México y su actual circunstancia. El devenir de los ciudadanos de a pie, humildes mortales

In Opinión

Vicente GALVÁN GUTIÉRREZ

Quisiera hoy tener el tacto del Orfebre, para tejer una delicada filigrana; la precisión del Cirujano, al ser exigido por una operación complicada, él virtuosismo de un violinista concertino, para interpretar una suave sinfonía y, una vez poseyendo todas estas facultades, abordar con prestancia, un sensible tema, siempre de moda y a la vez, toral, como es la política mexicana y sus muy agitados momentos y tiempos.

Siendo una cuestión que no se puede soslayar ni rehusar, me presto a tocarla, a sabiendas de que son muchas las opiniones, las ideologías, los ángulos y aristas que pueden trastocarse, pero que, en el mejor de los casos, encontrarán afinidades y coincidencias que será deseable compartirlas.

Desde hace más de 2 años, el país se ha visto envuelto en un dilema, por decir lo menos, acarreado por la llegada al poder de un personaje de trayectoria de larga data, no alejada de contradicciones, conflictos y dificultades. Siendo su lema y bandera, la predilección por los pobres y el frontal combate a la corrupción, se han tomado diversas decisiones qué, si bien han sido cuestionadas, también han sido objeto de serios contrastes con la realidad y las candentes posturas de sus opositores.

Teniendo siempre en mente la preocupación de que México y sus circunstancias marchen bien, me gustaría enfocarme en 4 aspectos puntales que son columna vertebral en los cotidianos sucesos y adonde se dirigen las principales críticas: la Educación y sus elementales carencias, la Economía y sus aceleradas caídas que conllevan a la lacerante pobreza que vivimos, la interminable corrupción que, pareciera ser consustancial en nuestra idiosincrasia y, finalmente, la delincuencia organizada, atizada por el punzante y exacerbado narcotráfico.

Sirva este preámbulo para abonar en la ardua tarea que tiene bajo sus hombros y entre manos, el ocupante del Poder Ejecutivo de la Nación, asevero que cualquier Titular que estuviera en ese pedestal, estaría, sin lugar a dudas, padeciendo esta misma pesadilla que requeriría y exigiría de un unificado interés e intención de todos los pensantes, que son muchos, en alcanzar mejores estadios y metas, pero que infortunadamente no es así, la recalcitrante oposición y la sobre obstinada terquedad de quien encabeza los destinos de la Nación, no atinan ni encuentran un sano punto de convergencia, anhelos y pensamientos encaminados a ver por el bienestar de la Patria y sus ávidos esperanzados habitantes.

Considero sumamente desgastante y un acentuado despropósito, el que se tengan tantos desencuentros, descalificaciones, ganas de perjudicar y socavar a tu oponente o enemigo, pareciendo que el fin, fuera acabar con lo mucho o poco que nos queda y marchitar o quebrantar los recursos que perviven en esta tierra, sean estos humanos, materiales o económicos.

No es posible vivir con tanta saña, odio, rencor, rencillas, desgraciadamente manifiestas por ambos contrincantes lados. Tanto los que aspiran a alcanzar alguna forma de poder, como los que actualmente lo ostentan, enfrascados en una lucha sin final ni nobles propósitos, mientras los ciudadanos de a pie, los que somos humildes mortales, nos está cargando literalmente la tristeza (en términos cordiales).

Muchas veces he escuchado, aunque no quisiera que fuera una constante, lo expresado por el futbolista francés André-Pierre Gignac: “el enemigo del mexicano, es el mexicano mismo”.

La Educación, francamente estancada, sin avances notables y deseables, los alumnos confinados, los Maestros sin recibir una capacitación continua, la carencia de medios informáticos y recursos para incorporarse a las clases a distancia, mientras la vida está pasando y nuestras juventudes, están dejando de aprender en tiempo y forma.

La Economía, con un déficit del 8.5% registrado en 2020, con miras a continuar con un magro crecimiento, que trae aparejado el desesperante e insolente incremento de más pobres, en grados de pobreza extrema, que no alcanzan siquiera los insumos básicos para subsistir y llevar una vida digna. La corrupción que pareciera ser divisa y carta de presentación de algunos connacionales que estuvieron en el poder y que actualmente son ocupantes de puestos públicos, no se ha podido erradicar, es una lacra de deshonestos que agrupa, sin distingos a colores, partidos e ideologías, en las que se advierte, “todos somos México”, ¡qué vergüenza! Y qué decir de la delincuencia organizada y el narcotráfico, cada vez más agresivos, cada vez más violentos, con impactantes e ingeniosas formas de delinquir, como si fuera este, el pan nuestro de cada día.

En la disidencia, destacan intelectuales críticos, periodistas con reconocido talento y capacidad para contender con argumentos e inteligencia encaminada a buenos propósitos, pero en el camino, pareciera que su confrontación estuviera orientada a sobresalir y obtener algún reconocimiento, agreden con ganas de que se les voltee a ver, a aparecer en primeras columnas de los diarios y que las cámaras los mantengan en los medios, olvidándose de sus originales objetivos, pareciera que han abandonado el camino de la crítica constructiva a cambio de la agresión sin sentido. A veces me pregunto, si como dicen, atrás de todas las macro decisiones que adopta un País, está una oligarquía, personajes y fortunas que mandan, imponen e instalan a quienes les son afines a sus intereses y conveniencias, ¿Por qué fue que permitieron la llegada al poder de este Representante que no les da ni los convence? ¿Por qué llegó alguien no esperado? Son preguntas que sólo en los altos niveles de la élite política, podrían contestarnos, si es que se ocupara.

Con este negro panorama, a qué podemos aspirar con un Presidente tan criticado, no aceptado en ciertos círculos de ciudadanos pensantes, personas que han sido afectadas en sus intereses e ingresos mal habidos (en su mayoría); por cierto, se destaca que, en este sexenio se han evidenciado diversos actos de corrupción y a sus protagonistas, mismos que, en otros tiempos hubieran sido innombrables e intocables, lástima que a la hora de implementar la justicia, poco se ha concretado (el que mucho abarca, poco aprieta), siguiendo con lo citado en cuanto al actual Gobernante, este ha sido cuestionado por una sociedad crítica a rabiar e inconforme con las decisiones políticas que se están adoptando, dado que son promovidas por ocurrencias, notables desaciertos, con rumbos inciertos e improvisados, sin un ápice de aceptar la crítica y por el contrario, pretendiendo acallar a aquéllas voces que son disonantes, pero que debieran considerarse y tomarse en cuenta, en aras de una mejor armonía y aceptación, en la constante búsqueda de mejores vías de una estancia civilizada, próspera, con satisfactores fundamentales y sustantivos.

Gracias por leerme.

You may also read!

Morena se beneficia con visita presidencial, es campaña: Manuel Santos

La visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador obedece a asuntos electorales, afirma el Secretario General del Partido de

Read More...

Niños y jóvenes no deben ser expuestos a experimentos de AMLO: Acisclo Paz

Obrador solo vino en apoyo a Layda Sansores al perder gran cantidad de puntos en las últimas semanas, mencionó

Read More...

Reprochan vecinos de la Álvaro Obregón trabajo de Layda Sansores

Habitantes de la delegación Álvaro Obregón, reprochan nulos resultados durante la administración de Layda Sansores San Román al dar

Read More...

Mobile Sliding Menu