Lo que vio el perro

In Opinión

<p>Para ver, dicen, hay que mirar detrás de lo que ves. Y eso, mi querido fabulero, es labor única y exclusiva de los más perros. El perro observa a ojos cerrados y por ello, todos los secretos de nuestra débil humanidad -¡síii! débil, fallida, defectuosa, engañosa- se esconden detrás de "lo que vio el perro". Ajá.</p><p>Y, aclaro, no lo digo yo. Su Adelita, con estricto apego a la verdad ni estudió en Harvard, sino que lo aventura el grandísimo Malcom Gladwell, don Mal, que para darle más señas es una eminencia del periodismo y escritor verdaderamente leído -5 millones de libros vendidos contra, que será?, unos cientos del Kike, Josepina y Amlove con sus panfletos políticos sumados y reunidos.</p><p>La teoría de la clarividencia perruna se encuentra en una recopilación de ensayos que el autor de La clave del éxito: "the tipping point" escribió para la legendaria y "esnob" revista "The New Yorker". El texto que termina por dar título al libro de reportajes, Lo que vio el perro y otras aventuras es un retrato de César Millán, El encantador de perros, y que su Adelita apodó en alguna fábula anterior Mr. Millagi, por el poder controlador de su "qshuuu. shhhuuu" sobre perros brutales.</p><p>Y fíjese, lector-lectora, que eso mismo es lo que dejó perplejo a Gladwell: "¿Qué pasa por la cabeza de Millán cuándo hace tal cosa?", se pregunta y luego responde: simple y sencillamente la capacidad de ver con ojos de perro.</p><p>Para que nos entendamos, a ver, qué ve usted cuando el IFE obra su "teeee looo dije" o los candidatos dicen respetamos la veda electoral o el Presidente niega estar en campaña? ¿Cree o no cree? Seguro no mucho, pero lo haría si entre los super-asesores de imagen de los candidatos se encontrara un etólogo (experto en psicología animal) o el mismísimo César Millán, pues les enseñaría a armonizar lo que es y lo que se ve.</p><p>Gladwell arranca su ensayo narrando el caso de una pareja de ancianos contra Sugar, su perrita, que de caramelo sólo tenía 10%, pues su resto era maldad pura. Lynda Forman, la dueña, tenía marcas de violencia intraperrular en los brazos y, no sólo eso, indicaba muy a la Pedro Infante, me pega pero la quiero.</p><p>Le suena? ¡Tilin! ¡tilón!: 70 años de PRI, pero que vuelvan; seis años de muertos apilados pero lo vale; o ya viene "El cambio verdadero", pero con el club de los ancestros. Ante semejante locura, la de Lynda no vaya usted a creer, Millán plantea dos preguntas: "¿Se orina Sugar en la casa?" (¿se mofan nuestros políticos en nuestra cara?); "¿tenía -Sugar- una relación particularmente destructiva con los periódicos?".</p><p>Esta última pregunta querido [email protected], no sé si usted coincidirá pero me hace reteharto sentido: periódicos, destrucción, guerra de tinta.</p><p>El asunto es que el caso "Forman-Sugar" sirve de ejemplo en la crónica de Gladwell para exhibir nuestra incapacidad de discernir entre lo que vemos y lo que creemos. Lynda quería creer que su perrita se arrepentía porque luego del mordisco la lamía y Millán mostraba que la perra relamía por naturaleza canina y jamás por arrepentida: "Si sintiera arrepentimiento no lo volvería a hacer".</p><p>Una vez entendido eso, Gladwell se centra en la capacidad de Millán de no caer en la trampa de la mirada humana. Describe que Millagui recibe "un caos canino y deja tras de sí la paz". ¿Cómo?</p><p>Pues por su presencia. Una presencia que somete. Como con un buen entrenador de futbol o el director de orquesta que es querido pero a la vez obedecido.</p><p>El dominio del perro, argumenta Gladwell es un superpoder, pues implica conseguir que se doblegue el mejor lector del comportamiento humano. O sea convencerlos a ellos es tan insólito como ligarse a Salma Hayek con tan solo un buen choro, pues los perros huelen, miden, ven y actúan.</p><p>Si te inclinas hacia enfrente (agresión), si ladeas el cráneo (convicción), si ordenas conteniendo el aliento (miedo o inseguridad) los canes rastrean la intención. No sólo eso; los canes, antes de examinarse entre sí, por ejemplo en un parque, analizan al dueño del otro perro. Buscan armonía cuerpo y habla. Cuando hay pleito es que la tensión humana lo desencadenó.</p><p>Gladwell insinúa que un buen candidato -¡escuchen cuatro fantásticos!- seguro y creíble, es buen bailador, su cuerpo se mueve al mismo ritmo de lo que habla. Clinton y Reagan fluían, casi danzaban en sus debate, mientras que los balanceos y la rigidez de Bush denotaba a un adolescente.</p><p>Ajá. Los perros hubieran entendido todo con el "mute" en la televisión. Y si votaran -lo escribo y lo firmo- sin duda, otro son más sabrosón nos movería.</p><p>Su Adelita cierra la fábula con el último párrafo de Lo que vio el perro:</p><p>Todo mundo hablaba demasiado. Como la gente que dice te quiero con un tono que significa otra cosa. Que pide calma de palabra pero hace gestos amenazantes. César se volvió e hizo ¡sh-sh-sh! Todo mundo obedeció</p><p>Dicho de otro modo: para andarnos despiertos en estos tiempo de vedas electorales, abramos los ojos y pongámonos bien perros. ¡Silencio! Y de todas formas, se les ve y se les oye.</p><p>(EL UNIVERSAL)</p>

You may also read!

Confirman 13 nuevos casos de Covid-19 en la Entidad, 174 esperan resultados

Fueron 13 los nuevos casos positivos que confirmó Manuel Julián Zaldívar Báez, Subdirector de Salud Pública, durante el informe

Read More...

Christian Castro Bello asegura progreso para Campeche

El titular de la Sedesyh asistió en representación del gobernador Carlos Miguel Aysa González al segundo informe de actividades

Read More...

Preparados por frente frío No. 4

El alcalde Óscar Rosas se reúne con Protección Civil para tomar medidas ante cualquier contingencia , que encabeza el

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu