Desde El Sur

In Opinión

Por: Carlos NÚÑEZ PÉREZ

¿Qué han hecho por Campeche?

He estado leyendo en las redes sociales los cuestionamientos a los que según el imaginario social, son aspirantes a la candidatura de su partido a Gobernador. Y hay de todo. De chile, dulce y puyul. Vamos por nombres y por partidos. Layda Sansores, la tía Layda, por Morena al menos por los campechanos no ha hecho nada ni reciente ni lejanamente. En lo personal tengo una experiencia que vi de cerca. En el 98, festejando un día de “la Libertad de Expresión”, con varios compañeros de los medios en un sitio llamado La Mamá de las Tortas, llegó en tropel para “saludar” a “los medios” que no habíamos ido al evento de “Curi” -sí, despectivamente referían el apellido materno del gobernador entonces- y en lugar de ser un momento ameno o cálido, fue una escena de violencia, con golpes y sombrillazos de sus huestes. Así se las gastaba y se las gasta.

Antes en la campaña, en una entrevista exclusiva con la señora Sansores regresando en su autobús de Carmen a Champotón, después de la entrevista y sin preguntarle -15/20 días antes de la elección-, me dijo: “Curi va a ganar, yo nada más ando cazando conciencias”. Abrí los ojos como plato y le volví a preguntar, ¿está usted segura? …”Sí, mi niño (o mi hijito o algo así)”. Esto lo he publicado varías veces. Pero regresamos a la actualidad. Desde que hay una especie de religión en Campeche con el Laydismo, no he visto política pública gestionada por ella a favor de los campechanos como para vivienda o mejora salarial o presupuesto para el campo o para la pesca u obra pública para los constructores, ni para banquetas o bacheo, por decir algo. Nada, solo riñas de ella y sus huestes  No hay una sola actividad productiva generada por la señora alcaldesa de la Álvaro Obregón. De ahí que viviendo de la lejanía del 1997 por parte de sus discípulos, no veo el por qué de algún merecimiento. Antes en la casa paterna los días de las madres o en navidad, se hacían filas inmensas para las dádivas o regalos que don Carlos Sansores disponía para repartir parte de su enooooooorme fortuna que forjó -por decirlo suave- como gobernador y político. Pero se perdió esa costumbre.

Otro, Elíseo Fernández. La pregunta es, ¿qué beneficios le ha ofrecido a la ciudadanía de los 10 municipios restantes al que -según yo- “gobierna”? Que alguien me diga que política pública o qué beneficio ha generado al respecto como para que puedan decir: “¡uy qué bárbaro si llega a gobernador nos va a ir bien!”

Creo que sin temor a equivocarme que pese a su contraste como personaje, la gran carga o estigma de Elíseo y aquí es donde la marrana torció el rabo, es que todos los beneficios económicos y comerciales que pueda generar el ayuntamiento de Campeche, se los endosa a los yucatecos. Desde cargos en la estructura municipal hasta toda la proveeduría de la comuna. Nada para el comercio o empresarios campechanos. Está peleado con los medios. Está peleado con su partido. Es camorrista. Es pleitista. Está aliado con grupos violentos y forajidos. Así que pregúntese ¿qué podría pasar si en un ejercicio de imaginación ganara la gubernatura? De entrada la economía campechana, toda, sería entregada a capitales yucatecos. De entrada. Todo el presupuesto sería succionado por las empresas de políticos yucatecos que lo patrocinan. Se inundaría la entidad de “SUBWAY”. Los medios de comunicación de Yucatán se instalarían de nuevo en Campeche. Toda la cauda de panistas de Yucatán serían los Secretarios de despacho de su gabinete. Y sí, habría un cambio al estatus quo, pero para ser formalmente una colonia más de Yucatán, como lo son algunas zonas de Quintana Roo. ¿Vale la pena? Ahora bien, con el desastre financiero, de servicios públicos y político en que está sumido el municipio de Campeche, ¿eso nos da aval para pensar que podría hacer un buen gobierno como reflejo de lo que hace hasta ahora? Yo me he parado en Dzitbalché o en Centenario en Escárcega o en Carrillo Puerto en Champotón o en PocBoc en Hecelchakán o en Iturbide en Hopelchén y no conocen a Elíseo Fernández ni a Layda. Haga sus conclusiones.

El secretario de Desarrollo Social y Humano, Christian Castro Bello. Sí ya sé que van a estar diciendo a estas alturas de la columna, que es sobrino de Alito Moreno -sí lo es ¿y?-, que si porque es priísta -antes fue del Verde Ecologista pero ya transitó como Layda del PRI al PRD y después Virgencita de la Convergencia y ahora Morena y quien le dice algo o como Elíseo que chantajea al PAN con Moci y quien dice algo- y que es Secretario del Gabinete del gobernador Aysa González. Pues sí. Y tenemos un gobierno eficiente. Pero es el que más suena del Tricolor porque los laydistas y eliseístas publican encuestas poniendo a Christian como sobrino de Alito Moreno para disque ganarle en las encuestas por ello pensando que es un “flan”, pero nada de eso mengua el potencial de ese joven prospecto si es que tenemos que medir, a quién conocen para bien en todo el Estado y en todos los rincones llevando políticas públicas y sociales a los más necesitados y más vulnerables. Está bien, es su trabajo y para eso se alquiló pero quien ha llevado más beneficios a la ciudadanía es, si a esas vamos de los tres, es Castro Bello. Refútenme con datos.

Si hubo inundaciones ahí estuvo Christian pero no Layda y tampoco Elíseo. Si se requiere programa de créditos a la mujer indígena, ahí está Christian y no está Layda y no está Elíseo.  Si hay créditos para jóvenes emprendedores, ahí está Christian y nunca Layda o Elíseo. Y así podemos ir enumerando acciones para hacer un comparativo de lo que “los mercadólogos” sesudos de la Tía Layda o de los yucatecos contumaces de Elíseo, usan para sus efectos de medición pensando que el sobrino de Alejandro Moreno Cárdenas supuestamente es pan comido  para ellos. Pero si nos ajustamos a un discurso real, de quién está más cerca de los ciudadanos, es bien fácil sacar conclusiones.

Se los dejo de tarea.

ISABEL

Ha causado tal revuelo en las redes sociales el nombramiento de Isabel Arvide Limón como Cónsul de México en Estambul, Turquía, que haré algunos comentarios. Conozco a Isabel desde hace muchos años y trabajé para ella en sus empresas periodísticas. En la revista 7Cambio y en la revista Sin Gafete. Ahí junto con Gustavo Armenta, un cercano colaborador de ella -magnífico periodista- anduvimos con ella en el diario SUMMA, que fue de Televisa y también en su empresa particular para la carpeta Confidencial Análisis Político de la Información.

En SUMMA, nos corrieron a todos los que llegamos ahí con ella cuando el 1 de diciembre de 1994, ella decidió una cabeza del diario por encima de la consideración de la junta de editores, que hizo enfurecer a Ernesto Zedillo cuando tomó posesión como presidente: DECEPCIONÓ EL GABINETE.

Y tuvo razón, Serra Puche renunció como Secretario de Hacienda por el error de diciembre y Fausto Alzati, era un “Doctor Falzati”, falso como Ackerman.

Isabel era y es una mujer chingona. Recuerdo que en la entrada de su oficina siempre había un letrero: “Si la señora está leyendo, está hablando por teléfono o está escribiendo, favor de no molestar: ESTÁ TRABAJANDO”. Fueron varios años que colaboré con ella. Tuve invitación de ella a sus fastuosas fiestas de cumpleaños en su casa de la Colonia Roma que le arrebató Sasha Montenegro. Ahí conocí a personajes como Diego Fernández de Cevallos, Manlio Fabio Beltrones, Morales Lechuga, Mario Villanueva, todo el gabinete de Salinas y luego de Zedillo, a generales como Acosta Chaparro, en fin muchos míticos personajes de la política nacional.

