De mucho, un poco…

In Opinión

Hernán ARANDA GONZÁLEZ

Las donaciones y la política

Los políticos posrevolucionarios tenían claro y a la vista su patrimonio. Con la simulación de la figura de “ejidatario”, acaparaban parcelas de riego que producían millones. Poseían grandes extensiones de tierra y miles de cabezas de ganado, fino o de lidia. Nada de inversiones en paraísos fiscales, ni cuentas secretas a nombre de terceros.

No había entonces ni se pensaba en ello, órganos de control patrimonial, ni información, ni nada que tuviera que ver con la transparencia. La gente hablaba y criticaba el crecimiento económico del político en turno, pero éste, se justificaba con un premio de la lotería o una afortunada herencia.

Concluidos sus estudios en universidades privadas del extranjero, los herederos de aquellos retornaron revestidos de “tecnócratas” y “neoliberales”. Una vez en el poder,  comenzaron a enajenar a favor de sus amigos-socios, los bienes públicos acumulados hasta el último presidente descendiente de la Revolución, Luis Echeverría Álvarez.

Así pasaron a manos de particulares, ferrocarriles, televisión estatal y hasta la telefonía. Estas últimas a favor de los personajes más ricos de la actualidad. Cercanos a los altos círculos del poder, algunos recibieron millonarios préstamos en dólares hasta del hermano ya exonerado y reivindicado de un ex presidente.

Aparentemente desterrado el neoliberalismo y pese a las andanadas en su contra, siguen algunas de las prácticas más deplorables de los anteriores sexenios. No han perdido su vigencia, y por el contrario, siguen presentes corregidas y aumentadas. Pongamos por caso la figura de la donación como estrategia de los nuevos ricos.

Proveniente del Derecho Romano, la donación contempla un acto entre vivos en el que uno en particular beneficia a otro. Más conocida entre el “pueblo” como “herencia en vida”, es un  contrato por el que alguien antes de morir regala sus bienes a un tercero.

Incorporada al lenguaje político, si no explica, por lo menos justifica la súbita e inesperada riqueza de la gente en el poder. Recordemos al curioso personaje -Andrade- delos caireles en la frente, quien en una sola aparición y de un plumazo, cerró el expediente y “despejó” dudas acerca de los bienes de los cercanos al anterior mandatario.

La donación, nueva estrella del léxico político, se ha convertido en la manera más rápida y segura de legitimar los bienes materiales de los servidores públicos. Como antaño, un poco de apoyo de parte del aparato del estado, y a otra cosa. Los nuevos ricos forman parte de la gente buena, de impecable conducta, la que ni roba ni miente.

Sin entrar en detalles técnico-jurídicos de que la transmisión podría ser pura, gratuita, onerosa, condicionada, remuneratoria, etcétera, lo que cuenta es que, además, extendida bajo escritura pública, tiene todas las características y efectos de un título de propiedad.

Esta forma de trasladar los bienes, en esencia siempre ha sido utilizada, sólo que para transferirlos entre cónyuges, o entre padres e hijos. En algunos casos, el donante se reserva el usufructo hasta su muerte. De repente, la figura empezó a darse entre parientes de tercero y cuarto grados ¡Generosidad desatada!

Cuando el sexenio anterior se puso de moda la donación por parte de “tíos lejanos”, cada ocasión se exigía investigar los detalles. Extrañamente, los mismos que reclamaban claridad, ahora protestan airados y vociferantes advirtiendo que no tienen ninguna obligación de dar explicaciones a nadie ¡Los bienes son suyos, y ya!

UN JUNIO PECULIAR

Los romanos lo nombraron junius, en honor a Juno, diosa protectora del matrimonio, la fecundidad, la maternidad, la vida y el florecimiento. De siempre, junio  representó tranquilidad tras el movido mayo, precediendo al activo julio del fin de cursos y las vacaciones.

El sexto mes luce aterrador tras cuatro de confinamiento. Hay quien piensa que el doctor Gatell se adelantó dos meses. A las ventanas cerradas se sucedieron miles de incrédulos en las calles, aumento de la movilidad cuando todavía no se alcanza el pico de la pandemia y el descenso que se pronosticó a partir del veinticinco. La curva no se aplana y la incidencia a la alza. Crisis económica, desempleo, subempleo y debilidad de los sistemas de salud, agravan el panorama.

