Pude haber transcendido aún más en el atletismo: Leticia Cortázar Yabur

In Afición

No me arrepiento, he hecho cosas que me han causado satisfacción, señala la atleta

Cuando las cosas se hacen con amor, porque te gustan, tu objetivo siempre se cumple, en mi caso jamás anduve gritando a los cuatro vientos mis éxitos, que por cierto fueron muy importantes, lo que hice fue porque lo disfrutaba, en lo personal, muy dentro de mí, jamás lo externaba.

Ahora ya como entrenadora sigo haciendo las cosas que me gustan y estoy satisfecha, no me arrepiento de haber dejado a un lado inclusive invitaciones como ir al CDOM, cuando tenía trece años, la vida de atleta la viví al cien y ahora como entrenadora lo sigo haciendo.

Estas son palabras de quien fuera en sus tiempos mozos una gran atleta dentro del atletismo en la modalidad de campo, en la especialidad de tiro con bala, disco y jabalina, pero además de eso una amante al básquetbol en donde logró destacar en el CINOBA, además jugó sóftbol, voleibol y fútbol, donde siempre se distinguió, porque todo lo hacía bien.

Leticia Cortázar Yabur, una persona de recia figura, fuerte y con unos buenos valores de la vida inculcados desde casa, excelente madre de familia y esposa, conocida por muchos jóvenes por ser una buena entrenadora de básquetbol, pero que tiene un pasado lleno de buenas cosas, entre las que destacan haber puesto en alto el nombre de Campeche en el atletismo a nivel local, regional y nacional, en este último con varios récords a muy temprana edad.

¿CÓMO LLEGA LETICIA CORTÁZAR YABUR AL ATLETISMO?

Tenía doce años, estudiaba en la primaria Ávila Camacho, estaba en quinto año, cuando llegó a la escuela un maestro de educación física, muy joven por cierto, Humberto Sánchez; el comenzó a llevarnos a un espacio que había en donde actualmente se encuentra el estadio Leandro Domínguez, que era propiedad de un señor que le decían Don Chito, ahí nos llevaba el maestro a hacer los ejercicios, nos hizo unas pruebas, que por cierto no entendíamos, pero que nos mandaba hacer el profe.

Finalmente, un día me dijo, Lety, tú vas a entrenar lanzamientos, en bala me dijo, tienes fuerza en el brazo y lo puedes hacer, la verdad yo me preguntaba, ¿Qué será eso?, pero dije, vamos a intentarlo.

Luego seguimos entrenando y un buen día me dijo, vamos a jugar básquetbol, vamos a hacer un equipo de la escuela y le dije, pues vamos, porque a mí en aquel entonces pues no sabía qué deporte todavía me iba a gustar, no me había yo definido, solo seguía mi instinto y me gustó lo que estaba yo haciendo.

Me acuerdo que los juegos o los eventos se realizaban en la cancha de la CNOP y nos fuimos a jugar con un equipo de la escuela, mi primer “oso” fue meter el balón en mi propia canasta, fue algo chistoso, pero que me hizo sentir mal, sin embargo, él me dijo, vamos está bien, la metiste, pero era del otro lado y me aplaudió.

Así comencé a conocer los deportes gracias a él, vamos, pasamos a sexto año y ya pues lo vimos más disciplinado, nos dijo miren jóvenes hay que ir a entrenar al CREA, van a necesitar un permiso de sus papás, los míos eran ya grandes y me cuidaban mucho y ellos siempre me dijeron, primero son los estudios y luego el deporte, pero fue el profe a pedir permiso y le dieron la confianza y me dejaron ir.

Lo bueno fue que una de mis amigas y vecinas también iba a entrenar y su papá o mamá, no me acuerdo, fue quien me iban a buscar e íbamos al CREA, fue a la edad de doce años, el profesor Beto estaba joven y yo me acuerdo eran sus pininos en educación física, pero ya tenía gente trabajando ahí, había corredores grandes de otro nivel, llegamos y no sabíamos ni qué onda.

Ahí comencé dentro del deporte con más disciplina, me gustó porque no disfruté como otros la gloria, me gustaba competir, me gustaba sentir esas emociones, pero hasta ahí, no era aquellas de que presumiera mis triunfos o lo que yo hacía.

Me acuerdo del difunto Ariel Herrera, pasaba por la casa siempre y él les llevaba fotos a mi mamá y a mi papá de los eventos a dónde íbamos, porque antes cuando salíamos, iba un periodista con nosotros y él tomaba las fotos y era fabuloso.

Luego traía su material para el periódico donde trabajaba en aquel entonces y le regalaba a mi mamá las fotos y me decía, ella me decía Lety, estás ganando, si mamá le decía y por qué no me dices, me reclamaba, mi papá compraba el periódico y venía y me preguntaba Lety, porque no has dicho nada y solo me sonreía.

Mi primer logro fue ganar un primer lugar nacional cuando tenía 12 años, ya para los 13 y sí me gustó, continúe trabajando porque vi que había disciplina, antes no había eso de que ahora meten a los atletas a los gimnasios a cargar pesas y otras cosas, éramos naturalitas.

Entrenábamos de lunes a viernes y sábado y domingo el descanso era obligatorio porque decía el maestro que hay que reposar los músculos.

Y sí mis logros me gustaron y tengo muchas anécdotas, en una ocasión, hice trampa, pero no para mal, tenía trece años, estábamos en un evento de la categoría pasarela de 13 a 14 años, en mi prueba de bala, había que lanzar en tres ocasiones y tú mejor marca era la que tomaban para premiarte, me tocó competir ante una veracruzana más alta que yo y eso que era alta, me impresionó y en mi mente pasaron muchas cosas, como la que no le iba a ganar a esa mujerona, pues lanzó y luego me tocó a mí, lancé y me acuerdo tiré más de 14 metros, delante de ella, pero me zafé el brazo.

Sin embargo, gané con ese tiro, pero la anécdota fue porque todavía me tocaba lanzar jabalina y disco, el maestro me dijo que ya no iba a participar en estas pruebas por mi lesión, que por cierto me atendieron bien.

Sin embargo cuando anunciaron el lanzamiento de disco, el maestro tenía nuestro gafetes a un lado de él, en un momento dado descuidé al maestro y tomé mi gafete y me metí a la pista, sin que él se diera cuenta, al momento de lanzar pasé y con la zurda realice el tiro, la verdad a mí me gustaba competir, en ese momento no pensaba si podía ganar o no, cuando termina la prueba, comienzan a anunciar a los ganadores de las tres primeras posiciones y me anuncian como tercer lugar y que me voltee a ver el maestro y me comienza a regañar por haberlo hecho, por mi lesión y le dije, no se preocupe, lancé con la zurda, se quedó viéndome y me dijo, también tiras con la zurda?.

¿CUÁNTOS FUERON SUS LOGROS A NIVEL REGIONAL Y NACIONAL QUE USTED SE ACUERDE?

El título que más recuerdo fue el de Puebla, es el que más me gustó tenía yo 12 a 13 años más o menos, sería como en el 76 o 77 algo así, estábamos en nuestro apogeo, mira títulos había de todo porque había competencias a cada rato en Campeche, cosa que ya no se hace, en este evento fue en donde se me zafó el brazo.

También tengo la de Chetumal, ahí en Chetumal rompí un récord nacional en un evento regional, esto fue en lanzamiento de bala, quedé en primer lugar en las tres pruebas.

Recoger un evento regional y rompió un evento dije rompió un récord en lanzamiento de bala también en lanzamiento de bala quedé en primer lugar en los tres pero en esa en especial en bala rompí récord nacional en un regional.

¿HUBO ALGUNA INVITACIÓN PARA FORMAR PARTE DE UN SELECTIVO NACIONAL?

Para serte franca a mí me invitaron al CDOM, pero mis padres no quisieron que yo fuera, no les gustó esa parte, porque ellos decían que una mujer no podía estar sola, mis padres que estaban chapados a la antigua no me lo permitieron, ellos siempre me decían que, si quería yo practicar algún deporte, lo hiciera aquí en Campeche, tenía 13 a 14 años en aquel entonces.

Cuando entré a la UAC, me mandó a llamar el rector, porque me había llegado un oficio del CDOM y me lo entregó, era para hacerme la invitación de nuevo, pero de nueva cuenta mis padres me dijeron, quietecita, usted sus estudios, la verdad es algo de lo que no me afectó ni me arrepiento, porque gracias a dios he hecho otras cosas con las que me siento contenta y he disfrutado.

Ante todo, yo siempre pensé que sí me llegara a casar y tuviera mis hijos, que a mis hijos no le iba a pasar lo mismo que a mí y eso fue algo que me ayudó a pensar y hacer cosas como mujer en aquel entonces era riesgoso, pero que me encantaba, me encantaba hacer cosas que me arriesgaba.

El deporte me encantó lo disfruté, disfruté el sóftbol por qué jugué sóftbol, fútbol, lo que me pusiera hasta voleibol jugaba yo y no se me hacía difícil, tuve buenos entrenadores de básquetbol al maestro Miguel Ángel Uc, Víctor Cosgaya y al profe Gasca.

En el CINOBA me entrenó el ogro Manuel Sánchez un excelente entrenador, también pasé por varias manos, muy buenos entrenadores creo que esa parte me ayudó a formarme como deportista y como ser humano que es lo principal, lograr valores que ya habían inculcado desde casa, donde también tenía obligaciones que cumplir.

La verdad que fueron muchos logros y me sentí bien, cuando haces bien algo, es algo que te hace cambiar tu vida, no me arrepiento, te digo, son cosas que me fascinaron conocí a mucha gente.

Con esto terminamos con la primera parte de lo que ha sido como deportista Leticia Cortázar Yabur, quien ahora es una excelente maestra y entrenadora de básquetbol, pero de esto último platicaremos en una segunda charla con ella.

 

You may also read!

Carta responsiva no puede estar encima del derecho a la educación: Alfredo Cardeña

Exige SEP que padres confirmen que niños no tienen contacto con Covid “La carta responsiva no puede ser un

Read More...

Para impulso social y productivo de los Chenes, Miguel Aysa entrega obras y apoyos por 15.3 mdp

El Gobernador Carlos Miguel Aysa González entregó con un monto de 15 millones 300 mil pesos, obras, créditos y

Read More...

Rechaza Canacintra presión de SEP federal para reinicio de clases presenciales

La Presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Esperanza Ortega Azar, señaló que el

Read More...

Mobile Sliding Menu