El Inmoral

In Opinión

Juan AKÉ MAN

“Esto no es una novela pornográfica.  Esto es la forma en que fue vivida, desde el principio, la vida real…” Julie, ed. ROCA, 1975

Despreocúpese amable lector.  No haré la reseña de la extraña y formidable novela Mis días y mis noches, “Julie”, en la que se cuenta la historia de una prostituta imaginaria. No. Lo que les narraré es mejor, porque está obtenida de la realidad campechana, bueno, de una parte, de la realidad: la de los personajes que habitan los corredores del Palacio Municipal de gobierno del honorable ayuntamiento actual de Campeche. De alguno de ellos. De los más inmorales.

Como en los tiempos alternos que se usan en algunas películas, la vida de estos personajes fueron  vividas en tiempos pasados, pero sus alcances y repercusiones los persiguen, en sus consecuencias transitorias,  hasta los días pandémicos que estamos viviendo este fin de semana.

Empecemos. La silla en este primer raund: la del DIF municipal. Su propietaria actual hermana del propietario de la corona municipal, el jovenazo andrógino que aspira a la gubernatura del estado, impulsado por un movimiento ciudadano que se pinta de naranja.

Esta persona es de un pasado tan nebuloso como inmoral.

Resulta que la historia comienza en un Centro de Solidaridad Juvenil, asociación civil hoy venida a menos por motivos relacionados con la inmoralidad de la susodicha persona. En aquellos tiempos la mencionada persona ostentaba el cargo de presidenta del CSJ, bajo el patrocinio del Fondo de coinversión social (con recursos federales), un fondo enviado por el Vaticano, y dinero de la Unión Europea.

EL negocio iba viento en popa. El Santo Padre, engañado, pensaba que sus fondos vaticanos obtenidos con el apoyo de dios nuestro señor, tenían una aplicabilidad cristiana.

Tan pensaba así, que decidió, este venerable anciano, apoyar la causa ubicada en Samulá, Campeche, con el envío de un grupo de laicos consagrados, laicos célibes que juran fidelidad eterna a nuestro señor. Y que, por supuesto juran en lo más hondo de su corazón cristiano, convertirse en guerreros de dios incólumes ante las tentaciones demoníacas que intentan desviarlos de un camino limpio, puro y espiritual, consagrados a hacer el bien y a contemplar la inmensa obra divina con el corazón y todo lo demás, en virginal pureza.

El grupo aterrizó en nuestras tierras en malhadado día.

Entre ellos, un laico consagrado destacaba en su virginal pureza, joven, atlético, robusto cual palafrenero viril y heroico, rubio, ojos pispiretos de perico en celo y gran orador de salmos cristianos hechos para alabar a dios y a su divina majestad.

La presidenta del CSJ, desde el primer momento, quedó prendada de esa belleza genuina de macho virginal, y dicen, los que fueron testigos presenciales, que juró obtener sus favores carnales, pese a la advertencia que iría contra las normas del Vaticano y violaría el juramento consagrado del laico célibe. O sea, cometería doble pecado mortal; por un lado, violaría las normas vaticanas, y, por el otro, tendría que seducir a un hombre del Señor, bueno, noble y sobre todo puro de alma y cuerpo.

Además, existía un agravante moral mayor.

La susodicha seductora estaba casada y, por lo tanto, unida ante las leyes de dios y de los hombres por el sagrado vínculo del matrimonio cristiano.  Vínculo indestructible ante los superiores ojos del Señor.

Nada de eso le importó. Lo importante para ella era lograr sus aviesos propósitos, diabólicos caprichos diría una de los contadores de la nefasta historia. Atrapar al enviado de dios y desplumarlo cual perico indefenso, fue un acto taimado, calculado, siniestro, cuyas consecuencias obvias serían el retiro de los fondos vaticanos, los   de la unión europea y hasta los del fondo de coinversión, que en sus reglamentos exigen el uso transparente y honesto de los recursos asignados. Se requiere de una moralidad a prueba de deseos insanos y de una salud ética estricta, en el manejo de recursos provenientes de fondos institucionales construidos para el beneficio del pueblo humilde y pobre, y no para la satisfacción personal de instintos ubicados en la parte reptilínea del cerebelo.

Pues bien, el perico fue desplumado y su simiente, cual metáfora bíblica, anidó en terreno fértil. La semilla se convirtió en un maravilloso feto que necesitaría del cuidado materno y paterno. La mentira ya no pudo ser sostenida. El primer esposo fue informado. El divorcio consumado. Y, en segundas nupcias, el feto ya echo un hermoso crio, fue legitimado ante la ley, lo que la biología había dictado previamente.

Como era previsible, el Vaticano, la UE, y el Fondo de Coinversión retiraron de inmediato sus fondos del Centro ubicado en Samulá en detrimento de los niños y jóvenes que eran beneficiados con esos recursos.  Todo por un capricho personal, una idea maligna, un deseo insano, una conducta inmoral.

Hoy día, la susodicha ocupa una importante silla en la administración municipal del Ayuntamiento campechano, podemos decir que logró obtener, a cambio de sacrificar a niños inocentes, jaula, alpiste y periquito.

Por cierto, el periquito en cuestión, cobra elevado sueldo en el Ayuntamiento, sin dar un solo trino, y sin manchar su impoluto plumaje.

Por supuesto, fue expulsado de las filas vaticanas y convertido en uno más del montón. Lo único que le depara el destino, es el castigo divino por imponer a la humildad del Señor, la soberbia propia de los hombres débiles y pecadores.

Esta historia de inmoralidades, continuará.

 

You may also read!

Infraestructura turística del tamaño de la grandeza de Calakmul: Christian

CALAKMUL, CAM.- “Este municipio verá recompensada su aportación a Campeche con un nuevo proyecto de gobierno que concretará una

Read More...

Contabiliza y exhibe televisora local, las maniobras de facturas sospechosas de Eliseo

El pasado 7 de mayo durante el debate entre candidatos a gobernador Eliseo Fernández Montúfar, candidato de Movimiento Ciudadano

Read More...

…Biby “torea” debate y cede estafeta a Inurreta

Debate radial con todos los candidatos a la alcaldía menos una… Candidatos a la alcaldía de Campeche se reunieron

Read More...

Mobile Sliding Menu