Vascos adelantados

In Opinión

<p>¡Cómo perdemos el tiempo en México! Pasan días y semanas, meses y años también, sin salir del círculo vicioso de las descalificaciones y los golpes bajos entre políticos con cada vez menos autoridad moral. Y vemos los mismos rostros, desde hace ya un semestre, en la plenitud de las postulaciones a la Primera Magistratura si bien, por supuesto, no pocos piensan que las mejores cartas pudieron haberse quedado en el camino: <strong>Ebrard</strong>, <strong>Beltrones</strong>, <strong>Lujambio</strong>. Y todo por efecto de una política ramplona que valora más, mucho más, la superficie mediática que el trasfondo político, el mismo que debiera marcar a la opinión pública, los verdaderos derroteros. No obstante, ya parece una tradición "descubrir" a destiempo, cuando ya no hay remedio, los verdaderos perfiles y conductas de unos y otros.</p><p>En línea semejante los grandes debates aguardan. De repente llegan las modas, como la exaltación de los grupos homosexuales para sentirse vanguardistas y a la cabeza de las tendencias actuales -por algo, <strong>Marcelo Ebrard </strong>fue llamado el mejor alcalde del mundo a la cabeza de una ciudad anárquica y violenta aun cuando se repita la falacia de que algunas otras regiones del país le aventajan en el renglón-, aun cuando, al mismo tiempo, otras cuestiones fundamentales están estigmatizadas desde su planteo, como si fuera satánico su tratamiento y quienes aportaran algo fuesen reos perennes del desprecio público: al aborto, entre ellos, y también cuanto se relaciona a la legalización de la producción, tráfico y consumo de los estupefacientes, un tema que en las universidades se plantea desde hace décadas.</p><p>Ya he citado, en este espacio, al conocido maestro, <strong>Modesto Seara Vázquez</strong>, ahora empeñado en fundar campus universitarios en Guerrero con gran éxito, quien, como tratadista de Derecho Internacional, tanto Público como Privado, insistía en la urgencia de tomar medidas para disminuir los riesgos de una conflagración criminal, y multinacional, alrededor del tráfico de estupefacientes. Para él, era imperativo, desde la lejana década de los setenta, crear una normativa para posibilitar el mercadeo de las drogas creando programas alternos destinados a la rehabilitación paulatina de los adictos. Y en Madrid, hace poco menos de un lustro, se llegó al extremo de crear miniclínicas urbanas para el tratamiento de los drogadictos en donde incluso se les proporcionaba las dosis de estupefacientes necesarias para el equilibrio emocional de los enfermos, reduciéndolas paulatinamente bajo control especializado. El programa, desde luego, tuvo éxito y ahora, sin que el fenómeno haya sido erradicado, es menos frecuente la lastimosa visión de las jeringuillas esparcidas por los andenes del Metro.</p><p>En el mismo tenor, el presidente del llamado País Vasco, <strong>Patxi López</strong>, surgido de una convergencia de partidos regionales que terminó con la hegemonía de los "nacionalistas" empeñados en separarse de España por las vías pacíficas -mientras el ETA hacía lo propio con violencia y descocada crueldad-, sugiere ahora un proyecto que posibilite el cultivo de la canabis con el fin de abaratar su costo y desinteresar a cuantos hacen de esta mercancía un recurso oneroso altamente redituable por la persecución oficial de la que es objeto. A la vista de todos, en cambio, se abatirían sensiblemente no sólo los gastos invertidos en el seguimiento y confinamiento de los cárteles y "capos" sino igualmente el número de víctimas inocentes de una guerra que, por el momento, van ganando los delincuentes sobre todo en países, como México, en donde se acusa a éstos hasta de intervenir directamente en la resolución de las controversias electorales cuando éstas no benefician a la clase gobernante. Así sucedió en el caso Michoacán en donde la familia presidencial, como la Real española, confrontan una crisis gregaria de muy altos vueltos bajo el signo de la derrota.</p><p>En dónde han estado los legisladores mexicanos, a lo largo de más de cuatro décadas, para tomar al toro por los cuernos y definir derroteros en torno del flagelo que ha dejado ya, en el periodo de Felipe Calderón, entre cuarenta y sesenta mil víctimas de acuerdo a listados distintos, oficiales y periodísticos, que demuestran per se las altísimas facturas que ha tenido que pagar la sociedad mexicana para posibilitar la presunción de que el gobierno cumple al no negociar con los facinerosos. ¿Por qué, entonces, se facultó a Juan Camilo Mouriño Terrazo, al arranque de la administración calderonista, para que fuera él quien fungiera como mediador con los grandes zares del vicio para llegar a un acuerdo razonable en el que no se pusiera en jaque a la gobernabilidad? Luego de la tragedia del mencionado <strong>Mouriño</strong>, el proyecto cambió con los resultados dantescos que ya conocemos y, peor aún, con la intención de embarrar a los contrarios con el barro de la inmundicia propiciada por los propios cuadros oficiales del presente.