La otra cara

In Opinión

Por: Hubert CARRERA PALÍ

Una lección que no se termina de aprender

A partir de marzo de este 20-20, la vida dio un giro dramático para todos. Un nuevo virus  que llegó desde un mercado húmedo de la ciudad  china de Wuhan dejó al descubierto lo sensible y frágil que somos frente a sorpresivas tempestades de la vida.

E inició el calvario para el mundo entero.

En la medida que pasaban los días y las semanas, el virus se acercaba peligrosamente a nuestro país hasta que lo inevitable se hizo realidad y de ahí comenzó a ramificarse hacia  todas las entidades del país. A Campeche el coronavirus llegó procedente de Villahermosa.

Una persona valorada con signos vitales procedente del viejo continente no acató las disposiciones del  sector salud para proceder a su aislamiento y las consecuencias en la isla del Carmen no se hicieron esperar, el coronavirus llegó para quedarse no sabemos por cuánto tiempo más.

Y lamentablemente así hay que decirlo, porque pese a los esfuerzos y recomendaciones que a diario hace la Secretaría de Salud (SSA) para evitar la propagación del virus, todo apunta a que todo nos sigue valiendo un comino, pero resulta fácil acusar sin el más mínimo cinismo que es una incapacidad y responsabilidad del gobierno de lo que sucede, cuando omitimos o no nos queremos preguntar cuál es nuestra responsabilidad y rol en este escenario.

De tal forma que ni los exhortos a quedarse en casa, guardar la sana distancia, usar cubre-boca, lavarse las manos permanentemente con jabón, usar gel, evitar reuniones de más de 10 personas y la movilidad se ha cumplido como recomendaciones sanitarias para contener a la pandemia.

Según estimaciones del Sector Salud en Campeche el cumplimiento de estas medidas anti-Covid-19 se esperaba hicieran conciencia en el 75 por ciento de la población, sin embargo lamentable y tristemente los indicadores reales dicen que no se logró ni el 30 por ciento de este objetivo, sobre todo evitar la movilidad.

No es el gobierno, es cada uno de nosotros quienes debemos de ser responsables de nuestros actos, sobre todo en situaciones como estas que requieren de responsabilidad y más responsabilidad personal.

Pero no. Muchos siguen haciendo su vida como si no hubiera pasado nada o no existiera el virus, no  acatan las más mínimas recomendaciones sanitarias y con el regreso a la nueva normalidad tal parece que se regresó a un tren de vida normal.

Como consecuencia quedó muy en claro que falta educación, cultura,  conciencia, razón  y sobre todo responsabilidad para enfrentarnos a los nuevos paradigmas de vida.

El retorno paulatino a la nueva normalidad implica un compromiso social enorme, pero aquí lo hemos confundido con un “haga cada quien lo que quiera o le pegue la gana” y la mejor muestra a raíz de este anuncio fue la incitada movilidad que se viene presentando como la antesala de un peligro exponencial para la propagación del virus, aunado a que el levantamiento de la ley seca exhibió tristemente que no estamos preparados aún para tomar las cosas con responsabilidad.

La venta de licor disparó en una semana los accidentes de tránsito, los pleitos callejeros  y lo más triste, las agresiones familiares físicas y verbales. Si bien es cierto que el confinamiento trae consigo consecuencias de carácter psicológico, también es cierto que el ingerir bebidas embriagantes debe ser una acción responsable.

Sin embargo varias cosas no han funcionado entre ellas levantar la Ley Seca; de ahí  que el gobierno del estado determinó -y con sobrada razón- restaurar esta disposición de manera indefinida hasta que todos seamos más responsables de nuestros actos porque hay que ver sobre todo, que en medio de esta pandemia hay muchas vidas que están en riesgo por la presencia escondida de este virus.

No hay actos de mala fe sino una preocupación permanente de este gobierno estatal de controlar y bajar los indicadores de la pandemia, pero para ello hay que trabajar en unidad y sin colores de camisa o distingos de partido. Se trata finalmente de proteger la vida de cada uno de nosotros, seamos responsables, no tomemos las recomendaciones sanitarias por la borda.

LA DIFERENCIA ENTRE DOS GOBIERNOS

Es cierto la gente tiene necesidades básicas fundamentales, sobre todo, los más vulnerables, pese a que el gobierno federal  a través de sus programas de Bienestar, presume que hoy ningún mexicano  le falta el alimento.

El Gobierno del Estado hace lo suyo a través de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (SEDESYH) y el DIF estatal, y ahora más cuando el estado enfrenta una doble contingencia por el paso de Cristóbal, el cual dejó severos daños en infraestructura carretera, viviendas, cultivos y como consecuencia cientos de familias sin hogar temporal.

Es una doble tragedia lo ocurrido, pero este gobierno no se doblega, por el contrario, no obstante los recortes presupuestales por parte del gobierno federal por aquello de la austeridad republicana cuyo supuesto fin es apoyar a quienes menos tienen o que han sufrido alguna desgracia por ejemplo por el paso de fenómenos hidrometeorológicos o sismos, la administración de Aysa González no habla de lengua para afuera y destinó urgentemente 175 millones de pesos para acciones de Infraestructura Social Básica y poner en marcha La Estrategia de Atención Social Emergente a través de la Sedesyh que preside Christian Castro Bello.

¿Y los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden)? Bien gracias. Que se sepa el primer apoyo que llegó para los damnificados en Campeche solo consistió en despensas y láminas, cuando las necesidades son más que eso. Además estuvieron bajo la rigurosa supervisión de los siervos de la nación, o sea que nadie sabe a dónde fueron a par estos apoyos porque  los damnificados exigen más apoyo del gobierno estatal, ¿paradójico, no?

Si la 4T pregona insistentemente a los cuatro vientos que este gobierno es para los más pobres, entonces no nos explicamos porque tanta necesidad precisamente en momentos tan apremiantes en donde se debe de ver con todo respaldo de la justicia en la distribución de la riqueza.

Y aunque México ya llegó al fatídico -10 por ciento en su capacidad económica, Don Andrés Manuel López Obrador tiene otras cifras más alegres, pero frente a la crítica prefiere desviar la atención en cuestiones que al él le convienen marcando así agenda como es el proceso electoral  del próximo año en donde las encuestadoras le dan la mayoría de las gubernaturas Morena, pero ¡aguas! que esto puede ser muy engañoso, sobre todo porque  las tres tribus que quieren el poder del partido están enfrentadas y porque  el presidente mexicano ha venido en franca picada en las preferencias y aceptaciones ciudadanos consecuencia de la toma de estúpidas decisiones  de las que el mismo Fidel castro y Hugo Chávez se sentirían avergonzados y más para quienes se dicen liberales.

Es obvio que frente a este desastroso panorama político, económico y social que vive México se adelantó la cuenta regresiva de la sucesión presidencial, de ahí la desesperación de AMLO de usar a sus esbirros en el Congreso de la Unión para hacer desaparecer las instituciones independientes que le resultan incómodas en la vida democrática de este país, bajo el argumento estúpido y lengüetero de acabar con la corrupción.

ATENTADO CONTRA LA DEMOCRACIA

No entiendo en donde radica la insistencia o temor del presidente de pretender ejercer presión en un órgano autónomo como lo es Instituto Nacional Electoral (INE) que actúa como juez imparcial de los procesos electorales al fungir como árbitro que acata la voluntad de pueblo plasmado en las urnas; el más claro ejemplo de legalidad, transparencia y seriedad es el contundente triunfo de quien hoy gobierna este país.

El mismo Porfirio Muñoz Ledo lanzó un  llamado a los legisladores para defender la soberanía del INE, no permitir intromisiones que solo pondrían en tela de juicio los resultados de los próximos comicios y como consecuencia poner el peligro la democracia tal y como pretende hacer el presidente Andrés Manuel López Obrador, frente al temor ciudadano de que lamentablemente su gobierno es un fiasco.

Mal está haciendo el presidente con sus pretensiones y más cuando cree estar seguro de que todas sus acciones y decisiones han sido certeras y bien vistas por la mayoría de los mexicanos, lo que sin duda  lo cobija en el ánimo de la gente que votó por él.

Sin embargo en los hechos reales este gobierno auto-llamado de la 4T arrancó con una sed de venganza política inaudita que repercutió directamente en millones de mexicanos cuando se quedaron sin servicios de salud, cuando ordenó el cierre de guarderías, cuando se dedicó a atacar a cuanto mexicano podía dividiéndolos en “Chairos” y Fifís” ocasionando un enfrentamiento social permanente, cuando quedó al descubierto que la corrupción también es práctica común de la 4T y peor que los anteriores gobiernos; cuando se dio cuenta que sus mega obras no tienen un futuro cierto ni viabilidad ambiental, y lo peor, cuando observa que frente a la pandemia que hoy asola al país se convierte en un incompetente y como consecuencia responsable de miles de muertes. ¿Es suficiente o le agregamos más?

Andrés Manuel López Obrador pretende perpetuarse en el poder como un símbolo del cambio, de una transformación que no tiene pies ni cabeza, que está basada en la improvisación y en la sed de venganza política. Es por ello que las renuncias y desbandas de Morenos, funcionarios y legisladores están a la orden del día hasta quedar solo.

EN EL ABANDONO ITURBIDE LUEGO DEL PASO DE CRISTÓBAL

La gente de Iturbide está sintiendo el abandono de sus autoridades, pues después de la contingencia la presidenta municipal de Hopelchén Sandy Baas solo ha acudido en una ocasión a distribuir despensas y no se le ha vuelto a ver la cara.

Los campesinos están sin trabajo debido que la preparación de tierras se suspendió a causa de las inundaciones que afectaron los campos menonitas, quienes sostienen económicamente a un gran sector de pobladores de la montaña chenera.

Por si fuera poco el camino que conduce al poblado de Ramón Corona todavía sigue intransitable, el agua sigue corriendo con más de un metro de altura, lo que mantiene incomunicadas a varias comunidades de esa región.

Y la cereza del pastel está a cargo de Fernando Catzín, soyero de transgénicos al servicio de menonitas, quien pretende justificar más de tres mil hectáreas de chihua siniestradas, cuando la producción en esa zona es apenas 800 o cuando mucho mil hectáreas.

Frases, citas y estupideces célebres: “La curva  ya se aplanó”: AMLO (ahora sálvese quien pueda).

Comentarios, sugerencias y recordatorios del 10 de mayo [email protected]

You may also read!

PAN: subordinación; PRD: sin coincidencia; PT: polémico

Visita de Amlo a Trump Con su visita a Washington, el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador toma

Read More...

Nadie sabe qué sitio quieren para ello ni quién se hace cargo ni quién lo pague; estrictos requisitos

Anunciaron búsqueda de certificación de Bandera Azul para playas locales El objetivo central de los ideales del programa Bandera

Read More...

Suman 73 nuevos casos de Covid-19 en el Estado

El color Naranja en el Semáforo Epidemiológico sigue siendo de elevado riesgo y pone en peligro de contagio a

Read More...

Mobile Sliding Menu