Home Opinión Xibalbá
0

Xibalbá

0
0

<p>Dice un conocido refrán que <em>tanto peca al que mata a la vaca como el que le amarra la pata</em>.</p><p>Y los delitos, como los pecados en la religión católica, <em>se cometen por obra u omisión</em>.</p><p>¿Por qué abrimos nuestro galimatías de esta semana con esas frases?</p><p>Pues porque queremos hacer alusión a la permisividad y pasividad del gobierno mexicano en cuanto a algunos temas que parecen haberlo colocado contra la pared, específicamente en el caso de Ayotzinapa, en Guerrero, y en todo los hechos violentos y vergonzosos suscitados en Michoacán.</p><p>Como diría <em>Jack, The Ripper</em>, vayamos por partes.</p><p>Es insoslayable e innegable que los hechos que enlutaron a 43 familias son una atrocidad que no se puede permitir. Que las autoridades deben hacer hasta lo imposible por detener a todos los involucrados y someterlos a la justicia, en la brevedad que sea posible.</p><p>La monstruosidad que cometieron miembros del crimen organizado contra esos 43 jóvenes es imperdonable. El dolor de los padres y familiares debe ser inenarrable y muy bien hacen en exigir el esclarecimiento de los hechos y se aplique justicia a los responsables.</p><p>Pero todo ello no es argumento para que en nombre de esos 43 desaparecidos sus familiares sean manipulados y orillados a cometer ilícitos que ponen en peligro su integridad física y su libertad, porque de aplicárseles la ley, terminarían sujetos a procesos penales.</p><p>Bajo clara influencia, los familiares de los desaparecidos ahora creen que sus hijos y hermanos se encuentran con vida y, lo que es peor, recluidos en alguna instalación militar de Guerrero. Ojalá así fuera y pudieran encontrarlos vivos.</p><p>Pero -desgraciadamente, y de verdad lo decimos con gran dolor- mucho creemos que esos jóvenes tienen bastante tiempo de fallecidos.</p><p>Grave, doloroso, vergonzoso, horrible. Podemos colocarle todos los epítetos que queramos, pero eso no devolverá la vida a los jóvenes que -todo parece indicarlo así- fueron brutalmente asesinados.</p><p>Y en la desesperación, y muy posiblemente manipulados, los padres están cayendo en actos de provocación que han puesto en peligro sus vidas y su propia libertad.</p><p>¿Cómo es posible que hayan atacado -y se les permitiera- un cuartel militar y tratasen de ingresar por la fuerza? En cualquier parte del mundo habrían sido repelidos a balazos, detenidos y procesados por el atentado.</p><p>En esta acción, los principales agresores fueron un radical grupo de encapuchados que, obviamente, estaban provocando, en la búsqueda de una respuesta violenta por parte de los militares para enturbiar, aún más, el ya tan manoseado asunto de Ayotzinapa.</p><p>Y se dice, que todo ello, realizado bajo la complaciente mirada de la policía estatal de Guerrero, quienes ni por asomo intentaron hacer lo más mínimo para impedir la ilegal acción de los <em>manifestantes</em>.</p><p>La omisión, el no cumplir con su deber, es también una forma de incurrir en un delito.</p><p>Las comparaciones son odiosas. Es cierto. Pero algunas son necesarias, si con ello podemos clarificar y trazar el camino para un actuar mejor.</p><p>Recién, en Francia, un grupo de extremistas musulmanes realizaron un acto de barbarie y terrorismo en contra de una publicación de esa nación y quienes trabajaban en sus instalaciones.</p><p>Se trata del ataque terrorista a <em>Charlie Hebdo</em>, semanario satírico francés, perpetrado por los hermanos Said y Chérif Kouachi, en el que murieron 12 personas.</p><p>En tan sólo tres días, las autoridades galas encontraron y dieron muerte a los perpetradores del atentado en una acción implacable que adujo razones de Estado.</p><p>¿Por qué en México no ha sido posible actuar así, específicamente en el caso de Ayotzinapa?