Premisas sobre el debate

In Opinión

Abraham BAGDADI ESTRELLA

Hoy viernes 7 de mayo del 2021 es una fecha trascendental para los campechanos, sin duda será un día que hará historia, la razón es que a las seis de la tarde se hará el debate entre los candidatos que desean gobernar Campeche. Las especulaciones -como siempre- son muchas y cada quien le apuesta a su propio candidato. Pero, aunque cada quien desea ver a su candidato preferido ganar de forma irrefutable, la realidad termina sin complacer a los fans de cada uno y veamos porque:

Primeramente diremos que en un debate cada quien ve lo que desea, las palabras resuenan en el cerebro de cada ciudadano y se ligan a un sentimiento natural de negación, simplemente porque lo primero que cada persona hace ante un sentimiento de amenaza es negarlo, luego cuando la realidad hable vendrá la depresión y posteriormente la adaptación, aceptación y justificación de lo sucedido.

Precisamente por eso los debates no mueven demasiado las preferencias electorales, cada candidato le habla a su propio nicho electoral, es decir, a los que ya están convencidos por ellos. Claro, los que se emocionan aplauden y elogian son los del grupo cercano al candidato. Pero ante este espectáculo siempre existen excepciones, esas son aquellas que tienen que ver con argumentos contundentes, con pruebas fehacientes e irrefutables de actos ilegales por alguno de los candidatos pero sobre todo de los punteros y también de la capacidad de comunicación política que tenga cada uno de ellos.

Intentemos analizar a los tres principales porque hemos de decir que según la regla del 37 por ciento los electores deciden entre aquellos candidatos que forman parte del 37 por ciento del total y estos son los que mejor han sabido posicionarse. Dicho en otras palabras, de diez candidatos existentes, los electores se inclinaran por los primeros tres que más se acerquen a los atributos que buscan. Los que buscan honestidad se inclinarán por aquellos candidatos que proyecten ese atributo, los electores que busquen estabilidad y seguridad harán lo mismo, se inclinarán por aquel candidato que proyecte los atributos de defender lo existente y así sucesivamente.

En Campeche existen tres candidatos que según las encuestas ocupan los tres primeros lugares, comenzaremos analizando a la mujer dentro de estos tres, no por su nivel de posicionamiento sino por el hecho de ser mujer, hablamos de Layda Sansores, si bien es cierto es la más conocida, esto no necesariamente le ayuda porque muchos de los que la conocen tienen una percepción negativa de ella, por tanto ella no irá al debate a ganar nuevos electores sino a mantener su nicho electoral, Layda difícilmente crecerá, por eso su tendencia ha sido ir a la baja permanente, los que la conocen están con ella hasta que conocen otras opciones y tienen la posibilidad de optar,

La estrategia de Layda por eso mismo, será el show mediático, sin propuesta viable, creíble o con sustento, su fuerte será la ofensa, los adjetivos, el epíteto fácil, eso es lo que fascina a su nicho electoral. Además es lo que ha hecho siempre, no sabe hacer otro tipo de campaña, el escándalo es su fuerte, pero tiene en contra su vida entera hecha en el seno mismo de la corrupción de la que nunca ha podido deslindarse, también tiene en contra sus cargos legislativos repetidos una y otra vez brincando de Cámara a Cámara, de la de Diputados a la de Senadores repetidamente, pero jamás se ha sabido que durante esos encargos públicos haya hecho algo a favor de Campeche, ni una sola iniciativa que favorezca al Estado, las veces que fue noticia es que porque insultó a alguien o le mentó la madre a los Senadores que no estaban en su Partido, pero eso, nada aporta a la sociedad. También tiene en contra su incongruencia ideológica, no le ha importado el Partido en el que está si ahí satisface sus intereses personales, le ha dado lo mismo estar en el PRI donde comenzó que en el PRD o en el Partido de Dante Delgado o en el PAN o Morena. Ser saltimbanqui es ha sido su principal vocación.

El único cargo de elección popular que ha ganado fuera del PRI fue el de alcaldesa de Álvaro Obregón en la Ciudad de México, en ese cargo manejo miles de millones de pesos como presupuesto y lo abandonó dejando una estela de corrupción y delincuencia, en plena pandemia dejó tirados a sus electores de esa alcaldía para intentar satisfacer su interés personal en Campeche compitiendo por la gubernatura porque cree y piensa que va a ganar. Lamentablemente para ella las encuestas dicen lo contrario. Layda pertenece además a un gobierno gerontófilo que encabeza AMLO y que no tiene demasiada simpatía de los jóvenes.

