Visión Política

In Opinión

 

Arturo RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ

ADIOS 2018

Hoy finaliza un año de muchos contrastes políticos y socio económicos, de altibajos en la vida nacional, estatal y desde luego municipal; doce meses durante los cuales los campechanos vivieron todo tipo de experiencias, que sin duda alguna, hoy, al final del periodo, le permite sacar sus propias conclusiones sobre lo acontecido en toda la entidad, se dio de todo, para bien o para mal, pero lo campechanos nativos y avecindados estuvieron a la altura, pues a pesar de todos los avatares de mantuvo la calma y la paz social, demostrando una educación acorde a las circunstancias, pero, sobre todo, reconociendo los logros alcanzados en los aspectos de crecimiento y de transformación, pues la capital del estado y las cabeceras municipales, muestran nuevas imágenes a propios y extraños.

El 2018 deja de todo, cambios dentro del ambiente político que marcan una nueva etapa nacional, un proceso electoral totalmente fuera de serie, la culminación de 18 años de intensa campaña de Andrés Manuel López Obrador, quien supo manejar el discurso populista, la arenga totalmente fuera de lo convencional y que por mucho tiempo habían escuchado a los votantes, la gente escuchaba ansiosa lo quetenían como esperanza, aprovechó el hartazgo de un pueblo cansado del sometimiento gubernamental que mantuvo la corrupción hasta sus más altos niveles, los mexicanos exigían un cambio total y radical, estaba cansado de la mafia política que está hundida en un inmenso mar de podredumbre, que deja como herencia la brutal desigualdad entre los millones de familias que no tienen nada, y unos cuantos millonarios que lo tienen todo a manos llenas.

Indudablemente, el hartazgo de tantas humillaciones, del brutal sometimiento de un sistema gubernamental totalmente deshumanizado, de soportar un sufrimientos interminable, fue lo que provocó el despertar del pueblo, claro, confiando en el discurso populista de quien arengaba a las masas a votar por la hoy famosa cuarta transformación, diariamente se escuchaba a AMLO en forma repetitiva señalar que acabaría con la mafia del poder, que limpiaría todo el sistema político gubernamental de la corrupción, que en cuanto llegara a la Presidencia de la República reduciría el precio de las gasolinas, que los pensionados tendrían doble ingresos económicos, becas para los jóvenes en general, y muchas, muchas ofertas más, que incrementaron la esperanza de los más necesitados.

Las redes sociales se incendiaron por completo, tomando sesgos altamente peligrosos por la virulencia de los troles que proliferaron por todos lados, quienes marcaron sus escritos con demasiada virulencia y poca educación, ofendiendo y denigrando a quienes se atrevían a opinar diferente, fue un notorio y marcado divisionismo generado en torno a la figura del abanderado de Morena que cundió por todo el, país, estrategia que al final de cuentas dio como resultado el triunfo del tabasqueño, con la votación de alrededor de treinta millones de mexicanos de los ciento veinte millones que en total habitan en el territorio nacional.

Fue el voto de quienes confiaron en sus promesas, menos del cincuenta por ciento del total de habitantes del país, que acudieron a las urnas dispuestos a todo por obtener la victoria, mientras que el resto de las familias mantuvieron la prudencia, se abstuvieron para evitar el choque frontal, por lo que definitivamente, nadie, absolutamente nadie, puede asegurar que AMLO haya logrado un triunfo rotundo y mayoritario, el triunfo llegó, pero por un tercio de votantes, el resto de la población se mantiene expectante, a la espera de los acontecimientos que se esperan a partir de mañana primero de enero del 2019, pues todo mundo sabe que es entonces cuando inicia la verdadera odisea para los mexicanos.

Los juegos de tanteos o amagos de lo que se aproxima, ya se vieron en estos primeros meses desde la ascensión al poder de López Obrador, cuyos resultados, definitivamente no son nada halagadores, pues ya es notoria la desagradable decepción en cierto porcentaje de sus enloquecidos seguidores, a muchos se les están cayendo las vendas de los ojos al percatarse que las acciones que el Presidente de México viene ejecutando no son lo que esperaban y mucho menos el cumplimiento de las promesas en todos esos años de campaña, lo que sin duda alguna provoca una drástica caída en los índices de popularidad del mandatario mexicano.

Lo cierto es que el pueblo de México ya despertó, ya probó el tremendo poder que tiene en sus manos, y que son los más desprotegidos ese gran porcentaje que vive en medio de la pobreza, el asalariado sojuzgado con el mini sueldo que le autorizan por sus jornadas laborales, millones de seres humanos que cohabitan en condiciones paupérrimas, o aquellos que luchan a diario para medio comer, familias sin futuro por carecer de todo lo necesario para aspirar a una vida mejor y que proliferan en todo el territorio nacional, son ellos quienes decidieron las pasadas elecciones, y quienes ahora despiertan a la triste realidad de que las promesas de campaña se quedaron en eso, palabras huecas y sin efecto, pues ya conocen la expresión directa del Mesías, hoy convertido en mandatario mexicano. “Una cosa son los discursos de campaña y otra muy diferente es llegar a Presidente”, lo que se puede tomar como una burla para el pueblo que se siente engañado.

López Obrador ha impuesto condiciones muy personales en su forma de gobernar, sabe perfectamente bien que cuenta con mayoría absoluta en el Congreso de la Unión, por lo que, para redondear toda la cúpula del poder político mexicano, arremete en contra del judicial, en donde también la corrupción campea de manera estratosférica, con salarios exorbitantes, agresivos a la humildad y el hambre del pueblo, magistrados a quienes definitivamente se tenían que meter en cintura, también es aplaudible la suspensión de pensiones a los expresidentes de México, demasiado robaron en sus sexenios como para que sigan siendo una carga para la ciudadanía.

Pero no todo es bueno ni aceptable, ya que de las promesas populacheras, solamente unas cuantas ha cumplido hasta el momento y a medias, atole con el dedo, todo tiene un sello de tres años, y hasta entonces se volverán a atender esos asuntos cuando se lleve a cabo la consulta popular para ver si se queda o se aplica la revocación de mandato, o sea, que no haya certeza de nada, que en estos 36 meses el futuro de nuestro país estará a la deriva, pues se ofrecen muchas inversiones y proyectos de gran escala, pero….¿Y ELDINERO APA?.

Marcelo Ebrard, flamante embajador de México, anuncia con bombo y platillo que los EE UU aportará millones de dólares para el combate de la crisis económica de los países centroamericanos, cuyas caravanas llegaron a inundar la República Mexicana, por lo que sale con la jalada de que también el gobierno mexicano donará muchos millones de pesos para esa causa, declaraciones que sin duda alguna han causado mucho revuelo entre la ciudadanía en general, ya que efectivamente, hay que reconocer la hermandad entre los pueblo, pero primero es deber del gobierno atender de manera prioritaria y urgente la terrible situación de pobreza y desamparo que existe entre los pueblo originales, así como con millones de familias en situación desvalida, y después querer ser magnánimos con los de fuera, error garrafal que provoca mayor decepción.

Son muchos los bandazos que se vienen resintiendo por toda el territorio nacional, desgraciadamente, hasta el momento no se vislumbra nada positivo en la vida de los mexicanos, todo es igual, los combustibles con precios por las nubes, los concesionarios de las gasolineras haciendo de las suyas en contubernio con la Profeco, expendiendo litros de 800 mililitros, evasión fiscal, sobre todo, aperturando estaciones de servicios hasta debajo de las piedras, incluso, hasta en unidades habitacionales, convertidas en bombas de tiempo, y al menos en Campeche, con distintos nombres pero todas propiedad del grupo GES, o sea, de los españoles, explotadores del pueblo y sus trabajadores.

Desgraciadamente y, aunque la contiendas electoral ya debería haber quedado atrás, la virulencia de las redes sociales continúa de manera cotidiana, los troles en las redes sociales ahora son mucho más agresivos al “defender” al presidente AMLO, quien al parecer continúa jugando al divisionismo social, de ninguna forma se observa la reconciliación nacional, lo cual pone en tela de dudas las buenas intenciones del hoy todopoderoso mandatario que maneja las cúpulas del poder político gubernamental de México, o sea, de quien hoy maneja los hilos de la MAFIA EN EL PODER.

EN CAMPECHE

El 2018 deja los recuerdos de una historia cuyos bemoles se observan según el cristal con que se quiera ver, es la misma ciudadanía quien analiza, comenta y señala el acontecer de estos últimos doce meses, en donde definitivamente nada se puede ocultar del binomio pueblo-gobierno, sea estatal o municipal, y como ya es costumbre, a estas alturas salen a relucir lo bueno y lo malo, y desde luego, supuestos actos de corrupción en base a los sucesos ocurridos, sobre todo, cuando la economía estatal no es tan boyante como se quiera hacer creer, y son los mismos campechanos, nativos y avecindados, quienes reconocen los logros transformadores, la modernización de las principales ciudades, el impulso al sector agropecuario cuyos resultados efectivamente se refleja en los grandes y ricos productores, mientras que los pequeños propietarios o ejidatarios siguen en el mismo peregrinar.

Hoy, al final del año, se puede ver que en el estado de Campeche hay logros trascendentales para el impulso del sector turístico, obra de urbanización de vital importancia para la modernización de la capital del estado como en isla del Carmen, así como en las cabeceras municipales, de lo cual la ciudadanía está consciente, lo reconoce abiertamente, pero desgraciadamente, no todo lo que brilla es oro, existen problemas económicos que afectan directamente a los que menos tienen por la falta de circulante monetario, la carencia de empleos mejor remunerados, lo que provoca las quejas de comerciantes de todos los rubros, incluso, hasta de los constructores por la falta de oportunidades, pero, a pesar de todo ello, prevalece la paz y armonía social ante las adversidades que se presentan de manera familiar.

En este mismo periodo de tiempo, los campechanos vivieron con intensidad todo el proceso electoral bajo un estricto régimen de seriedad y respeto, manteniendo una calma digna de admiración, ya que a pesar de las provocaciones en las redes sociales, los energúmenos fueron totalmente ignorados, hoy ya es historia y cada quien realiza sus actividades cotidianas conforme a sus intereses personales y familiares, los campechanos saben perfectamente bien que se tiene que trabajar para mejorar las condiciones de vida, nada es regalado y que definitivamente no puede ni debe mantener esperanzas de que el gobierno continúe ejerciendo una paternidad que no le corresponde.

En Campeche de manera estatal, durante todo este año que finaliza hoy, se tiene que reconocer que se ejercieron actividades de manera conjunta entre pueblo y gobierno, lo que permite una recuperación en ciertos aspectos productivos dentro del sector agropecuario, artesanal y agro-industrial, sin embargo, no se pueden echar las campanas al vuelo, todavía falta mucho por hacer para llegar a ser autosuficientes en producción y productividad, mientras que en turismo puede considerarse que se mantiene un crecimiento constante en la llegada y estancia de visitantes nacionales y extranjeros, importante rubro en la economía estatal.

Cierto, el estado de Campeche tiene un futuro muy halagador, hay bases bien cimentadas para alcanzarlo, falta que se logren alcanzar, pues del plato a la boca se cae la sopa, ya que no se puede negar que el 2019 inicia con malos augurios económicos, pues ya es un hecho real y concreto, el recorte presupuestal que el gobierno federal impone al estatal por más de 800 millones de pesos, primera puñalada trapera de AMLO a los campechanos, pues al final de cuentas, es el pueblo quien paga las fatales consecuencias.

Los habitantes de toda la entidad, se mantienen a la expectativa, por el futuro que se avecina, de ahí que los habitantes de cada uno de los once municipios que conforman la geografía campechana, viven sus propias condiciones que eligieron en los pasados comicios, en donde afortunadamente la mayoría tuvieron acertadas decisiones electorales, pues con apenas tres meses, las nuevas autoridades de Palizada y Calakmul, en donde los exalcaldes, simple y sencillamente se dedicaron al saqueo del erario público, dejando en el abandono irresponsable las obligaciones para con sus conciudadanos que hoy por hoy exige justicia y la aplicación de la ley.

Con las nuevas autoridades municipales, los habitantes de todas y cada una de las comunidades, hasta las más apartadas, están viviendo un cambio radical, pues saben que cuentan con presidentes municipales, entregados y aferrados en sus obligaciones y compromisos, hoy las familias asentadas, tanto en los límites de Guatemala y Quintana Roo, o los del último rincón de Campeche, en las colindancias con Tabasco, empiezan a sentir el mejoramiento en sus condiciones de vida, como resultado de las intensas gestiones realizadas por sus presidentes municipales.

