Las encuestas, quien las crea y quien les cree

In Opinión

Hernán ARANDA GONZÁLEZ

Contrario a lo que muchos piensan, las encuestas no son nuevas. Se emplearon en el comercio, sobre todo el complicado tiempo de la Gran Depresión, cuando era muy importante mantener la fidelidad de la escasa clientela y garantizar su recomendación para el éxito del negocio.

Su precursor, George Gallup, nacido en Estados Unidos el primer año del siglo veinte y fallecido en Suiza ochenta y dos años después. Se trata de “una investigación en la que se recopilan datos mediante el cuestionario previamente diseñado, sin modificar el entorno ni el fenómeno donde se recoge la información, ya sea para entregarlo en forma de tríptico, gráfica o tabla”.

Su primero y muy rudimentario uso aplicado a la política fue por mil ochocientos veinticuatro en el condado Harrisburg, Pensilvania, USA, durante la campaña por la presidencia entre John Quincy Adams y Andrew Jackson. El resultado de dos a uno por estados a favor de Adams puso el método temporalmente en la mira de los políticos de ese tiempo.

Bajo solemne compromiso de hablar con la verdad y con una disculpa a la gente de Harrisburg -y a la de Campeche-, este emborronador de cuartillas ratifica que no cree en las encuestas. Dicho con el mayor respeto para sus actores, así se realicen con estricto apego al método científico, o a lo que dispone quien ordena de acuerdo a su presupuesto.

En todo caso, la encuesta es una herramienta de medición -muy relativa- para manejo interno de los candidatos desde sus “cuartos de guerra”. Su objetivo principal, ir ajustando estrategias y reorientando el rumbo de sus actividades con base en lo que sus seguidores, o mejor aún, los potenciales electores demandan.

Así las cosas, las encuestas de a “peso el kilo” acompañadas de frases triunfalistas con las que se pretende engatusar a la población, no son más que estrategias de persuasión, y mientras más altas se presenten, mayor es el grado de preocupación del candidato que las exhibe y las presume.

En resumidas cuentas y sin más encuesta que la propia opinión, con base en su experiencia en casos similares, el autor, por su larga vida como protagonista en anteriores contiendas, afirmaría que en este momento y a un mes de la elección, no hay nadie que pueda acreditarse una aplastante intención del voto a su favor.

A estas fechas, por sus propuestas y el trabajo de territorio propio y de sus seguidores, Christian Castro ha logrado con lentitud pero con firmeza, ir remontando en la preferencia electoral. De un principio incierto, mantiene una diferencia a favor de tres o cuatro puntos del siguiente puesto, disputado cerradamente por Layda Sansores y Eliseo Fernández.

Podría haber ascensos y descensos, pero esto se verá a partir de los resultados del debate, y tendrá que ver con las propuestas que los candidatos puedan articular, o de los argumentos que esgriman algunos en contra del puntero, más contundentes que acusarlo de ser familiar del dirigente nacional del PRI.

De Castro bello dependerá resaltar sus méritos. Es un joven prudente, con experiencia y preparación. Su posición económica modesta, fruto de su esfuerzo y el de su familia, su mejor carta de presentación. No se le conocen oro mal habido, rastros de sangre, actos de corrupción o bienes obtenidos a expensas del patrimonio de terceros.

Eran muchos y llegó visita

Ya estaba llena la casa y vinieron los tíos y primos del rancho”, decía un viejo amigo del norte. Lo mismo que un familiar cercano que de manera parecida refería que un mal nunca viene solo, y cuando más tranquilo se estaba, alguien regaló una tambora al escandaloso de la familia.

Primero el INE y después el Trife, acotaron los márgenes de los partidos para impedir que con acuerdos de coalición se construyan mayorías a modo y apartadas de los resultados en votos de la elección.  Que no rebasen el tope máximo del ocho por ciento de sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados como sucede desde dos mil doce.

Un duro golpe, legítimo y legal, pero golpe al fin, a los planes y propósitos de apoyarse en su obsequiosa mayoría para consolidar en lo posible los fines de la 4T, y prolongar sus efectos por lo menos el equivalente a dos sexenios, de preferencia con AMLO al frente si la edad y su condición física se lo permitieran.

