De lecturas sesgadas

In Opinión

<p>Estoy convencido de que las llamadas "redes sociales" -<em>Twitter</em> y <em>Facebook</em>, entre otras-, tendrán un papel protagónico en los meses próximos. Fue ésa una posibilidad que, por cierto, exploró el director de Noticieros de Televisa, <strong>Leopoldo Gómez González Blanco</strong>, desde hace un año, cuando hablamos de que su empresa parecía destinada, o pretendía, gobernar la campaña política en cierne. Todo ello en el marco de las conversaciones que sostuve para la elaboración de <P+>"2012: La Sucesión".</p><p>Cuándo pregunté a <strong>Gómez </strong>sobre qué deberíamos esperar para 2012 respecto al comportamiento de los medios masivos, respondió así:</p><p>-No sabemos cuáles métodos y mecanismos imperarán entonces. Ni los roles que están dispuestos a asumir los medios tradicionales.</p><p>Se refería, en primera instancia, a la posibilidad de desarrollar nuevas estrategias, entonces desconocidas, con la misma rapidez con la que el <em>"Twitter"</em>, por ejemplo, se adueñó del interés del gran mercado burgués, vido de saber cuanto realizan no sólo sus amigos sino sus iconos de la televisión. Fue hasta que en Veracruz se descubrió el daño que podría causarse -al provocar el pánico de la ciudadanía mediante mensajes alarmantes, como si se tratara de un juego-, cuando pude sopesar la advertencia de <strong>Gómez </strong>respecto al manejo de las nuevas tecnologías y sus efectos automáticos sobre las masas fácilmente manipulables. ¡Y/ hubo quienes alegaron que la actuación del gobierno veracruzano contra los terroristas cibernéticos significaba, nada menos, un atentado contra la libre expresión!</p><p>Puntualicemos: si en esta columna se convocase a la subversión y se hiciera una apología del terrorismo -considerado uno de los más graves delitos en donde el flagelo ha colocado en jaque a la sociedad, como en España-, no podría argüir mi derecho a expresarme con libertad porque sería factible tipificar los ilícitos y con ello abrir el proceso correspondiente. La libertad absoluta no existe porque, en primer lugar, deben garantizarse los derechos del colectivo y no los intereses particulares. Y ello estriba, entre otras cosas, que no puede aducirse la libertad de expresión para llamar al conglomerado a sumarse al terrorismo, a levantarse en armas o incluso a proceder contra terceras personas con violencia. Y si tal es en cuanto a quienes tecleamos, cómo puede insistirse en que el confinamiento de los <em>twiteros </em>del mal es una arbitrariedad? Por favor, y menos en estos tiempos en los que el poder real de las redes sociales puede comprometer seriamente los resultados electorales. Quizá tal se ensaye en Michoacán, lo tememos, de cara a los comicios del 13 de noviembre.</p><p>Imaginemos que, llegada la jornada electoral del primero de julio de 2012, un verdadero batallón de bloqueros y otras especies, extendieran el rumor acerca de posibles atentados, tiroteos o actuaciones del narco sobre las casillas y los electores, con el fin de extender el miedo y asegurar así que el abstencionismo fuese tal que sólo beneficiara al actual estado de cosas, esto es a la continuidad panista en la Presidencia, frenando los alcances de los opositores. Ya se ha experimentado lo suficiente en ciudades como Puebla y Veracruz y es posible que se continúe por el mismo camino. Insisto mucho en este punto porque es, acaso, uno de los más serios peligros contra la estabilidad del país y la vigencia del Estado de Derecho.</p><p>Frente a esta realidad, ya desde ahora, comienzan a crisparse los nervios y las pasiones partidistas. Por ejemplo, este columnista ya percibió una estrategia similar para descalificar sus señalamientos -a sabiendas de que jamás ha sido desmentido públicamente- porque "me he ensañado" con el señor <strong>Calderón </strong>y el PAN. Y alegan que el hecho de haber cuestionado al PRI no me da derecho a hacer lo propio con Calderón. Una monumental tontería. Esto es: como si existiera una especie de burbuja inexpugnable en donde tendríamos que colocar al mandatario y sus alfiles para no caer en señalamientos irrespetuosos. En cambio, se desprende del cuestionamiento alevoso, era correcto, de acuerdo al criterio sesgado, que advirtiéramos en el PRI hegemónico los vicios que, por desgracia, ahora se han acrecentado.</p><p>Debo subrayar, para puntualizar las cosas a los despistados, que la crítica es precisamente un contrapeso a los excesos del poder y, por ahora, quienes ejercen éste son <strong>Calderón </strong>y sus operarios, a grado tal que los desbordamientos recientes -histriónicos y operativos-, obligan a analizar el estado emocional del mandatario en funciones, más aún después de sus discursos y declaraciones recientes, faltos de ligazón y sobre todo tremendamente tendenciosos y superficiales. Insisto: si tiene pruebas contra cualquier elemento adversario, sea del PRI o del PRD, o de su propio partido, digamos <strong>Vicente Fox </strong>el hablantín, acerca de que alguno ha cometido algún delito -como la negociación con los criminales y las consiguientes infiltraciones de las mafias- cualquier funcionario tiene la OBLIGACIÙN de denunciarlo. Así lo establece la ley; de no hacerlo, sencillamente se convierte en cómplice de cuanto imputa y podrá pedírsele cuentas específicas.