La Otra Opinión

In Opinión

Francisco Javier VÁZQUEZ BURGOS

La industria del chantaje

En Carmen, municipio de Campeche, donde se extrae la mayor cantidad de petróleo de todo México y se genera aproximadamente una quinta parte del presupuesto de la nación -antes era de 36 a 40 por ciento lo que aportaba la empresa- la industria del chantaje se niega a morir.

Los seudosindicalistas de Atasta, bajo el cobijo de la CTM local, que nadie quiere, que a nadie representan, se aferran al pasado, quieren seguir cobrando cuotas a los trabajadores, quieren que las empresas los sigan financiando, so pena de realizar bloqueos y obstaculizar la actividad petrolera, sin importar el daño que puedan generar.

Estos líderes obligan a las empresas a pagar sobresueldos por arriba de lo que marca el tabulador, con la condición que parte de ese sobre sueldo se divida con ellos. Se ponen de acuerdo los líderes con los trabajadores que en muchas ocasiones aceptan sumarse a este tipo de chantaje, razón por la cual las empresas ya no contratan gente de Atasta, sino que la llevan de otras partes.

Este jueves se vivió un episodio que puso de manifiesto el problema, una  veintena de golpeadores contratados por los sindicatos de Atasta intentaron  bloquear el paso a los trabajadores de la planta de Nitrógeno, que ya no son de Atasta, y no se prestan al chantaje, y aunque los han agredido, bajado de los vehículos y les cobran sus cuotas, los obreros con tal de defender su trabajo,  decidieron  romper con sus falsos líderes y enfrentarlos, toda vez que se enteraron que los nombramientos de Sitrasa que ostentaban son falsos, que ni los conocen en ese sindicato y además los recibos que  expiden no tienen valor jurídico  ni fiscal.

Esto quedó de manifiesto desde hace aproximadamente dos meses cuando las empresas afectadas por estos sindicatos de Atasta, viajaron a la Ciudad de México para  entrevistarse con el dirigente nacional de Sitrasa, Raymundo Botello, a quien le manifestaron que no podían seguir pagando las altas cuotas que les piden por contrato, hasta 200 mil pesos cada mes o dos meses, aparte de 400 a 500 pesos por trabajador, y que era necesario renegociar las cantidades, tema del que el dirigente nacional se deslindó y dejó en claro que no tiene su sindicato gente trabajando en  la planta de Nitrógeno y mucho menos ha expedido  nombramientos. Es decir, esos líderes han engañado a los trabajadores y a la empresa, han cometido fraude y manchado al sindicalismo.

Los líderes cetemistas, acostumbrados al chantaje, no entienden que los tiempos han cambiado, que todos esos abusos que les permitían cometer ya se acabaron y que ahora van a tener que enfrentar a la autoridad y responder por los destrozos, robo de vehículos y agresiones que cometen contra la empresa, los trabajadores y la misma planta. La industria del chantaje tiene que acabar. Al tiempo.

 

You may also read!

Campeche, líder en desarrollo de energías limpias

Gobernador pone en marcha parque solar en Castamay CASTAMAY-. El gobernador Carlos Miguel Aysa González puso en marcha el

Read More...

Junta de Gobierno del Icatcam respalda nueva normatividad

Empezará a aplicar a partir de enero; se aborda el tema de la reestructuración de la normatividad, en la

Read More...

Instala secretario general de gobierno Comité de Apoyo al Censo 2020

Hace un llamado a los tres órdenes de gobierno y organismos de la sociedad civil a sumar esfuerzos para

Read More...

Mobile Sliding Menu