Carmen turístico, ¿voluntad política?

In Opinión

Por Romina Valladares Ceja

Hablar de la proyección turística para el municipio de Carmen es un tema que apasiona con tan solo pensar en lo vasto de sus recursos naturales, flora y fauna, que le identifican, pero al mismo tiempo  nos motiva a reflexionar y pensar lo fundamental que es para todos, sociedad y gobierno poner los pies en la tierra, para considerar las posibilidades de su proyección una vez más, pues el planteamiento que requiere es nada nuevo, pero que puede partir de algo fundamental: la voluntad política para lograrlo, esto es que en efecto se encuentre dentro de la agenda institucional para impulsarlo y evitar que fuerzas distintas, en lo público y privado, direcciones en rumbos distintos y como hasta la fecha ha ocurrido, se obtengan nulos resultados.

De inicio, es importante considerar los polos de desarrollo que pueden ser impulsados desde el principio, pueden ser Ciudad del Carmen e Isla Aguada, sin descontar que algo bien estructurado puede incluir a la Península de Atasta, lugar con una actividad productiva que se sustenta en frutales y zonas amplias donde podría ubicarse un Parque Ecológico, con actividades diversas, por ejemplo.

Los medios de transporte,  las vías de comunicación y la infraestructura hotelera disponibles son importantes, porque son tres factores que permitirán a los futuros visitantes a trasladarse vía aérea y terrestre (marítima no disponible hasta el momento con fines recreativos y al público) y por consiguiente, hospedar a quienes acudan a estas tierras con fines de ocio y entretenimiento.

Hasta ahí vamos relativamente bien, ya que desde el aeropuerto internacional de la isla se cuenta con conexión aérea por lo menos a la capital del país y vía terrestre, con sendos puentes y  carreteras aceptables hacia la Península de Yucatán y el centro de la República Mexicana, relativamente seguras, en comparación a otras regiones del país. Seguimos bien.

Por infraestructura hotelera no paramos en Carmen, al contar por herencia de la necesidad que la demanda habitacional registrada en los tiempos de oro de la actividad petrolera, hoy en ocaso, pero que permite a la isla carmelita contar con instalaciones desde las más primarias hasta con hoteles de 5 estrellas. Incluimos por supuesto por lo menos tres hoteles cómodos en Isla Aguada, lugar agradable para el disfrute de actividades de pesca y con eventos previos, de turismo ecológico. Libramos bien ese punto entonces, también.

En materia gastronómica, tampoco habría problema alguno, pues de mañana, tarde, noche e inclusive, de madrugada, por lo menos en la cabecera municipal carmelita, se cuenta con opciones de todo tipo, desde lo más típico hasta comida internacional. La comida del mar puede ser el fuerte y de gran atractivo para los visitantes. La regulación de precios debe ser objeto de supervisión para evitar abusos, que son motivo de que un cliente se lleve la peor impresión y no solo no regrese, sino que propague una pésima impresión del lugar. Pero es un aspecto factible a trabajar.

La capacitación de quienes presten el servicio en hoteles, restaurantes, etc., al ser calidad en el servicio y la atención al cliente. Pero contamos en el municipio con organismos y cámaras en cada ramo que pueden subsanar con cursos este rubro. Urgente, por cierto.

Imagine usted amable lector, en cada área las fuentes de trabajo que pueden mantenerse y crear.
Pero cómo en todo y que ha sido el Talón de Aquiles para el desarrollo de la actividad es la creación y fomento de actividades de interés real que propicien a los turistas a visitar el municipio concretamente y permanecer más de un día. No tenemos museos en forma, mucho menos actividades eventos “que jalen gente” y que tengan destino, esta zona. Hay cero programación de recorridos turísticos por el Carmen Antiguo o las áreas de playa, que puedan brindar a los paseantes opciones hacia dónde dirigirse.

Es por ello que insisto en que la voluntad política es importantísima, porque será el aparato gubernamental federal y estatal primero, que confirmen acciones y proyectos a impulsar, para así respaldar con acciones concretar al municipio y avanzar conjuntamente.

Fomentar la inversión hacia Carmen, pero de verdad, creando sitios atractivos que sean de interés para los paseantes. Zoológico, por preservación y cuidado animal, ya no son posibles, pero sí un parque ecológico, bonito, cómo operaba antes esa instalación con exhibición de animales de granja, darle un enfoque educativo para los niños, etc.

El acuario no se logró por razones ya conocidas. Pero ¿qué tal un verdadero Museo Carmelita que proyecte la vida de antaño hasta nuestros días de este municipio y su gente?.

Opciones hay muchas trabes aquí donde también insisto, la parte institucional, coordinadamente puede accionar con acciones conjuntas entre las Secretaria de Turismo y el Instituto de Cultura, para hacer de Carmen sede anual de un Festival del Libro, de Cuento, de Escritores o ¿de cine?. Dejando a un lado por supuesto el celo eterno de que primero la capital del estado y luego lo demás. Precisamente la descentralización de la actividad cultural para llevarla hasta el último rincón del Estado, es uno de los objetivos de Eutimio Sosa Espina al frente del área que atinadamente comanda hoy en día. Entonces a buscarle opciones al tema.

El desarrollo turístico de Carmen es posible, claro que sí. Pero ante todo con voluntad política y sumando a todos y cada uno de los sectores involucrados, sociedad civil incluida por supuesto, todo en buena voluntad y dispuestos a demostrarlo con acciones concretas. Menos bla, bla, bla y más efectividad. Así que mucho tienen por hacer a nivel estatal, Mauricio Arceo y Nelsy Sánchez… insisto, con el respaldo de la autoridad máxima, la gobernadora Layda Sansores, quien demostrará así la voluntad política para lograrlo. ¿Cómo lo ve amable lector?.

RAPIDITAS…

A poco más de dos semanas de iniciada la actual administración municipal, varios focos rojos prendidos que pueden enrarecer la paz  social de la isla, aún permanece la inquietud sobre la efectividad que puede existir en el control de la inseguridad, al que esperemos pronto se refleje que fue una decisión atinada. Pero el que más preocupa es el despido de trabajadores en la Comuna. Los de confianza, es habitual, pero los sindicalizados ya refieren que han sido removidos y con riesgo de despido inmediato. El tema debe ser atendido con prudencia. Finiquitos y liquidaciones, conforme a la ley y la parte humana, respetuosa y digna, es fundamental. “Esta bien esta administración no quiere que continuemos, pero que nos paguen lo justo y no limosnas”, advierten ya ex trabajadores en la Plaza Central de la isla, que ya se están organizando por la vía jurídica. Responder con “no hay dinero” no es válido cuando hay familias que alimentar y ya se cumplió una labor. Todo relajo se puede con orden, decía alguien. Están a tiempo.

LA PREGUNTA DEL DÍA:
¿Qué tal un Martes del Jaguar desde el Hospital Materno Infantil de Carmen?
¡Nos leemos en la siguiente entrega!
[email protected]
@RomyValladarez
@PolitizandoTV

 

Mobile Sliding Menu