</p><p>Muy fácil la respuesta. Por el hecho del involucramiento de muchas de las autoridades que debieran asumir su responsabilidad de hacer valer la ley y garantizar la seguridad y justicia para todos los mexicanos. Por la pusilanimidad y el miedo a que el Estado sea tildado de represor.</p>&lt;p>Ese miedo hace parecer al Estado Mexicano como débil e incapaz de hacer cumplir su función con todos sus gobernados.</p><p>Todo pareciera indicar que estamos a merced de la tiranía de una minoría. Ha habido tolerancia en exceso.</p><p>La respuesta del pueblo francés fue plausible. ¿Acaso hemos visto manifestaciones en ese país que degeneren en vandalismo, saqueo y motines? No. Incluso, el gobierno prohibió manifestaciones de tipo islamófobas en París.</p><p>¿Quién ha tildado de represor al gobierno francés? Y aunque lo hubieran hecho, le ha valido un soberano cacahuate. Primero está garantizar la seguridad de sus conciudadanos y el Estado de Derecho. Igualito que en México y en Campeche, ¿no lo cree usted así, amable, ficticio, onírico, onánico lector, lectora o lo que sea?</p><p>LA VERSION CAMPECHANA</p><p>Y en nuestro bello terruño también se cuecen habas. Esta semana que ayer falleció, el sempiterno impune e intocable Luis Antonio Che Cu -a la postre, hoy aspirante a candidato independiente al Gobierno del Estado de Campeche- tuvo la puntada de bloquear dos vitales carreteras federales de la entidad, el tramo que une a la capital con Champotón y el que va de Escárcega a Chetumal.</p><p>Bajo la sumisa aceptación de las autoridades estatales, Che Cu y sus hordas, en un sincronizado movimiento, bloquearon los tramos carreteros -generando severas afectaciones al comercio y a los particulares que se desplazaban- y tomaron las instalaciones de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).</p><p>Casi una semana las mantuvieron en esas condiciones, mientras que las autoridades mandaban mensajes por redes sociales invitando al diálogo. No fue sino hasta que la dependencia federal dobló las manos y empezó a ceder a las pretensiones de los delincuentes, que, el viernes, permitieron la normalización de la circulación vehicular.</p><p>En esa misma semana, la <em>perredista solidaria </em>Ana Laura Alayola Vargas, que hasta hace unas fechas se encontraba bajo contrato en la Sagarpa, a las órdenes del <em>Marco Polo Campechano</em>, Víctor Manuel Salinas Balam, tuvo la ocurrencia de formar un grupo de campesinos para exigir al Gobierno del Estado el pago de casi cuatro mil 500 seguros campesinos, que están pendientes desde hace 20 años.</p><p>Tras ser <em>bateados </em>-o instruidos- en la Dirección de Asuntos Agrarios, dependiente de la Secretaría de Gobierno, Ana Laura y sus huestes se dirigieron hacia la CNC, para <em>dialogar </em>con la<em> lideresa </em>campesina priísta, Sonia Jaqueline Cuevas Kantún, la autodenominada <em>Princesita Maya</em>.</p><p>Para buena fortuna de los campesinos, y mala para la pésima ex alcaldesa de Calkiní, ésta se encontraba en sus oficinas. Los hombres del campo liderados por la oficialista perredista la abordaron y prácticamente no la dejaban salir, exigiendo la gestión del pago de los seguros campesinos.</p><p>Al verse acorralada, recibiendo una sopa de su propio chocolate, Cuevas Kantún solicitó de manera subrepticia el auxilio de su principal asesor y <em>machacapiña</em>, el <em>voraz pececillo sudamericano</em> que aún dirige el Pasquín Oficial de la calle Tamaulipas -aunque se afirma que sus días están más que contados al frente de ese libelo-, quien le aconsejó combatir el fuego con fuego.</p><p>Y recordando el tiempo en que utilizaba esas tácticas en la Universidad Autónoma del Sudeste, le formó un grupo de choque armado con tubos, piedras, palos, machetes y bates.