Como en el béisbol…

In Opinión

Romina VALLADARES CEJA

…No se acaba, hasta que se acaba.

Y es que con una ejemplar participación ciudadana superior al 63% en el proceso electoral del domingo pasado, en el que lamentablemente se dieron incidentes que fue la muy sospechosa ausencia de representantes de casilla que trastornaron el horario de apertura, hasta detonaciones que causaron temor entre los votantes, acciones que poco sirvieron para disminuir los ánimos del electorado en el Estado de Campeche, arrojando un resultado no confirmado aún y que por el tan cerrado margen entre los tres candidatos punteros, muy seguramente será un proceso que se judicializará, previa exigencia del “voto por voto, casilla por casilla” que permitirán transparentar una elección que requiere confirmar que en efecto, no hubo “mano negra”.

Y es que la práctica tendenciosa, incitadora  a la violencia y la inconformidad anticipada, así como el discurso manejado por el Presidente de la República durante la temporada preelectoral, resultó favor adverso el domingo pasado, pues creó un ambiente de cuestionabilidad ciudadana y que, con el cerrado margen de diferencia entre los abanderados a la gubernatura Layda Sansores Sanroman, Elíseo Fernández y Christian Castro Bello, cada uno con porcentajes un poco más arriba del 30% cada uno y que mantenían al cierre de esta edición, conducen a la exigencia de que se realice un nuevo conteo de votos y ante las irregularidades y números que no cuadran con las actas que avalan el total de sufragios por casilla.

Para el caso de la presidencia municipal de Carmen, a pesar del recuento que pudiera darse, no se ve un resultado que revierta lo hasta hoy confirmado entre Pablo Gutiérrez Lazarus, de Morena y Óscar Rosas González, de la coalición. Son cerca de 10 mil votos de diferencia y en el tema municipal ya es mucho más complicado.

Definitivamente el recuento de votos será fundamental para transparentar un proceso ante las irregularidades que con evidencias presentadas, fotos de actas que no concuerdan con el número de votos que debieron ser emitidos en varias casillas y hasta la desaparición total de votos hacia un partido político donde al parecer, no la familia del abanderado votó, ofrecen más que sospechosismo, ilegalidad que debe ser aclarada.

El proceso del Estado de Campeche ocupa los ojos del escenario nacional por ser la tierra de origen del dirigente del CEN  del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas y la importancia que revierte esta elección. Personaje que por cierto, tendrá un papel fundamental en la conformación de la próxima Cámara de Diputados Federal, ya que será el seguro líder de la bancada del tricolor, recordando que llegará a la Baja por la vía plurinominal y eso será sumamente importante para los intereses del Ejecutivo, cuyo partido, Morena, perdió la posibilidad de lograr la mayoría legislativa.

Así, como en el béisbol. Nada está escrito aún y seremos testigos de una lucha muy fuerte por la transparencia electoral, certidumbre en el proceso y sus resultados, la definición de quien llevará las riendas del Estado de Campeche en los próximos seis años. Hay tiempo hasta el último minuto del 15 de septiembre.

Nos leemos en la próxima
[email protected]

Mobile Sliding Menu