa la economía mexicana y por consecuencia lógica la campechana, de manera constante anda en busca de la superación académica como la única forma de forzar el cambio tanto en sus vidas de manera personal como de la sociedad en general, son inquietos por naturaleza, visionarios del futuro que quieren, de las herramientas que tienen en la mano, pero sobre todo, y a pesar de la mediana edad que tiene, son responsables en sus hechos y cometidos, los tiempos de pasividad, ya se quedaron en el pasado, observan el juego político de diferente manera, ya no quieren escuchar el mismo discurso populista y ofrecedor, ya no confían en la esperanza de tiempos mejores, NO, NADA DE ESO, nuestros jóvenes, ya quieren participar de lleno para alcanzar la transformación y alcanzar un MÉXICO moderno, totalmente igualitario y libre de corrupción.

Los mexicanos actuales, de mediana edad en su gran mayoría, quieren tomar las riendas de su país, y que mejor que iniciar en sus propios municipios, como es el caso de Hopelchén, en donde Sandy Areli Bass Cahuich toma el reto y se lanza en busca de la Presidencia Municipal, mujer joven sin duda alguna, madre de familia y esposa, pero no le impide alcanzar sus sueños de superación académica, ya que continúa sus estudios a nivel maestría, lo que indudablemente significa tener una preparación adecuada para administrar con certeza, transparencia y honestidad, los recursos públicos del Ayuntamiento chenero, respondiendo de esa manera al pueblo que en medida que la van conociendo en sus pláticas, más confianza le entregan para alcanzar la consolidación de su proyecto político.

Hopelchén, tierra de hombres y mujeres de lucha, quienes con esfuerzo y trabajo enfrentan las adversidades que a diario impone la vida, curtidos por el trabajo diario, gente humilde en su gran mayoría, pero sanas de pensamiento, afortunados de ser descendientes directos de la raza pura, LOS MAYAS, quienes saben portar su cultura con orgullo, esmerados en conservar sus tradiciones ancestrales, y quienes en estos caso tres años, ya probaron el impulso a sus actividades en general, comprobando que con el trabajo conjunto entre pueblo y gobierno, se pueden alcanzar óptimos resultados, para seguir mejorando sus condiciones de vida.

Pues de ese pueblo, heredero de la CULTURA MAYA, proviene la aspirante a la Presidencia Municipal de Hopelchén, Sandy Areli Bass Cahuich, orgullosa de sus apellidos cheneros y de sus padres que, con el sudor de su trabajo, le dieron la oportunidad de estudiar, así como la conducta de vida honesta y digna en la sociedad, dentro de la cual le toca vivir. arturopumarodriguez@yahoo.es

 

You may also read!

Obras comprometidas se cumplirán al 100 %

Tras aseverar que los compromisos que ha establecido con los campechanos se cumplirán totalmente, el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas

Read More...

Torrencial lluvia provoca fuertes inundaciones

La tarde de ayer sábado cayó un diluvió en la ciudad de Campeche, con más de 2 horas de

Read More...

Apoyan a Claudio Cetina en colonias

El candidato a la alcaldía aseguró que trabajando en equipo será la clave para avanzar en la recuperación del

Read More...

Mobile Sliding Menu