</p><p>Sin decir agua va, y a bordo de camionetas, el campechano comando irrumpió en las instalaciones de la Casa del Campesino, rompiendo páneles de vidrio e ingresando al recinto. A su paso, descalabraron a cuatro o cinco de los muchachos de la Alayola -por cierto, hija de nuestra apreciada maestra Eva-, quienes no vieron de dónde provenían los guamazos y pedradas.</p><p>En un operativo digno de <em>Salvando al Soldado Pérez</em>, operación eminentemente quirúrgica, en menos de tres minutos tenían ya a la <em>princesita </em>en el suelo de una de las camionetas -hay quienes afirman que su arma secreta para evitar la reacción de los secuestradores fue el arremangamiento de la falda de la calkiniense-, y quemando llantas partieron con rumbo hacia el Seguro Social, dejando con un palmo de narices a la Alayola y seguidores.</p><p>En represalia, la instigadora mantiene tomadas con sus huestes las instalaciones de esa central campesina. Afirman que no se la entregarán a quien califican de <em>traidora </em>y la acusan de no luchar por las causas de los hombres del campo.</p><p>Y con todo este alboroto, ¿me podría decir usted, ficticio, tolerante, onírico y onánico lector, lectora o lo que sea, qué hacía la autoridad en esos momentos?</p><p>La respuesta es simple y llana. Nada. Ser simples espectadores mientras dos grupos antagónicos se rompen el alma. Qué bonito, ¿no?</p><p>No cabe duda que el mal ejemplo cunde, y es más fácil dejar de hacer que cumplir con el deber. Al tiempo.</p><p>LIBERTAD DE EXPRESION,</p><p>DOS PESAS Y DOS MEDIDAS</p><p>El reciente ataque a las instalaciones del satírico semanal <em>Charlie Hebdo</em>, es una plena muestra de la intolerancia hacia la crítica y la libertad de expresión, pero también abre una interesante posibilidad de debatir hasta dónde llega este derecho universal.</p><p>¿Es válido satirizar y agredir íconos religiosos o patrióticos?</p><p>Nada justifica el bárbaro ataque -que costó una docena de vidas humanas- de radicales musulmanes a las instalaciones del monero semanario, cuyos caricaturistas habrían cometido el terrible pecado de burlarse de Mahoma, el profeta de Alá.</p><p>La respuesta francesa fue implacable. A pesar de llevarse entre sus acciones la vida de cuatro rehenes, dieron muerte a los terroristas. Así de fácil. Todo en aras de castigar a los delincuentes y proteger la libertad de expresión.</p><p>Pero aquí viene una buena pregunta:</p><p>¿Si hay que ser tan tolerantes con este derecho universal, por qué los franceses no lo fueron tanto cuando en 1998, en pleno mundial, el mexicano Rodrigo Rafael Ortega tuvo la ocurrencia -estando hasta el gorro de alcoholizado- de orinarse sobre la Flama Eterna del Arco del Triunfo, extinguiéndola de certera micción?</p><p>¿Es que, acaso, apagar la llama al Soldado Desconocido no puede tomarse como un acto de protesta y un ejercicio de la libertad de expresión?</p><p>¿Por qué Rodrigo Rafael fue encarcelado, castigado, y nuestro país obligado a ofrecer disculpas diplomáticas?</p><p>Guardadas las proporciones, ¿no es algo similar lo que <em>Charlie Hebdo </em>realiza en contra de las naciones que profesan la fe musulmana?</p><p>Insistimos: Nada justifica la muerte de 12 personas. Solo queremos dejar en claro que el concepto de libertad de expresión es algo muy subjetivo.</p><p>SOLO ELLOS PUEDEN HACER NEGOCIOS Y</p><p>BENEFICIARSE AL AMPARO DEL GOBIERNO</p><p>Como ya se hizo costumbre en estos casi seis años, en días pasados estalló un nuevo escándalo, generado por ese grupo mediático que ha pretendido imponer funcionarios, políticas de gobierno y hasta candidatos, todo en su favor y buscando incrementar sus insultantes y mal habidas fortunas.</p><p>Se trata de la instalación de una cafetería de la franquicia <em>Frappísimo </em>en el reconstruido Palacio Municipal, área que se adjuntó a la Biblioteca Campeche, en pleno centro de la ciudad.</p><p>La molestia es causada porque el gobernador Fernando Eutimio Ortega Bernés decidió otorgar de manera directa la concesión -en lo que consideran una falta de respeto, pues afirman que no les consultaron- a descendientes de Cruz Manuel Alfaro Isaac, a quien los Arceo han considerado su archienemigo.</p><p>Así, sin el menor pudor, han lanzado una andanada en contra del gobierno de Ortega Bernés, utilizando a todos los que pueden opinar en su contra, para denostar al mandatario y su decisión.</p><p>De esta manera, matan dos pájaros de un tiro y continúan con su campaña de infamias contra el gobierno estatal, que no tiene otra intención más que imponer a su candidato.</p><p>El mandatario ha tenido que salir a decir que asume la responsabilidad de su decisión, ante la falta de defensa de parte de sus funcionarios, quienes se han tirado la bolita los unos a los otros.</p><p>Así las cosas, la sabiduría popular sigue siendo válida: <em>Cría cuervos y te sacarán los ojos</em>.</p><p>Pero que sigan yendo a besarles los pies cada navidad y en cada aniversario de sus pútridos medios de incomunicación y enajenación. Hay quienes sólo a madrazos aprenden.</p><p>DEL BUZON DE ROBERTO CARLOS</p><p>(Y a usted, ¿no le vetaron, compañerito?</p><p>DEL MEGADRENAJE Y COSAS PEORES</p><p>Sin duda que la obra del megadrenaje, una vez terminada, arrojará enormes beneficios a la población, sobre todo a la de aquellas zonas en las que cada temporada de lluvias viven la zozobra de qué pasará con sus pertenencias, pues las recurrentes inundaciones arrasan con lo poco o mucho de su patrimonio, año con año.</p><p>Por ese lado, no hay objeción ni inconformidad alguna. Por el contrario, se agradece a la autoridad su gestión para este tipo de acciones, pues su beneficio es prácticamente para siempre.</p><p>El problema, las inconformidades, los perjuicios, aparecen cuando alguna de las muchas partes involucradas en este problema no cumple con la parte de su responsabilidad, ya sea por falta de planeación, de elementos o simplemente porque les vale madre, como en muchas ocasiones pasa, en ésta y en otro tipo de situaciones.</p><p>Y nos referimos en concreto al tema de la vialidad, primero, en el área en la que se desarrollan los trabajos del megadrenaje, donde la circulación vehicular se ha convertido en un deporte extremo, de alto riesgo, por una sencilla razón: es nula la presencia de agentes de vialidad que cuando menos intenten dirigir el tránsito. Y no solo nos referimos a las horas pico, de entrada y salida en escuelas y oficinas, sino durante prácticamente todas las horas hábiles de un día común.</p><p>Es verdaderamente molesto, caro, pero lo más importante, inadmisible, recorrer un trayecto de menos de un kilómetro, hasta en 20 minutos, por la simple razón de la falta de elementos de vialidad que dirijan el tránsito, situación que se agrava cuando el paso habilitado está en peores condiciones que las calles que se están rompiendo para el megadrenaje.</p><p>Y si a eso le añadimos la imprudencia de muchos conductores, pues el cóctel justifica plenamente que el índice de percances viales y mentadas de madre entre automovilistas se haya incrementado exponencialmente.</p><p>Mientras que el flamante secretario de Seguridad Pública y Protección a la Comunidad se la pasa entre el café con sus amigos y sus viajes a Champotón para, según él, estar vigente porque quiere ser alcalde, la ciudad es un caos, no solo en la vialidad de las áreas aledañas a las obras del megadrenaje, sino en las pocas avenidas y calles abiertas a la circulación.</p><p>A duras penas vemos a algunos elementos de vialidad a las puertas de las escuelas a la hora de entrada y salida, en los alrededores de eventos masivos y separando lugares de estacionamiento en el Centro Histórico para los vehículos de las esposas de funcionarios. Eso sí, usted puede ser beneficiario de esta práctica invitándoles un café, una torta o con simples 10 pesos, pero en el área del megadrenaje, ni de milagro usted los verá.