El cubil del Tigre / Ahorro, mal entendido de la 4T

In Opinión

GERMÁN ANTONIO GÓMEZ DUARTE

El ambiente político-social del país está muy revuelto, polarizado, agitado o como usted prefiera definirlo, cualquier cosa, menos pacificado; aunque dicen que la paz es propia de los camposantos.
La agitación social se debe a que no terminan de aterrizar en los bolsillos de los ciudadanos las bondades del actual gobierno. No ha de ser fácil vencer las inercias del pasado, pero todos saben que ahorrar cuando se siente hambre, es un ahorro mal entendido.
Lamentablemente para los mexicanos, todavía no maduramos lo suficiente como para que los políticos nos consideren ciudadanos de primera clase, y nos recetan la máxima romana de “al pueblo pan y circo”, y nos endilgan toda una telenovela con las muertes de diversos artistas… sí, ese es el circo, pero el pan no llega a los estómagos. Mucho se habla de los apoyos gubernamentales a la gente más pobre, y otro tanto se conoce del manejo oportunista de los tales programas. Al parecer, en ese aspecto, las cosas no cambian.
En el ámbito político se suceden hechos escandalosos, inéditos por lo desconocido de los casos, patéticos por la responsabilidad y personalidad que les investía a aquellos personajes, ahora señalados como viles delincuentes.
El pueblo está testificando los abusos a ultranza que desde el poder ejercían contra los ciudadanos aquellos a quienes se les dio la confianza de gobernarnos. Ahora vistos como lacras, el escarnio social y político les espera, además de las posibles acusaciones penales.
Vemos a dos ex presidentes convertidos en bufones, verdaderos saltimbanquis desesperados por notoriedad política y social para tener una trinchera desde la cual negociar con el gobierno actual, según ellos, parapetados en los “miles” de seguidores en sus redes sociales. La gente, el pueblo, no olvida que la esposa de uno de ellos trampeó las firmas de los ciudadanos para ser tomada en cuenta en las elecciones como candidata independiente, y al final se rajó dejando tirado el proyecto y a sus seguidores (que no eran muchos). Del larguirucho ex presidente solo se puede decir que al crecer como mata de marihuana, se le quedó el cerebro atorado en los pies. Da lástima.
Y ahora, montado en la totalidad del poder que le da la aceptación popular, el presidente AMLO, nos receta una jugada propia de sus antecesores; premia a los delincuentes de las escuelas normales que secuestraron, torturaron, vandalizaron, robaron, destruyeron, etc. ¿Así piensa acabar con la corrupción e impunidad que tanto critica? ¿Cuál es el mensaje de esta decisión?
“Has cien buenas acciones y mañana nadie se acordará, has una mala acción y te lo recordarán toda la vida”; ese es el sino de los políticos; sus juzgadores serán el pueblo a quienes les debió de servir.
“De buenas intenciones están llenos los caminos a los cementerios”, reza otro refrán. AMLO da tres pasos para adelante y uno para atrás; estos traspiés ya le costaron un a buena parte del porcentaje de aceptación que tiene entre la población. Otro dicho apunta: “Lo importante no es llegar a la cima, si no sostenerse”, y con estas disparatadas decisiones, AMLO ya está haciendo verdaderos actos de equilibrio.
Como él mismo lo ha dicho en múltiples ocasiones: “El pueblo es sabio”, “El pueblo tiene memoria”, “El poder nace del pueblo”… ¡No se le vaya “a voltear el chirrión por el palito”!
Servidos.

You may also read!

Tren Maya, el click para la consolidación de la industria de la hospitalidad de Campeche

Hoy da banderazo de arranque de construcción el presidente López Obrador en Escárcega Campeche se convierte con el Tren

Read More...

Evalúan los efectos de la pandemia Covid-19 en el sector económico

El Gobernador Carlos Miguel Aysa González y sus homólogos agrupados en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), junto con

Read More...

Confirman 3 nuevos casos de Covid-19 en el Estado, 134 esperan resultados

De acuerdo al monitoreo nacional, Campeche registró una alta movilidad por arriba, incluso, de la meta considerada Ayer se

Read More...

Mobile Sliding Menu