Pero ojalá eso fuera todo. Faltaba más, nos cayó una tormenta de arena desde el lejano desierto del Sahara; nos sacudió un fuerte terremoto; la violencia desatada a límites históricos; los políticos en abierta campaña, y los mexicanos hastiados e incrédulos relajando cada vez más las medidas de seguridad y moviéndose como si nada pasara.

Rupturas entre personajes en el poder. Nuevos ricos frente a una sociedad que se debate en la pobreza. La promesa de que nadie ganaría más que el presidente se perdió en el olvido con funcionarios que llenan sus bolsillos con sumas millonarias, a pesar de la advertencia de que un par de zapatos es suficiente para vivir con decencia.

Como si fuera poco, la cargada presidencial contra las instituciones nacionales, en particular el INE. Tras el trabajo impecable que lo situó en la presidencia sin quejas ni inconformidades, el primer mandatario -en campaña- lo descalifica y se autonombra “vigilante” de las próximas elecciones. Mientras amenaza, intenta encargar el proceso a alguien de su confianza.

Acusan tardíamente de anti democrático al órgano ciudadano que contó con rectitud los treinta millones de votos que lo llevaron al poder. Afirmar que desde ahí se consumaron fraudes en el pasado, y ni su propia elección organizó correctamente, es un exceso.

Mientras la gente se truena los dedos por la pandemia y troles y bots alzan el vuelo, el presidente, con el título de “buen hombre” bajo el brazo, espera reunirse con su homólogo estadounidense en un acto de campaña, aunque se diga lo contrario. Cuidado, en su propia casa, el republicano no dudaría en ofendernos otra vez si lo considera conveniente.

Ojalá que sus asesores lo aconsejen bien, y en su viaje voltee a la acera de enfrente, y de ser posible, salude al señor Biden por aquello de las predicciones que lo ubican un treinta por ciento encima de su rubio rival. Podría no tener la suerte de Peña Nieto y fallarle al bueno. En una de esas los demócratas de al lado podrían decir ¡Until never, Mr. President!

… Y ALGO MÁS

El estado más seguro

Para los campechanos de buena fe y para el gobernador Carlos Miguel Aysa González que sabe del tema por formación y profesión, Campeche cumple el compromiso de un estado seguro. Motivo de orgullo lo expresado en la última reunión virtual sobre el tema.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, nos reconoció el primer lugar en el Sureste como la entidad con menos delitos cometidos. Tercero nacional, con un nivel de confianza de la población hacia su policía mayor al setenta por ciento ¡Enhorabuena!

Viajes y Turismo

El gobernador Aysa González informó que, como a Baja California Sur, Cancún, el Caribe, Riviera Nayarit y Yucatán, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo otorgó a Campeche el Sello de Viaje Seguro. “Destino confiable por la correcta aplicación de los protocolos internacionales para el cuidado de la salud”, es el complemento.

El trabajo efectivo de los sectores oficial y privado, hará regresar al turismo mundial, impulsando la recuperación, diría el jefe del ejecutivo. No será fácil, lo que obliga a los prestadores de servicios turísticos y al gobierno a extremar cuidados para compensar los numerosos sacrificios y el marcado deterioro económico de los últimos meses.

De nuevo la “ley seca”

Una vez más -lo adelantamos- se dispuso la suspensión de la venta y consumo de bebidas alcohólicas en los sitios autorizados. La elevada cantidad de hechos reñidos con las buenas prácticas sociales y la mayor cantidad de contagios, la causa. Su efectividad se observará al paso de los días, porque para  nadie es un secreto sobre oferta y demanda desmedida a través de las redes sociales. Altos precios y nada de control, son parte del problema.

 

You may also read!

Motos en asociación con el delito, proponen aumento de penas

Desproporcionado: Toledo; a favor: Nordhausen; buena propuesta y viable: Leonor Piña Ante el incremento de delitos en motocicletas o

Read More...

Casi 100 mil motos registradas, segundo medio de transporte de Campeche

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), hace cinco años atrás, es decir, en el 2015,

Read More...

Suman 90 nuevos casos de Covid-19 en la Entidad, 389 esperan resultados

La mitad de la mortalidad en México está relacionada con enfermedades asociadas a la mala alimentación En la actualización

Read More...

Mobile Sliding Menu