El otro candidato, actualmente alcalde con licencia de Campeche, capital del estado, dejó al PAN también con el afán de que su interés personal sea plenamente satisfecho, migró a un Partido sin registro en el estado porque tiene la firme convicción de que su persona es suficiente para crear una vorágine ciudadana en su favor. Tiene como virtud la juventud pero en contra su megalomanía excesiva y los atropellos con los que gobernó en el municipio de Campeche, primero el despido de cientos de trabajadores, incluso sindicalizados, pero lo más grave son las acusaciones de corrupción, malversación y desvío de fondos públicos, la opacidad en su gobierno en donde según su propio ex contralor clasificó más de 250 expedientes para que no se sepa hasta después de cinco años a quien favoreció con contratos de servicios y compras de productos sin licitar ya que se hicieron por adjudicación directa.

Si esto fuera cierto y siendo delito grave, debería investigarse y de resultar culpable, no solo no tendría derecho a competir sino incluso su propia libertad estaría en riesgo. Obviamente sus resultados como gobernante en el municipio de Campeche ha dejado mucho que desear, ha sido nulo, no hay avance alguno ni en modernidad para favorecer el turismo, ni en seguridad, ni en infraestructura, Campeche está igual o peor de como lo tomó cuando llegó a la presidencia municipal. Su estrategia será confrontar con los punteros, él va a querer “subirse al ring” porque quiere reflectores, por tanto intentará a toda costa ofender y buscar respuesta de quienes están en primero y segundo lugar. Su idea es dejar la percepción que es diferente a los demás y que representa algo distinto. Él busca su propio nicho electoral que no tiene y que desea arrebatarle al PAN y a Morena, intentará verse cercano a AMLO pero alejado de Layda. Querrá ser el diferente.

El último en analizar será Christian Castro, no por otra cosa, sino para que no se piense que existe alguna preferencia de nuestra parte, ya que intentamos hacer un análisis objetivo. Christian tiene en su favor igual que Eliseo al juventud, pero además el conocimiento del territorio estatal por los cargos públicos que ha tenido, a diferencia de Eliseo que es prepotente y pedante en el trato con quienes le rodean, Christian es afable, ambos tienen energía pero mientras la de Eliseo genera negatividad la de Christian genera una percepción de seguridad y ambiente positivo.

Esto tiene una explicación, Eliseo intenta sacarle provecho a todo lo negativo que intenta encontrar, mientras Christian está haciendo campaña creando un ambiente positivo y de propuesta.

Mientras a acusan a Christian de lo único que lo han podido acusar que es el ser sobrino de Alejandro Moreno Cárdenas, no han podido hacerle una sola acusación de corrupción como se lo han hecho a los otros dos candidatos, pero además lo hace Layda que ha sido desde siempre la hija de papi y que de su propia persona salió la forma en que obtuvo su primer empleo público cobijada por la sombra de su padre que no fue un ejemplo de honestidad precisamente y también Eliseo cuyas relaciones personales ha mezclado torpemente con la política y se le acusa de que su principal candidata es muy allegada a él. Entonces la acusación de parentesco y cobijo político que le hacen a Christian cae por su propio peso ya que lo hacen personas que no tienen la más mínima calidad moral puesto que están haciendo lo mismo o peor.

Por eso Christian en las encuestas ha ido en constante ascenso hasta llegar a ser puntero, por tanto va a ser el vilipendiado del debate, las ofensas serán en su contra, intentarán provocarlo y llevarlo a su terreno, Christian debe priorizar sus propuestas y dar respuesta puntual a las ofensas sin dedicarle demasiado tiempo.

El debate dibujará a cada quien tal cual es, ahí quedará claro cuál de todos es capaz de gobernar con capacidad y con propuesta. Layda se cobijará con la sombra de AMLO y Eliseo intentará erigirse en el mesías campechano, un emulador de AMLO pero caricaturizado.

Mi apuesta es por Christian, me parece el más responsable y ecuánime, el mejor para gobernar. Hay que estar atentos a los resultados, porque además Christian se dirigirá a un nicho electoral mucho más amplio, desde la derecha hasta la izquierda pasando por aquellos que están en el centro del espectro político. Por eso tiene el reto de demostrar que sabrá gobernar para todos los campechanos y lo hará sin duda.

 

You may also read!

Sin rubor, piden paciencia / Sin fecha para segunda dosis  De 30/39 años en Campeche y Carmen: Manuel Zavala 

Con una solicitud de paciencia el Coordinador Regional de los Programas del Bienestar, Manuel Zavala Salazar informó que hasta

Read More...

General y ambigua pregunta de consulta del 1 de agosto: Alfredo Cardeña 

“Es ambigua, estrictamente no establece un juicio político a algún expresidente” sostuvo el Presidente del Colegio de la Barra

Read More...

Sin resultados estrategias contra COVID 

Las diversas estrategias de información contra el COVID-19, incluyendo las medidas preventivas ideales para frenar la propagación del virus

Read More...

Mobile Sliding Menu