TREN MAYA Y LA 4T

In Opinión

Estoy convencido de la necesidad y la utilidad del Tren Maya. Más si acompleta el circuito y no quedaba la mitad. Lo que no me gustan son los “moditos de Andrés y la 4T” y como se están configurando y construyendo. Me complica que ni Plan Ejecutivo tiene. Pero la esencia es la correcta. Sin ferrocarril no hay desarrollo, sin objeción.
En los 80’s cuando se “administraba” la abundancia, el profesor Carlos Hank González encabezó el “asesinato” de la industria ferroviaria de México. Está documentada la historia pero no está contextualizada. Un plan llevó a otro y a otro, hasta que el talento y la creatividad para destruir algo para construir otra cosa, ganó.
El mexiquense de Atlacomulco, fue el regente de la Ciudad de México y por iniciativa engarzada se determinó que había que destazar a la urbe para hacerla más gentil a la movilidad. Una visión de futuro, sí pero también un gran Plan de Negocios que era y es la gran chiche de la riqueza de muchos clanes y apellidos en este país. Crearon en ese sexenio los ejes viales y con ellos construcción y expropiación. Cantidades industriales de dinero para las arcas particulares de Hank y Jolopo. Pero montañas de dinero con las que llenaron habitaciones y hasta gimnasios (Sabina Berman lo dice tipo fábula en sus historias de los mexiquenses como cuando la campaña de Del Mazo y hay un ex gobernador campechano que conoce esas estancia con montañas de billetes) llenos de contenedores de billetes que parecen bilimbiques o panchólares.
Terminaron con la “modernización” de la gran urbe, la ciudad de los Palacios con los ejes viales  y había que agradecer al gran Tlatoani la hazaña pero como buen mexiquense y hombre de axiomas (“el político pobre es un pobre político”) el profesor del Estado de México, tenía una gran idea para él y para destrozar un sistema de transporte: El tren.
México tenía hasta ese entonces la empresa Ferrocarriles Nacionales de México -y en nuestro terruño el FUS que era Ferrocarriles Unidos del Sureste- que tenía su propio sindicato, existe todavía. Cuyo dirigente Víctor Flores hasta la fecha, fue quien acompañó el desmantelamiento de dicha industria. Y grandes ganancias tuvo.
El agradecimiento para Jolopo (para los milenials es José López Portillo) de parte de Hank González fue el regalo de 1,500 trailers – Los Chabelos- para transportar combustibles y competir con los trenes sobre todo para viajar de Veracruz, Minatitlán y las refinerías de Salamanca, la de Cadereyta en Nuevo León, etc. Y claro, los Hank se sirvieron con la cuchara grande con 2 mil equipos de transportes. Los de Jolopo todavía siguen funcionando se llaman “Chabelos” y puede usted todavía verlos en las autopistas. Pero la competencia del tren seguía así que las carreteras eran las las venas del desarrollo nacional y no las vías del tren. Los contratos de Pemex para los trailers eran para los Chabelos, en primer lugar. Después los de Hank, hasta llegar a tener líneas de transporte de autobuses.
Pero las carreteras no era (ni son) muy buenas y menos eran autopistas. Así que los Hank, acomedidos crearon empresas constructoras y se asociaron con otras como ICA y a darle a destazar al país pero comunicándolo y lo primordial que los camioncitos del ex presidente tuvieran por donde correr y a darle a las autopistas. Así fueron desplazando al tren.  Y a Víctor Flores (el Rey de los descontones porque en la Cámara de diputados tiró derechazos y patadas contra los que interpelaban a Miguel de la Madrid como Porfirio Muñoz Ledo entre ellos) fue afianzando su permanencia en ese sindicato por su fidelidad golpeadora hasta encabezar grupos de choque de la CTM para romper huelgas y consolidarse hasta ahora como “líder sindical”.
La industria ferroviaria murió por inanición. Hasta qué ahora la revive la 4T. Muchos están en contra, yo le veo bondades y potencial para el desarrollo regional. Insisto que lo que no me gusta son los modos y lo desordenado del capricho de Andrés.