</p><p>Tal no es un ataque alevoso, sino un cuestionamiento fundado en hechos incontrovertibles. ¿O sería mejor que los periodistas y escritores aceptáramos el papel de lisonjeros por el sólo hecho de creer, a pie juntillas, que los panistas son menos malos que los priístas del pasado hegemónico? Si consideramos la hipersensibilidad latente en la actualidad, no estamos muy seguros de la respuesta.</p><p>DEBATE</p><p>Insisto en que no todo es malo o negativo bajo los auspicios de <strong>Calderón</strong>. Pero, sin duda, los saldos son, hasta este momento, muy negativos incluso en cuanto a la realización de carreteras cuyos beneficiarios son los narcos que, por ejemplo, toman lo suyo en el Puerto Lázaro Cárdenas y aprovechan el nuevo puente sobre el Balsas para andar rápido hacia el norte. Lo michoacanos ya tienen miedo de usar esas rutas… y lo tendrán a la hora de salir a votar en pleno batido de "cocoa".</p><p>Hay quienes han dicho que este columnista es misógino por aplaudir el despunte de <strong>Luisa María Calderón</strong>, la hermana mayor del mandatario federal en curso. ¿Y entonces cómo es que ha sostenido, en reiteradas ocasiones, que el mejor rostro del PAN, en la carrera por la sucesión presidencial, es indiscutiblemente el de <strong>Josefina Vázquez Mota</strong>, cuya presencia, a no dudarlo, adecentaría el debate y reduciría la creciente crispación… siquiera por elemental caballerosidad? Uno más de los sofismas que son muy sencillos de deshilvanar.</p><p>Lo incorrecto es que, sólo por soberbia, el señor <strong>Calderón</strong>, con la parafernalia presidencial, enviara a su hermana al campo de batalla, eso sí muy bien blindada, y sólo para aprovechar uno de los severos errores del priísta <strong>Humberto Moreira </strong>al abrir el cauce de su sucesión a favor de su hermano <strong>Rubén</strong>. Si éste pudo hacerlo, se planteó <strong>Felipe </strong>el de Morelia, por qué no yo? Hasta este punto llega el falso pudor de la nueva clase política en igualdad de pecadores en cada partido político.</p><p>El nepotismo ahora es parte de lo que ha dado en considerarse "una nueva perspectiva". Esto es: como si no hubiera tenido ninguna importancia la larga lucha contra este flagelo, que llegó al extremo durante el régimen de <strong>José López Portillo </strong>con el PAN fustigándolo, y que ahora rebasa cualquier precedente. ¿Es acumulando y ampliando los viejos vicios cómo se construirá el futuro democrático del país? Bien harían en respondernos quienes creen estar situados más allá de la historia.</p><p>LA ANECDOTA</p><p>Pido a los amables lectores un pequeñoesfuerzo de análisis. Para algo debe servir Internet con vista a la política mexicana. Observen el comportamiento y los discursos de los últimos mandatarios -digamos desde <strong>Carlos Salinas</strong>, con <strong>Ernesto Zedillo</strong> y <strong>Vicente Fox</strong>, en medio- y compárenlos con los que ahora estructura <strong>Calderón </strong>con su pastosa voz nocturna. Les auguro que se llevaran una sorpresa tremenda cuando descubran las similitudes.</p><p>Además, los que han leído mis obras, a través de estos sexenios, podrán constatar un fenómeno singular: las descalificaciones a mi trabajo -sin que nadie me haya llamado mentiroso ni haya sido sujeto de querella alguna-, luego, al paso de los años, se convierten en verdades incontrovertibles, asumidas así incluso por quienes toman el relevo constitucional. El conflicto es que como hablamos del presente y hacemos ejercicios de prospectivo, resultamos demasiado incómodos para la beligerante clase política que comienza a adueñarse, por desgracia, de las redes sociales para hacer proselitismo barato.</p><p>E-Mail: <strong>[email protected]</strong></p>

You may also read!

Récord de obras públicas se reflejará en VI Informe: Seplan

Por correcta planeación presupuestal, pese a pandemia  Este 7 de agosto, el Gobernador de Campeche, Carlos Miguel Aysa González,

Read More...

No puede haber entrega/recepción; porque no hay gobernador (a) electo (a): Alfredo Cardeña

En su participación en el programa mañanero digital del periodista Roger Cornelio “Análisis de la información”, el Presidente del

Read More...

Acepta Eustaquio Portela error por nombrar “gobernadora constitucional” a Sansores

“Haber nombrado a Layda Sansores como gobernadora constitucional realmente fue un error, es decir, una equivocación de parte de

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu