Saludable separación

In Opinión

<p>Menos mal que <strong>Carlos Slim Helú</strong>, siempre en disputa del podio entre los mayores multimillonarios del planeta, no tiene una fluida y buena relación con <strong>Felipe Calderón</strong>, entregado a las grandes cadenas televisoras, porque cree que con ello asegurará el continuismo político. Alguna vez, <strong>Slim </strong>me lanzó una pregunta ingenua:</p><p>-Vamos a ver, cuánto dura en su encargo un presidente?</p><p>-Usted sabe muy bien que seis años, Don Carlos.</p><p>-Pues mi proyecto es de mayor alcance.</p><p>Respondía de esta manera a mi interrogante sobre si alguno de los ex mandatarios, concretamente <strong>Carlos Salinas</strong>, era socio suyo. Y, aún admitiendo la presencia de la ex esposa de éste, <strong>Cecilia Ocelli</strong>, en el consejo administrativo de Sanbornïs, negó, de modo contundente, que el entrometido personaje fuera el timonel de los grandes negocios derivados de Inbursa, la piedra angular, y de Telmex, la conquista en época salinista de una paraestatal estratégica que no requería de inyecciones financieras porque sus números eran negros. De allí, la sospecha sobre cierto favoritismo que sólo podríamos explicarnos, sin bien sin suficientes pruebas -pese al excelente ensayo de <strong>Rafael Rodríguez Castañeda</strong>-, a través de una aguda complicidad entre los <strong>Carlos</strong>.</p><p>A estas alturas, sin embargo, nadie pone en duda el talento de <strong>Slim </strong>para ejecutar negocios de riesgo y convertirlos en excelentes inversiones con réditos excepcionales en unos cuantos meses. Comprar barata para vender muy caro, ha sido la fórmula esencial del éxito de los negocios de Don <strong>Carlos </strong>quien, a su vez, mantiene una compleja dualidad entre lo financieramente correcto y sus convicciones de carácter social. Acaso por ello, se ha ganado hasta el respeto de <strong>Andrés Manuel López Obrador</strong>, un tiempo alejado de él, pero quien lanzó una especie de armisticio en su obra más reciente en donde elogia al multimillonario mientras fustiga a los demás santones del empresariado mexicano.</p><p>Recuerdo muy bien cuál es la filosofía de <strong>Slim </strong>al respecto y la escuché de viva voz:</p><p>-A los empresarios no nos interesa un país de pobres sino una "sociedad de bienestar". Fíjese: no le hablo de una sociedad de consumo, porque en ésta se suele ofrecer basura como si fuera oro, en detrimento de los ingresos de la clase media y de los obreros. La que propongo tiende a asegurar los satisfactores básicos para una convivencia comunitaria más acorde con la modernidad. Esto es: que cualquiera pueda contar con recursos para adquirir lo verdaderamente importante. Si fabricamos pobres, reduciendo oportunidades de empleo y el poder adquisitivo, también las empresas se empobrecerán.</p><p>Tal me dijo, palabras más o menos -no suelo llevar grabadoras a mis encuentros, porque creo que el numen del periodismo radica en la capacidad de análisis sobre conversaciones en las que ningún micrófono inhibe las respuestas-, confirmando una postura muy distante a la de tantos especuladores que sólo encontraron la ruta del saqueo de divisas para obtener ganancias espectaculares a costa de los demás. Esto es, lo que ha venido sucediendo en México desde las crisis económicas estructurales de 1976, 1982 y, sobre todo, diciembre de 1994, al final, precisamente, del salinato trágico.</p><p>También llegó a comentarme, en otra reunión, que a él todos los aspirantes presidenciales suelen acercarse:</p><p>-Y les doy a todos. No tengo partido ni preferencias marcadas. Apoyo la lucha democrática, pero si es limpia.</p><p>Y por ello, pese a su posición estelar como el mexicano considerado más influyente en el mundo -por encima incluso del titular del Ejecutivo federal, considerando que debe encender los celos del perentorio huésped de Los Pinos-, <strong>López Obrador </strong>no lo considera, en sus últimos escritos, parte de esa "mafia que le robó la Presidencia" en 2006 ni del grupo adicto al poder presidencial que les permite expandirse sin más condición que las sociedades soterradas con quienes detentan el poder público.</p><p>La costumbre de la simbiosis entre los mandatarios y ciertos empresarios claves arrancó desde muy atrás, acaso en los tiempos del primer mandatario civil luego de que el general <strong>Manuel Avila Camacho </strong>diera el paso histórico: <strong>Miguel Alemán Valdés</strong>. Desde entonces, las castas de nuevos ricos poblaron el horizonte mexicano y se hicieron casi institucionales. Tiempo después, con <strong>Echeverría</strong>, surgieron los grandes prestanombres, como los <strong>Vázquez Raña</strong>, beneficiarios, no sin escándalo, de las inversiones subterráneas del ex presidente en ciertos medios de comunicación, nacionales y hasta extranjeros con la UPI como faro mayor… hasta que reventó por las presiones del muy prestigiado <em>The New York Times</em>.</p><p>Tal conducta pervive. No hay ex mandatario -federal o estatal- que no se intereses por cubrirse las espaldas a través de la compra de periódicos en condiciones financieras difíciles. No abundo más en el tema porque estoy convencido de que las tendencias son variopintas y no siempre significan entreguismo baladí. Pero, desde luego, las evidencias son tantas que las dudas se extienden, sobre todo porque han ido acabándose, poco a poco, los cotidianos de estirpe, ligados a varias generaciones que nacieron con tinta en la sangre, para dar paso a los empresarios de los que sólo un puñado respetan la libertad de expresión por encima incluso de sus propios intereses comerciales. A éstos los nombraré muy pronto, en próxima obra, para diferenciarlos de quienes han pretendido enlodar el ejercicio libre de la información.</p><p>Siempre he creído, en este México nuestro, en la necesidad de los contrapesos. Uno de ellos es el de la crítica para paliar, de alguna manera, los excesos y desviaciones del poder. Por eso me congratulo también que <strong>Slim </strong>y <strong>Calderón </strong>mantengan sus distancias. Gracias a ello, perdónenme el comentario egoísta, mi última obra, <u>"Nuestro Inframundo"</u> -Jus, 2011-, censurada en principio con bajeza inimaginable, pudo distribuirse por la más grande cadena de librería-almacenes y cafeterías de nuestro México. Si la amalgama de <strong>Felipe </strong>con <strong>Slim </strong>hubiese sido férrea, muy posiblemente hubiera encallado.</p><p>Sirvan, pues, estas líneas para expresar mi agradecimiento a quien lo merece aunque ello no implique, por favor, vasallaje alguno. Los lectores saben muy bien cuál ha sido mi criterio y mi comportamiento periodístico a través ya de varias décadas. Ahora, enfrentamos de nuevo la descarnada lucha por la sucesión en la que los colegas "incómodos" suelen llevarse la peor parte. Y hace tiempo estoy integrado a ellos. Pero, como siempre, pasaremos la prueba en el año más complejo, en todos los rubros, de cuantos nos ha tocado atestiguar.</p><p>MIRADOR</p><p>Otro de los grandes contrapesos suele ser la Iglesia, la católica aunque a últimas fechas la Ortodoxa ha cobrado relevancia con la figura del Arzobispo <strong>Antonio Chedraoui Tannous</strong>, nacido en Trípoli en 1932 y considerado entre los trescientos líderes "más influyentes de México", de acuerdo a una visión un tanto maniquea. Junto a él dos jerarcas católicos: el Cardenal <strong>Norberto Rivera Carrera </strong>y el controvertido Obispo de Ecatepec, <strong>Onésimo Cepeda Silva</strong>, un elemento peculiar que deambula por donde quiere a la sombra de los políticos por él cooptados.</p><p>El abogado <strong>Xavier Olea</strong>, que le acusa por fraude procesal, me ha dicho, en corto:</p><p>-Si <strong>Onésimo </strong>fuera un empresario de la talla de <strong>Miguelito Alemán Martell</strong>, ya estaría en la cárcel.</p><p>No obstante, no fue así. Ganó un amparo definitivo, contra toda lógica legal sobrada de pruebas, porque en nuestro país, querámoslo o no, las albas sotanas siguen teniendo más peso que la justicia -no se explica de otra manera la peculiar protección a los curas pederastas y otras joyas de similares alturas-, con abuso de la devoción de un pueblo demasiado noble y tolerante… pero también terriblemente violento cuando le llega el agua al cuello. No olvidemos lo segundo, para prevenir lo primero.</p><p>Para infortunio de todos, en este renglón poco se ha evolucionado desde los tiempos negros de la Cristiada sin armisticio. Unas décadas sin relaciones con El Vaticano no impidieron que la Iglesia desarrollara su poder político con extraordinaria fuerza que aumentó con la llegada del foxismo. Pero no aumentó porque la presencia de <strong>Marta Sahagún </strong>como "primera dama", sin matrimonio religioso de por medio, puso a todos ante una de las grandes confusiones conceptuales e históricas de nuestra época. Todavía sin resolver, por cierto.</p><p>POR LAS ALCOBAS</p><p>Por cierto, <strong>Carlos Slium Domit</strong>, hijo del mexicano quien es el hombre más rico del mundo, ha cobrado fama internacional a partir de que se hizo cargo de la escudería Telmex que, poco a poco, va avanzando en las distintas pruebas de automovilismo, incluyendo la Fórmula Uno. A diferencia de otras empresas similares, sta se caracteriza por impulsar sólo al talento mexicano y no se ha abierto a la contratación de pilotos oriundos de otros pueblos. Y ya comenzaron a surgir, por ello, las envidias.</p><p>Recientemente fue entrevistado por el diario deportivo <em>AS</em>, de España, al que le hizo una singular sentencia:</p><p>-El mejor vehículo de difusión global es la Fórmula Uno.</p><p>Puede ser y está bien… siempre y cuando no comencemos a observar rostros de candidatos sobre la carrocería de los potentes automóviles. Dios nos libre.</p><p>E-Mail: <strong>[email protected]</strong></p>

You may also read!

Y ahora van por la educación privada, Puebla con Barbosa es el experimento para iniciar con las expropiaciones en el sector y si prospera van por todo

Morena y AMLO la vuelven a hacer con sus laboratorios pobristas Un paso más para configurar el Castro/Chavismo en

Read More...

PRI rechaza la Ley de Educación de Puebla porque quebranta el estado de derecho

El Partido expresa su respaldo total a la decisión de sus diputados locales, de no apoyar ninguna reforma que

Read More...

Confirman 26 nuevos casos de Covid-19 en el Estado, 76 esperan resultados

Actualmente 4 municipios no cuentan con casos activos Continúan a la alza los casos positivos de Covid19 en Campeche,

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu