Locos NO, desesperados SI

In Capital

Por: RUBÉN DANIEL LARA CASTRO

Bien dice la frase que NO todos estamos en el mismo mar navegando, unos están en su yate, otros en barco y otros más nadando para no morir en esta inmensa ola llamada Covid-19.

La desesperación de la mayoría de los campechanos se está haciendo presente en los últimos días, o bien, eso es lo que se nota en las calles; el desempleo que se vive está dando frutos, el pregón campechano volvió a las avenidas, claro, con un salario menor que solo alcanza para el día al día y si, se exponen a una insolación, ser atropellados y terminar donde se rogaba nunca llegar, ¡el Hospital¡

Y aunque Campeche se encuentra en el punto más crítico de contagios, morir de hambre es la mayor preocupación de los campechanos por ello quizá la movilidad acelerada en las últimas semanas, atrayendo un sinfín de críticas, pero como bien dice el refrán “El fondo de la olla solo la cuchara lo conoce”, y sí, solo el que no tiene un plato de comida y bocas que alimentar sabe que hoy contagiarse no es muy importante.
Las redes sociales como Facebook, se ha convertido en la principal aplicación para obtener un ingreso, se encuentra de todo, repartidor, vendedor de frutas, de postres, comida, ropa, caretas, cubrebocas de todos los estilos y las ya conocidas escort.

Se insiste, el quedarse en casa, no es opción, para los que tienen un sueldo seguro, un refrigerador lleno de comida y cero deudas para ellos sí, los mismos que critican a una familia de pepenadores, ellos, los que no saben que es pasar hambre.

Claro, no se justifica las salidas innecesarias como lo sucedido el pasado 30 de abril “Día del Niño” o bien el 10 de mayo “Día de las Madre”, donde cientos de campechanos rompieron el quédense en casa y la sana distancia para comprar un detalle para sus seres queridos, tratando de celebrar como si no pasara nada, ocasionando que la curva de contagios no se aplanara sino al contrario se disparará.

Rubén Daniel Lara Castro.

Y es que sí, no estamos “locos”, solo desesperados por tener la vida que vivíamos en enero, quizá febrero donde las tardes el malecón y el parque principal se llenaban de vida con los niños, jóvenes riéndose, platicando o haciendo ejercicio; los fines de semana que se turisteaba en los pueblos del hermoso Estado de Campeche o en alguna playa o bien de fiesta con los amigos y familiares.

Las autoridades federales y estatales han expresado en múltiples ocasiones que nada volverá hacer normal, pero ¿cuándo cambio?, solo el uso del cubrebocas se implementó, la movilidad continua, la ciudadanía realiza a escondidas fiestas o reuniones en sus casas, el alcohol de manera clandestina pero también sigue presente; solo piden a gritos regresar a los restaurantes, los bares, discotecas y uno que otro viaje.

En breve llegará la “nueva normalidad”, ¿se cumplirá?, te lo has preguntado, los nuevos protocolos y estilos para llevar una “nueva vida” será necesarios para aplanar la curva, pero se está preparado seguiremos con las mismas ideas que todo es normal.

 

Mobile Sliding Menu