Coincido que no será rentable por muchos años hasta que se consolide y se siga fortaleciendo, cosa que dudo por los vaivenes políticos, pero tengo esperanza que de algo sirva la terquedad de López. Porque una cosa es engarzar temas políticos a una herramienta de desarrollo y otra lograrlo. Aquí va a ser un tren arrastrado por combustóleo y hay países que hacen su movimiento económico con trenes electromagnéticos. Pero tenemos que empezar con algo, como consuelo de tontos.
¿Por qué creo en este proyecto? Porque es viable. En lugar que Andrés tire el dinero regalándolo, mejor que lo invierta en proyectos así. Y ves que tan capricho es, que usa una institución de gobierno para construir un medio de transporte como Fonatur que es un Fondo Nacional de Fomento al Turismo, sin experiencia en este tema de proyecto.
Hay países que no tienen la diversidad natural, histórica y cultural de México o de nuestra región y son exitosísimos en la industria de la hospitalidad y ni tren tienen como Costa Rica, por ejemplo que puede ser una historia inspiradora para conformar al menos para Campeche un desarrollo en el turismo potencialmente exitoso si se concentran en ello. Sé que es mucho pedir. Y ya lo he explicado muchas veces. Hacer turismo es la vía, el camino, la autopista al desarrollo pero tiene que ser muy bien planeado para desarrollarlo paso a paso y que no intervenga la mediocridad que es característica de la 4T. De intervenir todo avance que se consiga es casi seguro que lo derribe porque la esencia de la 4T es ir en contra de lo construido. He puesto como ejemplo mayor, a Cancún, es un CPI (Centro Planeado Integralmente) exitoso y ya alcanza los 51 años y a ese desarrollo se concatenó a PlayaCar, después a Tulum y ahora llega a Mahahual y Chetumal. Pues sí, Fonatur tiene experiencias en la creación de CPI’s, con el tren Maya podemos decir que estamos en buenas manos. Porque esto sí lo saben hacer.
Se han perdido 3 preciosos años para avanzar, crear, capacitarse, prepararse. Ya ven que con un campechano en el Conalep, se perdió la oportunidad de preparar a nuestros jóvenes en temas ferrocarrileros para haber construido un plantel de esta especialidad en Escárcega (como fue la propuesta y con 250 millones de pesos se lograba) y no pudieron con el paquete, en estas fechas estarían egresando la primera generación de técnicos especialistas. Pues en este tenor, a la par de diseñar un producto turístico temático para cada estación (son 4), se tiene que implementar la capacitación para ir a la misma velocidad porque de otra manera, como cuando AkBal, solo vamos a poder ofrecer mano de obra para chapear (la cultura que diseñó Elíseo y BIBY)y servir de ayudantes  o de Lavaplatos como exporta el Servicio Estatal de Empleo a la Riviera Maya y hasta en autobuses los manda.
Tengo entendido por estos mediocres tres años de ¿gobierno?, de la 4T, que si hay algo que no les gusta es la calidad, esperemos que al menos para el tramo de Campeche, hagan la vista a un lado (los cuatroteístas locales que quieren copiar a Andrés) para revertir esa tendencia y aprovechar la gran oportunidad o catapulta para el desarrollo turístico de Campeche con este cuestionado Tren Maya. Para esto no se requiere la austeridad (que mata toda iniciativa de desarrollo) sino aplicar bien los recursos y no regalarlos como es la mala costumbre cuatrotera, para invertir en la industria de la hospitalidad con alguien que encabece esta iniciativa que no solo sea para salvar sus empresas en bancarrota sino para ejercer correctamente las políticas públicas necesarias para hacer click en el tema. Entiendo qué hay compromisos, pero como he planteado, hay que trabajar por y para Campeche y no para la 4T que tanto daño le ha hecho a México. Nuestro terruño requiere unión, trabajo, esfuerzo y no discurso de odio, división, ni rencor social y menos espíritu de venganza (los gonzalezcuristas deben estar muertos de la risa, el Sansorismo los tienen hasta en la médula, ya el objetivo hasta media casa tiene en San Lorenzo) como ofrecen en todos sus discursos. Así que creo que el Tren Maya y el turismo puede ser la amalgama para sanar heridas. Ojalá Dios cumpla antojos, porque para  enderezar jorobados debe ser más difícil la cosa.

Mobile Sliding Menu