</p><p>Mientras <strong>Calderón </strong>deambula, por aquí y por allá, extremando sus dislates a la par con algunos postulantes del PRI, el PAN y el PRD -todos juntos como en la perinola-, las conflictivas permanecen. No han disminuido, en un solo gramo, las "exportaciones" de drogas hacia los Estados Unidos pero sí, en cambio, el país, casi en su totalidad, se ha descompuesto con infiltraciones perniciosas a los cuadros políticos sin distinción de partidos: desde el priísta quintanarroense, <strong>Mario Villanueva Madrid </strong>-quien fue muy amigo, por cierto, de <strong>Pedro Joaquín Coldwell</strong>-, hasta el perredista michoacano <strong>Leonel Godoy Rangel</strong>, pasando por el "panista" -aunque esté en duda actualmente su filiación-, <strong>Luis Armando Reynoso Femat</strong>, de Aguascalientes. Ninguno se salva en el mar proceloso de la corrupción y el dinero fácil.</p><p>DEBATE </p><p>La desnacionalización globalizadora avanza igualmente por los caminos delineados por los grandes corporativos multinacionales a quienes estorban las fronteras y las idiosincrasias diversas. Hace unos días, el presidente saliente de España, <strong>José Luis Rodríguez Zapatero</strong>, en plan de cubrirse las espaldas, concedió una entrevista al ABC madrileño, en donde se concentraron sus críticos de derecha más acérrimos, en donde volvió a plantearse el debate sobre el concepto de nacionalismo, admitiendo haberse equivocado al mencionar su inutilidad e inexistencia en su condición de jefe del gobierno español, en una región en donde los regionalismos se exacerban hasta en los juegos de balompié. Los catalanes, por ejemplo, usan a su equipo de fútbol como punta de lanza de sus afanes independendistas a la par con la burda prohibición a las corridas de toros que niega sus propias tradiciones. Y ganan terreno sobre los pantanos del absurdo o de la negación histórica soez.</p><p>Dijo igualmente el señor <strong>Rodríguez Zapatero</strong> -"a tus zapatos", le ordenaron los votantes españoles durante los comicios de mayor calado contra la izquierda desde el "inicio" de la democracia que marca la muerte de <strong>Franco </strong>en 1975-, que cualquier maestro de ética o de historia podrían plantearse el dilema pero que él, en su condición de presidente, no debió hacerlo para no exacerbar, como lo hizo, los afanes desbordados de los regionalistas que claman por bastante más que simples autonomías mientras -y he aquí lo absurdo- se pronuncian por consolidar la Unión Europea -distanciándose de España, claro-, como un amago de la balcanización que puede tocar las puertas de todos los países en crisis, incluyendo México, a la menor provocación. ¿O acaso nuestro peculiar mosaico plural es indemne a los achaques de nuestro singular sistema político en donde caben todos… menos los ciudadanos?</p><p>Para México, la barrera nacionalista es fundamental para preservar lo que nos resta de soberanía ante el gran gigante continental. Distraernos de este punto podría resultar fatídico y nos pondría en una especie de estado de invernación, bajo el dominio del norte. Un peligro demasiado cercano si consideramos las "advertencias" del texano <strong>Rick Perry </strong>sobre una invasión con disfraz de cooperación binacional.</p><p>Sobre este tema también deberían estar enfocados quienes aún se consideran postulantes a la Primera Magistratura en vez de debates insulsos y chismes de twiteers que sólo conducen al ridículo.</p><p>LA ANECDOTA </p><p>Estamos escuchando hablar de un nuevo proyecto de nación, o de la reforma integral al Estado, desde 1993 cuando <strong>Luis Donaldo Colosio </strong>asumió la nominación priísta a la Presidencia. Desde entonces, los intentos se han quedado en eso: meros conatos demagógicos, uno de ellos, el más avanzado, protagonizado por <strong>Porfirio Muñoz Ledo </strong>cuando estuvo a punto de incorporarse al equipo foxista para redondear con ello su paso por todos los partidos grandes y varios de los pequeños.</p><p>Hora es de dejar atrás las diatribas para concentrarse en lo fundamental. ¿Qué opinan al respecto <strong>Peña Nieto </strong>y <strong>López Obrador</strong>? El segundo insiste en un proyecto alternativo mediante generalizaciones que no especifican métodos ni tiempos; el primero, opta por corregirse a sí mismo después de cada uno de sus dislates. Y los panistas, como es costumbre, sólo hablan entre ellos, como una pequeña cofradía de sabios. México, en tanto, espera, sigue esperando el milagro.</p><p>SIGUE ESTE COLUMNISTA AISLADO EN MATERIA CIBERNETICA POR INSTRUCCIONES DE GENARO GARCIA LUNA, SECRETARIO DE SEGURIDAD PUBLICA. TOMENLO EN CUENTA LOS AMABLES LECTORES.</p>

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu