EL CALENTAMIENTO GLOBAL, AMENAZA LATENTE. LO ACONTECIDO EN EUROPA, DEBIERA SER UNA EXHORTACIÓN, DEBEMOS ACTUAR TODOS

In Opinión

A l a s p r e s e n t e s calamidades que actualmente padece el mundo, debemos agregar e insistir en la latente amenaza que significa el llamado calentamiento global, cuyos efectos inmediatos apuntan a lo que los expertos temen y es que, habrá un aumento en la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos catastróficos, superiores a lo que se había pronosticado; en términos simples y sencillos de describir, comento que, el calentamiento global hace que se evapore más agua, lo que conduce a un aumento en la cantidad anual de lluvia y nieve y; al mismo tiempo, una atmósfera más cálida significa que puede retener más humedad, lo que aumenta la intensidad de la lluvia; así también, en lugar de regar suavemente la vegetación, esta intensa lluvia provoca inundaciones y es que, cada vez más, las afectaciones que están causando el clima extremo, se manifiestan en efectos a mediano plazo, que son a su vez, más brutales. En México, el cambio climático ha generado que haya más terrenos secos y estériles, sobre todo en el norte, se han perdido bosques, glaciares y cosechas enteras, han surgido enfermedades y se han multiplicado los incendios forestales y, lo más sorprendente, es lo que estamos viendo ahora en el norte de Europa, lo que abordaré líneas abajo. 

Abundando en el tema de inicio, se sabe que las temperaturas del mundo, se han incrementado alrededor de 1.2 °C, desde que comenzó la era industrial; los científicos han estado prediciendo durante años que las lluvias de verano y las olas de calor, se volverán más intensas, debido al cambio climático inducido por el hombre. Los líderes europeos responsabilizan el clima extremo a este cambio climático. Los expertos dicen que el calentamiento global aumenta la probabilidad de lluvias torrenciales; asimismo, el hecho de que, en otras partes del universo, estén sufriendo olas de calor e incendios sin precedentes, que debería servir como recordatorio de cuánto más peligroso podría volverse nuestro clima, en un mundo cada vez más cálido. Los científicos indican que los gobiernos deben reducir las emisiones de CO2, que están alimentando los eventos intensos y, por lo tanto, necesitamos prepararnos para un clima más extremo; por ejemplo, los canadienses que están acostumbrados a enfrentar temperaturas bajo cero, pero no termómetros que superan los 40 grados centígrados, han sufrido en días pasados, una brutal ola de calor que afectó al oeste de su país y que mató a más de 500 personas, hay incendios forestales que arden todavía en varias ciudades y se teme un impacto devastador en la vida marina, luego de la muerte masiva de mejillones, almejas y otros animales. 

En Europa, los efectos han detonado en fuertes e inusuales inundaciones, mismas que, a principios de esta semana, reportaban datos arriba de 200 personas fallecidas, aunado a 1,300 personas que siguen desaparecidas, después de que las lluvias récord provocaron graves riadas en Alemania y Bélgica, amén de las fuertes precipitaciones que también afectaron a Suiza, Luxemburgo y los Países Bajos, lugares donde se ha declarado desastre nacional, aunque se teme que estas cifras crezcan, conforme se avance en la limpieza de los escombros, en consecuencia, miles de personas se quedaron en la calle, sus casas fueron destruidas o son consideradas riesgosas por las autoridades. La advertencia existió, el servicio meteorológico dijo desde el inicio de la semana pasada que, los alemanes podían padecer inundaciones extremas; sin embargo, no se procedió a una evacuación ni la población ni las autoridades imaginaron que la fuerza del agua sería de la dimensión que fue y, es que lo que está pasando en el planeta, supera incluso los pronósticos de aquéllos científicos que eran considerados alarmistas. 

Haciendo un rápido recuento de lo ocurrido en Europa, resaltaré lo siguiente: Schuld, en el Estado de Renania- Palatinado, al sur de Bonn y a 50 kilómetros de la frontera con Bélgica, es el pueblo más afectado por las graves inundaciones (situación no vista desde 1910) y que ha cobrado al menos 143 muertos en Alemania; para este País, es la peor catástrofe natural desde 1962, año en el que unas inundaciones en el mar del Norte mataron a 340 personas; en Bélgica hay al menos 27 fallecidos, Schuld quedó prácticamente aislado tras la inundación, todavía no hay agua, las redes telefónicas se derrumbaron, las carreteras sufrieron graves daños y más de 100,000 hogares se quedaron sin electricidad, varios autos habían sido arrastrados y las casas derribadas desaparecieron, como arrancadas de tajo, en escenas que se comparan con una “zona de guerra”, se sabe que durante 9 horas, tuvieron una caída de agua de 207 litros por metro cuadrado. 

Las inundaciones han afectado también a Holanda, Luxemburgo y Suiza, en Bélgica, el ejército fue enviado a cuatro de las 10 provincias que la integran, para ayudar con el rescate y las evacuaciones que podrían ser “las más catastróficas que haya visto ese país”; los rescatistas de Francia, Italia y Austria, fueron enviados a la ciudad de Lieja, donde los residentes fueron evacuados después de las repentinas inundaciones. En los Países Bajos, miles de personas huyeron de sus hogares en la provincia de Limburgo, mientras las crecientes aguas inundaban las ciudades y atravesaban un dique. En Suiza, el nivel de los lagos y ríos se incrementó después de las fuertes lluvias, el río que atraviesa la capital Berna, se desbordó el viernes, el lago de Lucerna inundó la ciudad y se advirtió a los habitantes de Basilea que se mantengan alejados del río Rin. 

Hago especial hincapié en que, estamos haciendo referencia a países poderosos como Canadá, Bélgica, Suiza y Alemania, entre otros, que son naciones con mejor preparación en cuanto a protección civil, siendo lugares con recursos e infraestructura de un alto nivel, en los que se presentó un saldo mortal de esa magnitud, por lo que preocupa pensar en los efectos que esos mismos fenómenos pudieran tener, en naciones menos desarrolladas. Por lo descrito, es imprescindible que la visión de nuestro gobierno y el de muchos otros, que se aferran a continuar utilizando métodos obsoletos, en cuanto a generación de energía, tengan que cambiar, porque seguir apostando y empeñados en utilizar opciones contaminantes, a apartede que nos está aislando del mundo moderno, nos cuesta cada vez más presupuesto, riesgos de salud y potenciales desastres ecológicos; en este sentido, este tema ha pasado ya a ser una cuestión de sobrevivencia y, por lo tanto, debemos actuar en consecuencia. 

You may also read!

Récord de obras públicas se reflejará en VI Informe: Seplan

Por correcta planeación presupuestal, pese a pandemia  Este 7 de agosto, el Gobernador de Campeche, Carlos Miguel Aysa González,

Read More...

No puede haber entrega/recepción; porque no hay gobernador (a) electo (a): Alfredo Cardeña

En su participación en el programa mañanero digital del periodista Roger Cornelio “Análisis de la información”, el Presidente del

Read More...

Acepta Eustaquio Portela error por nombrar “gobernadora constitucional” a Sansores

“Haber nombrado a Layda Sansores como gobernadora constitucional realmente fue un error, es decir, una equivocación de parte de

Read More...

Mobile Sliding Menu