En Champotón y Hopelchén, en el primero cambió de manera radical la forma de gobernar, ahora todo es a puertas abiertas, de contacto directo y sobre todo de comunicación directa con la ciudadanía, lo que sin duda alguna permite la ejecución de obras y programas benéficos para las familias champotoneras; en el segundo, puede considerarse como una administración de continuidad, pero mejorada en calidad y servicios en todos los aspectos, y en donde los chenerosson testigos directos de las intensas jornadas laborales que emprende a diario la presidenta municipal.

En Candelaria y Escárcega, la ciudadanía paga las consecuencias de sus decisiones, no analizaron antes de votar y hoy sufren las consecuencias, en el primero el alcalde repetidor, les continúa dando pan de lo mismo y un notorio ejemplo de la desidia y abandono, son las condiciones en que se encuentra el municipio, en donde pese a los reclamos populares, solamente se encuentran oídos sordos; mientras que los escarceguenses soportan las veleidades de una autoridad municipal, que hace como que hace, pero que en realidad no hace nada, al menos en estos primero tres meses al frente de la administración pública, mientras que los problemas urgentes y prioritarios siguen incrementándose de manera preocupante y peligrosa por la decepción popular.

En el resto de los municipios, Carmen, Hecelchakán, Calkiní y Tenabo, hay nuevas formas de gobernar, los alcaldes tratan de cumplir conforme a sus condiciones presupuestales, pero ahí están de pie junto al cañón, por lo que el pueblo se siente atendido, escuchado y con repuestas acorde a sus necesidades, pero la verdad es que todas las autoridades municipales antes mencionadas, tienen muy poca tela de donde cortar.

En cuanto al municipio de Campeche, es otra historia, pues el alcalde es considerado hasta por sus propios seguidores, como un candil de la calle, oscuridad de su casa, quien llegó con toda la confianza de un pueblo, que sin duda alguna le permitía crecer en sus aspiraciones políticas, pero desgraciadamente con sus actitudes y desplantes de vedette de cuarta o quinta estofa, hoy es señalado con índice de fuego por todos sus errores, pero, sobre todo, por la forma tan burda y descarada de imponer una sobre explotación a los contribuyentes, dejando ver con toda claridad que no se detiene ante nada para conseguir sus objetivos de enriquecimiento, ya que juntocon toda la recua de traidores regidores, se incrementaron sus salarios sin respeto alguno para los campechanos, pero, además, patentiza su ambición cuando los diputados locales del Congreso del Estado, le niegan su solicitud de aumentar los impuestos, pero buscó la forma de joder al pueblo, y por sus calzones subió los precios de los servicios públicos por “ajustes de tarifas”.

En estos últimos días, antes de finalizar el año, las familias del municipio de Campeche, incluyendo hasta quienes le dieron el voto de confianza al alcalde Panista, están que trinan en su contra, revientan de coraje, pues los impuestos aumentaron lesivamente en los bolsillos de la ciudadanía, además de que se paga a cambio de nada, ya que los servicios públicos siguen siendo una vil porquería, lo que sin duda alguna, levanta una amenaza clara y decidida que lo van a esperar en las puertas de su domicilio, cuando vaya en busca del voto, lo que sin lugar a dudas acaba de una vez por todas y de raíz las aspiraciones que tiene hacía la gubernatura del estado, está frito por completo, acabó con sus posibilidades, y lo peor de todo es que no se recupera con sus payasadas, mucho menos con regalitos de quinceañeras. No supo ser Presidente Municipal, mucho menos Gobernador del Estado de Campeche. arturopumarodriguez@yahoo.es

 

You may also read!

Presentan Calendario Escolar 2019-2020

190 días de clases; el ciclo escolar inicia el 26 de agosto de este año y concluye el 10

Read More...

A Campeche le irá bien con López Obrador: Aysa González

CIUDAD DEL CARMEN.- Vas señalar que el presidente Andrés Manuel López Obrador es un hombre bueno y bien intencionado,

Read More...

Abogados darán asesoría para dejar de pagar el DAP

En virtud de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de manera arbitraria ha dejado a varias colonias y

Read More...

Mobile Sliding Menu