</p><p>Si tiene la necesidad de pasar por esos rumbos, que el santo niño de antenoche lo coja (sin albur) confesado, porque la única autoridad que usted verá será a los motociclistas de la Policía Estatal Preventiva pasando hasta en sentido contrario para poder llegar a su destino, con o sin emergencia. El resto de conductores, suerte y mucho ánimo para llegar.</p><p>Pero, además, correrá usted el riesgo de circular junta a maquinaria pesada en operación, con obreros que de manera por demás imprudente se sienten con el derecho y autoridad de parar el tráfico cada vez que sea necesario para el movimiento de volquetes y tractores. Todo, de nuevo, por la ausencia se elementos de vialidad.</p><p>Y en el colmo de estupidez de las supuestas autoridades de vialidad, en las últimas semanas han aparecido como por arte de magia, topes por todas partes; muchos instalados por vecinos de diferentes rumbos de la ciudad. Ahora cada quien se siente con derecho a poner un tope en la puerta de su casa. ¿Para qué? pues solo ellos lo sabrán.</p><p>PARQUE NOVIA DEL MAR, POR</p><p>SU NUEVO <em>EXTREME MAKEOVER<strong></strong></em></p><p>Construido en el sexenio de Abelardo Carrillo Zavala como símbolo de su gobierno y la bohemia que aún lo caracteriza, el parque Novia del Mar, en el malecón de la ciudad, se ha convertido a lo largo de los años en un espacio característico de la ciudad. Primero, como un espacio público al que los campechanos podían acudir a <em>tomar fresco</em>. Al paso del tiempo la gente dejó de ir y se fue abandonando poco a poco.</p><p>En el trienio municipal de Carlos <em>Me levanto llorando por las noches </em>Rosado Ruelas, el 15 de octubre de 2011, específicamente, fue reinaugurado como parque infantil, con una escandalosa inversión de ¡17.8 millones de pesos! que incluyó juegos infantiles, incluso electrónicos, interactivos, gimnasio al aire libre, área de comedor, moderno chapoteadero y vistoso puente-mirador.</p><p>Sin duda que era un verdadero atractivo, novedoso, moderno, concurrido, aunque por sus propias características requería de mantenimiento constante, pero mínimo, hasta que al <em>Llorón</em> Rosado Ruelas se le ocurrió la brillante idea de aventurarse por otro cargo político.</p><p>Y así, a su suplente le dio por abandonar completamente el parque, incluso permitiendo la misteriosa e inexplicable desaparición del sofisticado equipo de bombeo del chapoteadero, y dejando que el pasto se convirtiera en maleza.</p><p>No obstante, la carencia de espacios recreativos hacía que los adultos siguieran llevando a sus hijos a divertirse. Misma suerte corrieron el parque Bicentenario, inaugurado un año antes, y el pasaje "Fidel Velázquez", todos construidos en la administración de Carlos Rosado.</p><p>Regresó el PRI a la Presidencia Municipal con Ana Martha Escalante -hoy en la disputa por la candidatura a gobernador- y la suerte no pudo ser peor para los espacios antes mencionados. Se les dejó caer a niveles de que ya es poco lo que sirve en ellos, al grado de que hace unas semanas una de las resbaladillas se quebró y provocó fracturas a la persona que se deslizaba, que afortunadamente no fue uno de los muchos niños que acuden frecuentemente, aún con las malas condiciones en que se encuentran.</p><p>Ahora, ha sido anunciada la próxima demolición del lugar, para, según dijeron las autoridades municipales, construir un nuevo parque infantil, mediante una inversión aun no conocida, y menos se sabe cómo ha de quedar el proyecto.</p><p>Pero ¿en realidad hace falta llegar a ese punto. ¿No es más práctico y barato darle la atención que se requiere? ¿O simplemente se trata de no dejar huella de las pocas cosas buenas que hizo la pasada administración municipal? Cosas de la política y celos.