… Y ALGO MÁS

La larga lucha contra las instituciones

La última semana del mes de abril tuvo de todo para el presidente de la República. Andrés Manuel López Obrador, firme y dispuesto en su incansable lucha contra las instituciones del estado mexicano, no tuvo precisamente buenas nuevas, pero sí un motivo más de frustración en su propósito.

Como una joya que  se crea a modo y con estilo, el primer mandatario y quien debiera ser el principal custodio de las instituciones que han costado innumerables pérdidas de recursos monetarios, pero también sangre, sudor y deterioro político, sumó una cuenta más al collar que está confeccionando.

Ya estaba anotado en la lista y en un lugar preferente el Instituto Nacional Electoral, su consejero presidente y otro consejero. No era poca cosa impedir al presidente ser líder de su partido, a la vez que árbitro, custodio y rector de las elecciones. Pero principalmente, por atreverse a dejar  fuera de la contienda a los candidatos de Guerrero y Michoacán.

Así estaban las cosas mientras la clase política en el poder se regodeaba ante la posibilidad de que el Trife revocara la decisión y restituyera a los afectados al lugar en el que se encontraban. Vaya desilusión, el Tribunal lo ratifica y en consecuencia, se suma como una nueva cuenta al vistoso collar de enemigos  de la democracia.

Ya habíamos comentado hasta en dos ocasiones que la decisión del INE y ahora del Trife nos parecía excesiva, lo seguimos pensando. Excesiva, de acuerdo, pero de ninguna manera ilegal, porque la ley contempla esta conducta. Sin discriminar sobre el monto, se trata del hecho y no de lo omitido. Duralex, sed lex, dicta el principio proveniente del Derecho Romano, y esta es la realidad de los candidatos y la congoja del primer mandatario nacional.

Una vez más el presidente, desde el altar patrio de su mañanera perorata, se fue  con todo en contra del INE y el Trife llamándolos perpetradores de un golpe a la incipiente democracia mexicana, un exceso y una provocación. En su papel de dirigente partidista antes que de gobernante, recomendó a sus correligionarios no desmoralizarse “a pesar del agravio”.

¿Agravio? ¿A quién? Si el primero lo está cometiendo el presidente al desoír las recomendaciones del verdadero árbitro electoral de refrenar sus declaraciones y abstenerse de intervenir en las campañas a favor de un partido o una facción, y hacer publicidad negativa en contra de algún candidato, partido o coalición.

Sus últimas declaraciones resumen su abierta intervención: “no se desanimen, no se exalten, hay que actuar con la cabeza fría, aunque se tenga el corazón caliente. En la lucha por la democracia se tienen que enfrentar muchos obstáculos y hay que aprender a evadir el acoso y la provocación”. Ni el otro “líder”, Mario Delgado, se hubiera atrevido a este pronunciamiento.

La de Telecomunicaciones, una ley para torcer la ley

La intención de recopilar los datos biométricos de los mexicanos, poner en duda su presunción de inocencia y ubicarlos a priori de presuntos inocentes en probables culpables a cambio de usar un aparato de telefonía móvil, al parecer no va por buen camino.

A las suspensiones definitivas concedidas en dos amparos interpuestos, ahora se suma la intervención del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales que interpondrá en contra una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Todavía podemos respirar a pleno pulmón.

 

You may also read!

Infraestructura turística del tamaño de la grandeza de Calakmul: Christian

CALAKMUL, CAM.- “Este municipio verá recompensada su aportación a Campeche con un nuevo proyecto de gobierno que concretará una

Read More...

Contabiliza y exhibe televisora local, las maniobras de facturas sospechosas de Eliseo

El pasado 7 de mayo durante el debate entre candidatos a gobernador Eliseo Fernández Montúfar, candidato de Movimiento Ciudadano

Read More...

…Biby “torea” debate y cede estafeta a Inurreta

Debate radial con todos los candidatos a la alcaldía menos una… Candidatos a la alcaldía de Campeche se reunieron

Read More...

Mobile Sliding Menu