Sus oficinas en la Hipódromo Condesa o en la Av. Álvaro Obregón con Orizaba en la colonia Roma, eran sencillas pero exquisitas. Como jefa era muy solidaria. Cuando nos corrió Jacobo Zabludowsky de SUMMA, su liquidación como directora del diario lo dividió entre sus colaboradores. De ese tamaño. Como periodista evolucionó a empresaria y como tal, en asesora de seguridad. Ha sido publirrelacionista, jefa de Prensa (con Absalón Castellanos en Chiapas), es escritora, ha estado en la cárcel por meterse a investigar lo de Las Muertas de Juárez, una amiga de ella fue asesinada (Heidi). En fin, es parte del devenir político y periodístico de este país. No puedo defender o aceptar la postura de sus críticos. Hay muchas cosas de Isabel en las que no estoy de acuerdo pero como periodista tiene rigor y eso exigía a sus colaboradores. Es toda una celebridad, sí. Pero hay que recordar que es tabasqueña y por ello, pudo colarse, creo, con Amlo. Durante el gobierno de Moreno Cárdenas, estuvo “madrée y madrée” al ahora líder nacional del PRI, era (entiendo) para que le dieran “publicidad o chayo”, las cosas ya no funcionan así, como en la vieja escuela. Durante el gobierno de Borge en Quintana Roo, además de su asesora, fue la proveedora de comida en los penales. Es empresaria pues. Su ritmo de vida es muy caro y tiene que pedalearle. Yo le deseo éxito en su encomienda como Cónsul, que le vaya muy bien en ese exilio dorado. Y regrese a cuidar a sus nietos. Abrazo Isabel, para mí eres una chingona.

GUIÑOS

–    ¿Se debe hacer política en los tiempos de pandemia? Nadie está dejando de hacer su lucha. Son tiempos inéditos y es en rigor, año pre electoral. Así que es “round robin”, el todos contra todos, sin miramientos.

–    En las redes sociales es en donde se libran las batallas más cruentas. Pero hasta donde podemos entender, los troles no votan. Entiendo la intención de quienes pagan troles para hacer su “desmadrito” en Facebook, pero hay tanta desazón en los ciudadanos que los “ventaneos” en Face lo toman a chunga y no sirve de nada.

–    Los aspirantes a ser candidatos a algo, van a caer en lo mismo de siempre. No han evolucionado. No les ha dejado enseñanzas de nada la pandemia. Todo es ahora a distancia y por medio de la persuasión con habilidades digitales. No hay punto medio, la otra herramienta es la comunicación directa y si no saben entreverar las cosas, no van a avanzar. Los medios de comunicación, todos, tienen que potencializarse con las redes sociales y éstas, con los medios de comunicación para que no se conviertan en medios de confusión.

–    Recuerden un dato, en Campeche, Carmen, Champotón y Calkiní, se concentra el 75% del voto y en el resto del Estado, los otros 9 municipios (con Seyba y Dzitbalché) el otro 25%. Pero este último es el que decide elecciones. Además la franja de indecisos anda por el 40%, es decir que 4 de cada 10 no sabe o no quiere decir por quién votar. Y si el gobierno federal abandonó a los ciudadanos, empresarios, médicos y ciudadanos todos, ahí está la veta para dinamitar el voto. De todas maneras, Morena no va a dejar pasar al PAN. ¿Les queda claro el panorama?

You may also read!

Gobernador entrega V Informe al Congreso del Estado para su análisis

En cumplimiento a lo que dispone la Constitución Política del Estado, el Gobernador Carlos Miguel Aysa González entregó por

Read More...

Desde el rincón

J. Efrussi From Saint Francisco of Campeche city. Los del fondo evocaban la semana pasada los fiestones que eran

Read More...

Mobile Sliding Menu