</p><p>Solamente nos quedaría por recordar que el concepto de estos parques infantiles fue copiado, imitado o adoptado en el Parque Ximbal, recientemente inaugurado.</p><p>¿Y POR QUE NO?</p><p>Antes de pasar al tema, aclaramos, no defendemos a los dueños de la cafetería. Incluso, nosotros preferimos la infusión de té, pero en la polémica generada artificialmente por los medios de comunicación de los que se creen dueños del Estado, no hay más que mala leche de rencores y fijaciones políticas.</p><p>Acostumbrados a hacer y deshacer, patalear para que les cumplan todo capricho, el hija y la hijo del <em>tío Beto </em>arremetieron contra la nueva cafetería, que porque estaba en un espacio reconstruido con más de 50 millones de pesos.</p><p>Cuando se les acabó ese argumento, salieron con que no se licitó el negocio y no se invitó a los locales. Cobardes como son, no se atrevían a comprometer al gobernador en sus notas, pero hacían referencia a él en sus cuestionamientos inducidos a los empresarios, que por una foto en portada son capaces de declarar hasta contra su propia madre. Cuestión de grisáceos e ignorados.</p><p>Mandaron según ellos a comprometer al gobernador con sus preguntas, y cuando menos se lo esperaban, éste les respondió como acostumbra hacerlo, de frente y directo. Y dejó en claro que era su responsabilidad y asumía las consecuencias (que no hay ninguna).</p><p>Explicó que desde un principio la idea era concesionar el espacio a alguna franquicia nacional o internacional, pero no hubo manera de concretar el proyecto, y ante la propuesta de la franquicia local se hicieron los trámites pertinentes y serán ellos los que desarrollen este servicio en un edificio público. No más, no menos.</p><p>Y habría que recordarle al <em>tío Beto </em>y a sus indefinidos retonto… retoños que si a ellos ya se les olvidó que el gobierno de ese entonces les construyó un hotel de lujo y privatizó el parque de enfrente, a nosotros no se nos ha olvidado, y podemos recordárselos las veces que fuera necesario, incluso con los documentos del Fondo Campeche que dan fe del crédito otorgado, pero no de la devolución de este.</p><p>También podemos recordarles cómo es que destruyeron el edificio histórico donde ahora se asienta su hotel, sin que ninguna autoridad les molestara en lo mínimo, o cómo es que ahora, violando todas las reglas de desarrollo urbano y medio ambiente, demolieron otro edificio para que les financien un nuevo hotel.</p><p>Digo, noïmas para refrescarles la memoria.</p><p>INFIERNITOS</p><p>* Que ante la obsesión de Jackson Villacís Rosado por ser alcalde de Champotón, nadie en la SSPyPC le hace caso y menos hace su trabajo. Que ya hasta están cobrando por la colocación de topes por toda la ciudad. Que a mil pesos, cada uno. ¡Hágame usted el favor!</p><p>* Que todo mundo se pregunta -hasta él mismo- que hacía el nefasto Oscar Rosas en la reunión celebrada el viernes por la noche en el CEN del PRI entre los supuestos aspirantes a la candidatura al Gobierno del Estado y los líderes nacionales de ese organismo. Se dice que alguien de peso habría usado su derecho de veto en contra de dos personajes de la política campechana. ¿Será cierto?</p><p>* La hormona se le volvió a alterar al delicado comisionado de la Cotaipec, con aquello de la contratación de jóvenes mancebos, a quienes les cumple todos los caprichitos, desde un jugoso salario hasta sofisticado equipo de cómputo solamente para aquello del "copy and paste", mientras que al personal no tan guapo le mantinen su vieja computadora desde las épocas del <em>sacamuelas</em>.</p><p>Lo que quieran a</p><p>charlyguerra2@gmail.com y</p><p>a <strong>roberto.carlos.sur@gmail.com</strong></p>

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *