2011, la primavera árabe

In Opinión

<p>El 2011 ha sido un año de grandes acontecimientos históricos que cambiarán el rumbo de importantes países y regiones, la "primavera árabe" es el más importante. Los pueblos jóvenes de Túnez, Egipto y Libia pusieron fin a gobiernos autoritarios. Tres dictadores fueron derrocados, por revoluciones pacíficas y multitudinarias los primeros dos -Ben Alí en Túnez y Hosni Mubarak en Egipto-; Gaddafi lo fue en Libia tras un levantamiento armado con intervención extranjera encabezada por Francia, Estados Unidos y los países de la OTAN.</p><p>Desde los movimientos de liberación en µfrica, en contra de los gobiernos coloniales en los 60 y 70, ningún acontecimiento marcó de manera tan decisiva los derroteros de la política y las sociedades del norte del continente. La llamada "primavera árabe" puso fin a formas longevas y autoritarias de gobernar. Pero los pueblos de Túnez, Egipto y Libia no sólo derrocaron dictadores sino que abrieron el inicio de lo que podrán ser grandes cambios. No se trataba de cambiar a un dictador para poner al frente del país a otra personalidad con mucho mayor consenso y apoyo. Los tres países avanzan hacia un cambio de régimen en medio de situaciones que parecen caóticas.</p><p>Habrá elaboración de nuevas constituciones y se realizarán elecciones en los tres países. Los cambios que se avizoran influyen en la región y en otras naciones árabes de Medio Oriente como Siria o Yemen. Pueden también ser semilla que germina en otras ocho o 10 naciones del continente africano con gobiernos dictatoriales, lo mismo que en Marruecos o Argelia.</p><p>En el norte de µfrica, cada uno de los tres países (Túnez, Egipto y Libia) avanza a su ritmo. Cada uno con sus peculiaridades, obstáculos y resistencias. Faltaba más, los anciens régimes tenían raíces y fomentan resistencias, quieren mantener privilegios o poder: ahí están los militares, en el caso de Egipto, encabezados por el mariscal Hussein Tantaui, que reprimen protestas mientras cambian el calendario electoral para responder al descontento popular.</p><p>En Túnez y Egipto se han iniciado procesos electorales complejos -los pueblos se vuelcan a las urnas como instrumento de cambio-. Destaca que los partidos mejor organizados son los musulmanes, hasta ahora moderados. Ése es el terror de los países de Occidente. En Libia por el nivel de violencia vivido y por la destrucción del país, así como por las divisiones tribales y el atraso político, los cambios enfrentarán los mayores problemas.</p><p>La cuestión más controvertida y la que sin duda estará entre las grandes definiciones, en los tres países árabes del norte de µfrica, es el rol de la religión. Seguramente el Islam seguirá siendo la religión oficial y mayoritaria del Estado, así como la inspiración de la legislación. Sin embargo, los partidos musulmanes -hasta ahora se mantienen en la moderación- trabajan con una buena dosis de pragmatismo y de realismo para no contradecir a mayorías seculares. Es difícil pensar que en Egipto o en Túnez pudiera gobernar por sí mismo un partido islámico. Ninguno tiene poder suficiente para imponer cambios al estilo de Arabia Saudita. Las mujeres tunecinas y egipcias que participan en los movimientos sociales son un buen antídoto. Por ahora, Turquía sigue siendo el modelo.</p><p>Egipto es un buen ejemplo. La Hermandad Musulmana es el partido mejor organizado, tiene hasta ahora alrededor de 40% de las votaciones, pero su fuerza política no le hace perder de vista que tiene que compartir el poder con fuerzas seculares, con políticos de religiones minoritarias (como los Coptos) y también con islamistas radicales. Su juego político es cauto y pragmático para alcanzar cuotas de poder importantes, insertarse en instituciones, luchar contra la corrupción como arma de convencimiento pero sin romper con los seculares. Los procesos de cambio suelen ser largos y la "primavera árabe" es el primer paso de nuevos equilibrios políticos para el norte de µfrica y Medio Oriente.</p><p>Los países de Occidente, lo mismo Estados Unidos que los europeos, tendrán que encontrar nuevas formas de relación con los gobiernos que surjan. A Israel le dará mucho más trabajo entender y adaptarse a las nuevas realidades que muy posiblemente rompan con viejos pactos. La geopolítica de los países árabes de µfrica y Medio Oriente se redibuja a partir de 2011. (<strong>El Universal</strong>).</p><p>* Internacionalista.</p>

You may also read!

Récord de obras públicas se reflejará en VI Informe: Seplan

Por correcta planeación presupuestal, pese a pandemia  Este 7 de agosto, el Gobernador de Campeche, Carlos Miguel Aysa González,

Read More...

No puede haber entrega/recepción; porque no hay gobernador (a) electo (a): Alfredo Cardeña

En su participación en el programa mañanero digital del periodista Roger Cornelio “Análisis de la información”, el Presidente del

Read More...

Acepta Eustaquio Portela error por nombrar “gobernadora constitucional” a Sansores

“Haber nombrado a Layda Sansores como gobernadora constitucional realmente fue un error, es decir, una equivocación de parte de

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu