Visión Política /

In Opinión

ARTURO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ 

ADIÓS A LA CONAGO, BIENVENIDO EL PRI NACIONAL 

Es con trabajo arduo, constante, aferrado y tenaz, como Alejandro Moreno Cárdenas ha logrado su brillante carrera dentro del ámbito político estatal y federal. Primero, como legislador en ambas Cámaras del Congreso de la Unión y, posteriormente, como Gobernador del Estado de Campeche, en donde se desempeña hasta el día de hoy, cargo público que lo llevó por acuerdo general como presidente de la CONAGO, Conferencia Nacional de Gobernadores, entregando la estafeta el pasado 30 de abril, que ahora se encuentra en manos del gobernador de Querétaro, Pancho Domínguez. 

En su periodo al frente de la Conago, Moreno Cárdenas no solamente demostró una total madurez política, sino un gran sentido de responsabilidad y certidumbre en las negociaciones entre la federación y los estados, por lo que sus detractores y amarra navajas, jamás lograron hacer mella entre la relación del mandatario campechano con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. La cordialidad y el respeto mutuo fue bombardeado por los malintencionados, quienes al final de cuentas se quedaron con un palmo de narices, jamás lograron cristalizar sus deseos venenosos, por el contrario, los descerebrados solamente demostraron una total carencia de educación, ni respeto para el estado de Campeche, los pobres idiotas no entienden que si le va mal al gobernador, le va peor a toda la Entidad. 

Hoy, la historia está escrita con toda legalidad y claridad, ahí queda para la posteridad la intensa labor realizada por el gobernante campechano quien, como presidente de la Conago, tuvo la oportunidad de trabajar por el fortalecimiento de la federación, y lo más importante, en la gestión de los temas prioritarios y sensibles para las y los mexicanos en general, tomando acuerdos que dan viabilidad a las alianzas laboral y productivas, brindando un marco mayor de seguridad para todos los involucrados, considerados como los principales pilares de la economía nacional. 

Hablando claro, se puede precisar que en estos primeros tres años de la administración de AMC, se han tenido fuertes altibajos presupuestales, que frenaron de golpe la ejecución de ciertas obras de gran impacto, pero, nadie, absolutamente nadie, puede decir haber escuchado al gobernante quejarse de la complicada situación, por el contrario, esa piedra en el zapato lo incentiva para realizar con mayores impulsos sus gestiones ante diversas instancias federales, y que al final de cuentas significa mayores beneficios para los campechanos, realidad que los detractores no quieren ver, aunque la verdad siempre sale a flote. 

Hoy por hoy, Alejandro Moreno Cárdenas significa la mayor de las garantías para el crecimiento y desarrollo de los campechanos, y es por ello que se maneje la premisa de que, “Si le va bien a Alito, definitivamente le irá mejor a Campeche”, y es ahí en donde se deben unificar criterios, desechar la olla de grillos baratos para mantener la unidad que tanta falta viene haciendo en estos momentos, sobre todo, tomando en cuenta que Campeche se encuentra en la punta de la cima como nunca antes en la historia política del estado, pues tuvieron que pasar muchos años para llegar al punto culminante en que se encuentra hoy en día. 

Campeche se encuentra en la voz populi a nivel nacional, pues todo mundo reconoce la audacia, el empuje y el coraje político de Alejandro Moreno Cárdenas, quien como Gobernador del Estado, ha logrado sacar adelante sus compromisos de crecimiento y desarrollo, ha plasmado su sello muy personal en los proyectos de desarrollo y crecimiento en todos los aspectos, y aunque muchos dirán que se trata de alabanzas y lambisconerías, la verdad, aunque no todos la acepten, es que su mandato en la entidad deja una huella muy profunda e imborrable, pues la transformación se encuentra a la vista de todos, obras reales que solamente los ciegos e ignorantes no quieren ver. 

El futuro es corto y preciso, pero todo parece indicar que la dirigencia nacional del PRI requiere y necesita la presencia de AMC para resurgir de las cenizas como el ave Fénix, es hoy cuando el tricolor tiene que reconocer que es la base de sus militantes los que dictan la última palabra, que ya no se van a aceptar juegos sucios, ni imposiciones cupulares, se acabaron los dedazos, los dirigentes a modo para continuar mangoneando los destinos del partido de las instituciones, cuyas consecuencias fueron severamente fatales y que al final del día, lo llevaron al fracaso rotundo en las pasadas elecciones del 2018. 

La militancia exige respeto total a los acuerdos tomados en el Consejo Político Nacional, de que fueron las bases quienes eligieran al nuevo dirigente del tricolor, sin embargo, la cúpula, los de arriba, intentan hacer de las suyas, olvidándose de los compromisos con las bases y tratar de imponer caprichos, lo cual, de darse, sería el acabose definitivo del partido tricolor, cuyo futuro deberá definirse en las próximas semanas, y del cual se espera mucho, ya que también se encuentra en juego parte de la vida nacional, sobre todo, en estos momentos cuando México tiene un sistema gobierno indeciso y a la deriva, manejado a ocurrencias y totalmente carente de confianza, provocando un bamboleo de incertidumbre, con discursos rayanos en la locura por la carencia de lineamientos directos, precisos y concretos, solo se escuchan merolicos y payasos de carpas baratas. 

El PRI nacional requiere de una dirigencia congruente y apegada a sus bases, por muy humildes que sean, recuperar sus orígenes, contar con un líder natural con visión clara y precisa, dejar de ser el escalón de unas cuantas familias ostentosas que solamente buscan el manejo del poder por el poder mismo. Es hoy cuando se requiere de un dirigente visionario, que marche acorde a los tiempos que se están viviendo, de lo contrario, el tricolor estará cavando su propia tumba. 

México y millones de mexicanos requieren con urgencia salir del marasmo, reencontrarse con su destino, tener confianza en su Partido Revolucionario Institucional, y para ello debe dejar de ser manipulado por las familias en el poder. Hoy los priistas desean tener un partido apegado al pueblo, un partido que encabece las demandas populares, que luche por la sociedad mexicana, fuera de toda corrupción y que se dignifique con funcionarios nacidos y brotados del mismo pueblo. arturopumarodriguez@yahoo.es 

You may also read!

Transportistas exigen subsidio o incremento a las tarifas

Pararon más de 100 unidades y las estacionaron en los alrededores de la zona Ah Kim Pech; los choferes

Read More...

Evalúan acciones titulares de la Sedesyh y Codesvi

El secretario de Desarrollo Social y Humano, Christian Castro Bello, sostuvo una reunión de trabajo con el director de

Read More...

Certifica CELE dominio del español: Saravia L.

La rectora de la UAC afirma que se garantizan estándares de calidad y buenas prácticas, así como el uso

Read More...

Mobile Sliding Menu